Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

La Fundación BBVA Francés en ‘La Noche de los Museos’

La Noche de los Museos se convirtió nuevamente en un escenario multicultural, con una convocatoria que superó el millón de personas, que en forma gratuita accedieron a la magia de una verdadera fiesta en las galerías, centros culturales, bibliotecas, museos y edificios públicos con historia, entre ellos la Fundación BBVA Francés.

Participaron en esta edición más de 260 espacios, entre museos, instituciones de arte y cultura y galerías de la ciudad. El ir y venir de los visitantes se estiró hasta la madrugada del domingo, convirtiendo la 14° edición de La Noche de los Museos en una jornada de puertas abiertas, con mucha paciencia y avidez de los asistentes para ingresar a varios museos como el Malba y la exposición de Miró en Bellas Artes. No fue una excepción, nuevamente, el Museo Líbero Badií, en el barrio de Belgrano.

La Fundación BBVA Francés, sede del museo dedicado a la obra del artista ítalo-argentino, abrió sus puertas para compartir con muchos amantes del arte, vecinos y turistas, la muestra permanente de las obras de Badií con un clima de buena gastronomía y música selecta.

Más de 260 espacios, entre museos, instituciones de arte y cultura y galerías de la ciudad de Buenos Aires participaron en la Noche de los Museos.

La Fundación participa de La Noche de los Museos en forma ininterrumpida desde la primera edición, donde cada año con más éxito muestra y difunde las artes plásticas de un artista prolífico, transgresor, que logra impactar y conmover a través de una obra conceptual con fuerte inspiración precolombina.

Al mismo tiempo, este tipo de iniciativas permiten a BBVA Francés fortalecer aún más el vínculo que genera desde hace 130 años con su público, a través de cada edición de La Noche de los Museos y en cada evento.

La Fundación BBVA Francés participa de La Noche de los Museos en forma ininterrumpida desde la primera edición hace 14 años.

Más de 3.600 personas concurrieron a la Fundación BBVA Francés el sábado por la noche y entrada la madrugada del domingo, cuya sede se encuentra en la histórica Casona Alsina, del barrio de Belgrano. Allí se realizaron visitas guiadas a la muestra permanente que comprende esculturas de distintas épocas, e incluye gran parte de la producción del artista en pinturas, grabados, dibujos y bocetos.

Como corolario de esa noche cultural y mágica, BBVA Francés ofreció a los visitantes dos conciertos de Blues y Jazz a cargo de Leo Caruso & Club Mondrian.

BBVA Francés ofreció a los visitantes dos conciertos de Blues y Jazz a cargo de Leo Caruso & Club Mondrian.

La originalidad de Líbero Badií

Italiano de nacimiento, se hizo americano por elección. Sostenía que no existe el arte nacional sino que es necesario buscar una identidad americana que represente la diversidad de un continente que supo maravillarlo a muy temprana edad.

Llegó al país en la adolescencia, su padre socialista y marmolero fue una figura de gran inspiración para Líbero quien decidió ingresar, en 1941, a la Escuela Superior de Bellas Artes. Su pasión por la escultura y su excelente desempeño como estudiante le valieron una beca para recorrer los distintos museos de Europa en búsqueda del arte clásico.

Transcurría 1944 y los horrores de la Segunda Guerra Mundial hicieron que no pudiera viajar a Europa. A cambio, realizó un recorrido por el noroeste argentino, cruzó Bolivia, Perú y llegó hasta Ecuador. En éste viaje iniciático descubre el poder y la majestuosidad del arte precolombino. Aquel viaje significó para Badií la apertura de un portal a una sensibilidad que marcarían el resto de su vida y su carrera.

El Testamento, autorretrato de Líbero Badíi.

Con los años, Badií se pregunta: “¿Dónde aprendí más: en el taller formal o en las andanzas por el mundo viviendo las obras en directo?” Desde entonces, el uso de los colores primarios de forma estridente, la pirámide como forma perfecta, los animales y las figuras en forma de Tótem son algunas de las características distintivas de su obra.

Su material preferido es la madera, aunque también en sus primeros años y como consecuencia de su formación clásica, utilizó el bronce. Con la evolución de su trabajo dejó de pensarse como escultor para autodenominarse “constructor”.

Entre sus obras más destacadas se encuentra ‘El Testamento’, un autorretrato en madera en el que hay una figura de lo femenino a su derecha y el rostro de la muerte a su izquierda. En ésta obra aparece la dualidad y la síntesis de lo siniestro. Se trata de un autorretrato espiritual.

Líbero Badií falleció el 11 de febrero de 2011.

Más de 3.600 personas concurrieron a la Fundación BBVA Francés para apreciar las obras de Badií.

Otras historias interesantes