Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Momentum 22 jun 2020

Kit de medidas para emprendedores en apuros por la crisis del COVID-19

Mónica Coca (Colaborador externo)

Capear el temporal que ha causado la irrupción de la pandemia global no es una tarea fácil para pymes y emprendedores. Es el momento de mantenerse ojo avizor para estar al tanto de todas las oportunidades y adoptar medidas que impidan la paralización de la actividad y la destrucción de empleo.

La situación se presenta complicada para el mundo empresarial. El 63% de las empresas españolas, según el barómetro de opinión #Lapymehabla de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME), reconoce que la crisis del coronavirus le está afectando muy negativamente. Según la encuesta, el 36% de los negocios se ha quedado sin ingresos y el 34% considera que la crisis ha comprometido muy negativamente la viabilidad de la empresa a un año vista.

La situación de las pequeñas y medianas empresas españolas puede extrapolarse a nivel global. “El efecto en las pymes es especialmente grave, debido a los mayores niveles de vulnerabilidad y la menor capacidad de recuperación en relación con su tamaño”, explica un estudio internacional de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD), que avisa de que el reloj corre en contra para los emprendedores. “Dados los recursos limitados de las pymes y los obstáculos para acceder al capital, el período durante el que pueden sobrevivir al choque es más restringido que para las empresas más grandes”. Ante esta situación, ¿qué medidas pueden llevar a cabo estos negocios para asegurar su supervivencia? Estas son algunas de las importantes.

Teletrabajo

La opción de trabajar en remoto se está adoptando a nivel general como una forma de mantenerse a flote en plena crisis. Esta modalidad de trabajo, según un estudio de Global Web Index, presenta retos importantes para las empresas y los trabajadores, que se han encontrado con pros y contras. En el lado negativo, se encuentran las limitaciones de las propias compañías, especialmente en el sector de la fabricación. “Cerca del 30% de los empleados en el Reino Unido y del 22% en EE. UU. dicen que su empresa no está equipada para operar con personal totalmente remoto”, asegura el estudio.

El estudio revela que las preocupaciones de los empleados respecto al teletrabajo son: demanda de mejores equipos para trabajar (41%), acceso a mejores herramientas de comunicación (36%), más transparencia sobre la respuesta de la empresa a la crisis (32%) y que la compañía verifique el bienestar de sus empleados más a menudo (31%). Si se cumplen estos requisitos, el sistema es valorado positivamente por los empleados que destacan, según el estudio de Global Web Index, el horario de trabajo más flexible (58%), seguido del tiempo adicional por no tener que trasladarse (47%).

Readaptación del modelo

La crisis obliga a llevar a cabo nuevas formas de concebir los negocios que requieren acciones concretas. Es el momento de adaptarse a los nuevos tiempos con un enfoque de impacto a largo plazo. “Convertirse en una empresa inteligente requiere dejar atrás la toma de decisiones vertical, empoderar a los empleados a través del propósito, ser ‘data-driven’, apoyarse en la tecnología y estar en la nube para ganar velocidad”, explica Accenture en este especial sobre cómo gestionar el impacto económico y humano de la COVID-19. “La transformación exige dejar atrás las estructuras rígidas y crear organizaciones “porosas” con módulos que se conectan entre sí”. En el proceso de cambio, Accenture aboga por realizar una transición hacia la “autogestión dinámica y la adaptación continua”. De esta forma, el crecimiento se basará en tres pilares fundamentales: “agilidad, resiliencia y crecimiento”.

Impacto social y medioambiental

Los desafíos que plantean los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) se han hecho más urgentes con la irrupción de la pandemia global. Es el momento de un nuevo liderazgo desde las organizaciones, más ético y más humano”, afirma el estudio “Ética empresarial y Agenda 2030 en tiempos de COVID-19” de Canvas Consultores. El futuro se plantea en términos de impacto social y sostenibilidad como un factor importante de supervivencia para las empresas. “Aquellas organizaciones que hayan contemplado estos riesgos y se anticipen en su adaptación a una economía verde contarán con ventajas competitivas evidentes”, explica el estudio.

Financiación  

El acceso a fuentes de financiación es vital para las pymes y emprendedores que se han visto más golpeados por la crisis. En estos momentos, es importante estar al tanto de las opciones disponibles y solicitar la información necesaria para acceder a ellas. Por ello, la OECD ha publicado esta guía con información de 48 países sobre préstamos a las pymes, instrumentos financieros alternativos y condiciones financieras, así como iniciativas de políticas para mejorar el acceso de las empresas a la financiación.

En estos momentos, en los que las iniciativas de apoyo a las empresas son más necesarias que nunca, BBVA Momentum, el programa de impulso al emprendimiento social de la entidad, ha puesto en marcha una nueva edición en la que impulsará el crecimiento de cien compañías sociales en México.

BBVA Momentum ofrecerá formación, visibilidad, acompañamiento estratégico, ‘mentoring’ y posible financiación a las empresas seleccionadas para ayudarlas a escalar sus negocios. Los emprendedores interesados pueden presentar sus solicitudes a través de la página de BBVA Momentum. El plazo de presentación de candidaturas termina el 17 de julio. 

Otras historias interesantes