Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Gente 03 abr 2017

Guía de convivencia segura con un móvil

Volvemos a celebrar el día internacional del móvil, ese aparato del que ya no sabemos desprendernos y que ha transformado definitivamente la sociedad y la manera de comunicarnos. Convivimos con nuestro móvil pero… ¿Sabemos convivir realmente? ¿Somos conscientes de toda la información que volcamos en nuestro móvil? ¿Estamos preparados para utilizarlo sin comprometer nuestra seguridad?

No sin mi móvil

El 3 abril de 1973 se hizo la primera llamada desde un teléfono móvil y por eso se ha elegido esta fecha como día internacional del móvil.

Nació con una única finalidad: mejorar la movilidad en las comunicaciones. Sin embargo, la tecnología que incorporan actualmente los dispositivos móviles es de tal calibre que ha trascendido con creces a esta función provocando una nueva era de la conectividad.

Lo cierto es que si echamos la vista atrás, muy pocas veces en la historia hemos dependido tanto de un objeto. Concentra innumerables fuentes de ocio, de información, de contacto; incorpora herramientas laborales, personales y sociales. Es una versión reducida de nosotros, de nuestras relaciones y vivencias.

Está integrado en nuestra vida y esta dependencia se refleja en un estudio que indica que el 90% de los adultos en Europa tienen su móvil a mano todo el tiempo.

Visto lo visto, ¿somos capaces de vivir sin nuestro móvil?

Posiblemente no haya muchos ciudadanos dispuestos a renunciar a su móvil; por tanto, quizás sería más conveniente preguntarnos lo siguiente: ¿Cual es la mejor manera de convivir con nuestro móvil?

Guía de convivencia con un móvil

A mayores funciones, mayores riesgos. A medida que nuestros móviles incorporan más aplicaciones, asociamos más información personal a nuestros dispositivos. Toda esa información se convierte en una amenaza para nuestra intimidad si no sabemos proteger adecuadamente nuestros dispositivos.

Hay algunos hábitos que nos ayudarán a tener una convivencia agradable y sin incidentes con nuestro móvil.

1. Bloquea la pantalla (código numérico, patrón o huella). Esto evitará el acceso directo al contenido por parte de terceros en caso de pérdida o robo.

2. Incorpora herramientas de seguridad. Son necesarias para localizar el dispositivo, bloquearlo e incluso eliminar la información almacenada en él en caso de robo o pérdida. Si tienes información especialmente delicada, no olvides activar las opciones de cifrado de tu móvil y haz copias de seguridad periódicas.

3. Protección contra los virus. En el caso de Android, no incluir un antivirus en un móvil es exponerlo a ser infectado por virus que pueden comprometer tu información y tu seguridad. Si tienes iPhone, Apple incorpora medidas de seguridad por defecto.

4. Tómate en serio las actualizaciones. Las actualizaciones son imprescindibles ya que, además de nuevas funcionalidades, incorporan parches y ajustes que arreglan problemas de seguridad o vulnerabilidades detectadas que podrían ser aprovechadas para robar datos o lanzar algún ataque de malware.

5. Permisos, solo los necesarios. Revisa siempre que los permisos se ajusten a las funcionalidades de la app, adquiere el hábito de revisarlos antes de aceptar a todo lo que te pida una app.

6. Solo descarga aplicaciones de fuentes fiables. Descárgalas únicamente a través del market oficial del fabricante, de Google Play o del App Store en caso de iOS. Revisa también la valoración y los comentarios que los usuarios han hecho sobre una determinada app. Para las aplicaciones que manejen información sensible, como las bancarias o las de compras online, configura que siempre soliciten la contraseña.

7. Ten especial cuidado con las redes wifi públicas a las que te conectas. Si las usas, no intercambies información privada o confidencial y no te conectes al servicio de banca online.

8) Desconecta el GPS, el bluetooth y la WiFi cuando no los estés utilizando y no compartas por defecto tu ubicación con las aplicaciones que tienes instaladas.

9) No modifiques los permisos del móvil (Rootear). El rooteo aumenta los riesgos para la seguridad de nuestros datos. Rootear significa adquirir permisos de administrador y tener acceso completo a nuestro teléfono. Este privilegio no es solo nuestro, sino también de las aplicaciones que se instalan y, si son peligrosas o están infectadas, pueden tener luz verde para obtener la información que deseen.

Con todos estos consejos, ya puedes disfrutar de una convivencia segura con tu móvil.

Otras historias interesantes