Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Jubilación 01 jul 2020

Expertos de BBVA urgen una reforma en el sistema público de pensiones

La crisis sanitaria y económica provocada por el coronavirus ha puesto de manifiesto la necesidad de implementar reformas en nuestro sistema público de pensiones en España. De hecho, la reducción de ingresos que va a sufrir la Seguridad Social -debido al parón en la actividad económica y la caída de la recaudación fiscal- unida al incremento del gasto público para paliar los efectos de la crisis alertan sobre la sostenibilidad de las pensiones.

El COVID-19 ha agravado los problemas existentes en el sistema de pensiones español. La caída de ingresos y el aumento del gasto que ha provocado la crisis han puesto de manifiesto la necesidad de implementar una reforma del sistema de pensiones, que en los próximos años sufrirá una fuerte tensión por el lado del gasto ante la jubilación inminente de la generación del ‘babyboom’. Rafael Doménech, responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research, y José Antonio Herce, presidente del Foro de Expertos del Instituto BBVA de Pensiones, han analizado la situación del sistema post-COVID-19 en un evento virtual organizado junto a Deusto Business Alumni (DBA) el pasado 26 de junio.

“Podemos decir que la reforma es aún hoy más necesaria que nunca. El sistema de pensiones tal y como lo conocemos ahora necesita una revisión profunda e integral para que las pensiones puedan ser pagables, sostenibles y suficientes”, apuntó José Antonio Herce.

En este sentido, los expertos se mostraron partidarios de implementar un sistema de reparto sobre la base de cuentas individuales o nocionales, similar al de otros países de la Unión Europea, que tenga en cuenta la contribución del trabajador a lo largo de su vida laboral para calcular lo que corresponde de pensión pública. Ampliar a toda la carrera laboral el periodo de cómputo para calcular la pensión y de tener en cuenta la esperanza de vida podrían contribuir a mejorar la situación. Este sistema de reparto debe ser complementado con las aportaciones de las empresas y trabajadores a planes de pensiones, en una única cuenta que asegure su portabilidad. A su vez estos planes de pensiones podrían complementarse con el ahorro acumulado de las indemnizaciones de despido no utilizadas, en un esquema similar al de la “mochila austriaca”.

En cualquier caso, tanto Rafael Domenech como José Antonio Herce, son partidarios de que esas medidas se acuerden en el seno de la Comisión del Pacto de Toledo, que acaba de reanudar sus reuniones, pero advierten de la “necesidad urgente de tomar decisiones rápidas y sostenibles”.

“Tenemos que ser conscientes de que cualquier reforma que se vaya a realizar en nuestro sistema de pensiones lleva un tiempo y necesita de un proceso de transición. De hecho, los cambios que se aprueben hoy definirán el sistema de dentro de diez años”, concluyó Rafael Doménech.

El evento virtual también contó con la presencia del director territorial norte del BBVA, Carlos Gorría, y del presidente de DBA, Agustín Garmendia.

Las cuentas públicas y la necesidad de sanearlas

Más allá del sistema de pensiones, Rafael Doménech insistió en la necesidad de que se apruebe un plan de consolidación fiscal a medio plazo que permita sanear las cuentas públicas y corregir los desequilibrios.

“Las previsiones, con los gastos más recientes ya comprometidos, apuntan a que el déficit público se elevará hasta el 14% o 15% del PIB este año, por lo que si no se implementan reformas, a partir del año 2022 van a empezar a surgir dudas sobre la sostenibilidad de nuestras cuentas públicas”, advirtió.

Otras historias interesantes