Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Actualidad Act. 06 nov 2018

Garbiñe cae ante Pliskova en su debut en el WTA Finals de Singapur

Santiago Romero (BBVA Creative)

Garbiñe Muguruza no pudo culminar la remontada y acabó perdiendo (6-2, 6-7, 7-5) en su estreno en el WTA Finals ante la checa Karolina Pliskova. La española supo sufrir y dar la vuelta a un partido realmente complicado que finalmente se escapó. Derrota para la seis del mundo en un Grupo Blanco que previamente vivió la victoria de Kuznetsova ante Radwanska. Precisamente la polaca será la próxima rival de la embajadora de BBVA.

Intratable al servicio, Karolina Pliskova no dio opciones a Garbiñe Muguruza en el inicio del primer partido de ambas en el WTA Finals de Singapur. El primer set mantuvo la igualdad hasta el segundo turno de saque de la española. La checa aplicaba una marcha más al encuentro y lograba la primera rotura.

Esa ventaja (3-1), confirmada a golpe de primero y puntos cortos, le dio la confianza suficiente para encarrilar un set frío y que se resolvió en un suspiro. Apenas 32 minutos ya que la checa volvió a romper de nuevo y rubricó la primera manga al saque.

Una dinámica que quiso romper Sam Sumyk, entrenador de Garbiñe, quien bajó a intentar motivar a su pupila e indicarle que alargara los puntos, que madurara el partido. Pero Pliskova apenas fallaba e incluso apagaba las intentonas de la española tirando de su buen saque. Cinco aces y un 67 % de acierto con el primero para minimizar el tenis de Garbiñe y cimentar su primera ventaja.

Todo se decidía con extrema rapidez, en un partido de idas y venidas, sobre todo para Garbiñe. Pliskova rompía de inicio el saque de la española y salvaba la primera bola de rotura del partido de la española. 2-0 de inicio y panorama poco alentador para la española en los primeros compases del segundo set.

Pliskova era un auténtico martillo pilón al saque. 86 % de puntos ganados con el primero: buen servicio y golpe potente. Se sentía muy cómoda pegando fuerte a la pelota, en un choque que transcurría rápido. Sin masticar los puntos. Era necesario un cambio de rumbo para la española que veía como sus opciones se terminaban.

Pliskova, durante el WTA Finals y el partido ante Garbiñe Muguruza

Pliskova, durante el WTA Finals y el partido ante Garbiñe Muguruza

Hacer trabajar a Pliskova

«Tienes que trabajar los puntos un poco más, no busques el golpe ganador de inicio. Hay que jugar la bola más veces», le volvía a insistir Sumyk a Garbiñe. Faltaba esa elaboración del punto, buscar los errores de Pliskova. Algo que sucedió justo a renglón seguido. Muguruza seguía las indicaciones de su entrenador, obtenía dos bolas de break y premio en la primera.

Igualada en la segunda manga (3-3) y partido con visos de cambio. Confirmó la rotura ganando su saque y trasladaba así la presión a su rival. La checa ya no era tan fiable en su tenis en juego y, aunque tiraba de primer saque, el partido estaba en el lado de Garbiñe. La española rompía para tener la oportunidad de cerrar el set pero Pliskova no se dejó ir.

La checa devolvía la rotura y apagaba la reacción de Garbiñe. 6-6 con todo por decidir en esta segunda manga más larga y disputada. Un desempate que fue fiel reflejo de cómo había trascurrido el partido: ventaja de Pliskova y reacción de Muguruza. 7-4 para la española en el tie-break y tablas en el marcador.

Garbiñe no remata y pierde el choque

Remontada en el segundo y arrollador inicio en el tercero. La noche y el día en un mismo partido. Durante set y medio no entró en juego pero ahora Garbiñe jugaba en modo apisonadora, cerrando el puño y tomando un 4-0 inicial que parecía definitivo. Ahora era la española quien dominaba con su primer saque, logrando un 82 % de acierto.

Pliskova lograba alargar el partido rompiendo el saque de Garbiñe en un juego de 15 minutos de duración e incluso se sobreponía a una rotura en blanco. Rompía de nuevo a la española y Sumyk volvía a bajar con 5-4 para intentar reconducir algo que parecía atado. Pliskova, derrotada, encontraba de nuevo su tiempo en el partido, lo igualaba y se encontraba con una victoria final tras 2 horas y 23 minutos de pura montaña rusa.

La próxima cita para Garbiñe será el próximo miércoles ante Radwanska, que cayó ante Kuznetsova en tres sets (7-5, 6-1, 7-5).

Otras historias interesantes