Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Los Rolling Stones hicieron historia en Perú

Cuando la guitarra de Keith Richards empezó a entonar la popular introducción de Start me up para iniciar la fiesta en el estadio Monumental, recién hubo certeza total de que un hecho histórico estaba ocurriendo en Lima. Una ciudad acostumbrada a grandes promesas musicales que nunca se cumplieron vibró esta vez hasta el ensueño al ver a Mick Jagger aparecer sobre el escenario con esos movimientos y saltos que aquí solo se conocían gracias a los vídeos y a la televisión. Un completo loquerío se desató en la arena limeña y así empezó a disfrutarse uno de los shows más esperados de todos los tiempos.

Los Rolling Stones tienen 54 años de existencia y la capital peruana comprobó que valió tan larga espera para verlos en vivo, porque su energía sigue intacta y contagia, porque su música sigue siendo referencia obligada y porque ‘sus majestades satánicas’ tienen todavía mucho para ofrecer sobre los escenarios.

En un estadio con cerca de 60.000 espectadores, donde por todas partes podía verse el diseño icónico de la boca con la lengua afuera que costó apenas 50 libras esterlinas en 1970, Mick Jagger, Keith Richards, Ron Wood y Charlie Watts mostraron toda su vigencia en un show de poco más de dos horas, dejando claro que mantienen intacto ese talento especial que cambió radicalmente la música en la década del 60.

Jagger, como es habitual, fue el hilo conductor de un espectáculo de alto nivel y exhibió sus dotes de showman inigualable, haciendo referencia al Perú con comentarios en castellano y jerga local del tipo “Hola Lima, hola Perú, hola mis causitas (como se llama coloquialmente a los buenos amigos)” o “mi hija trajo a su mascota, un cuy, y ahora no la encontramos (en alusión a uno de los platos típicos del país)” o “qué paja (buena) es Lima”.

El mítico cantante también elogió la calidad de la gastronomía peruana al señalar “la comida de aquí es mostra (buenísima), la mejor de Sudamérica” como si recordara la cena que disfrutó el viernes por la noche en el restaurante Astrid&Gastón, del cocinero peruano Gastón Acurio, uno de los Embajadores BBVA en el Perú, o la visita del sábado al reconocido restaurante Central de Virgilio Martínez.

Por su lado, un convincente Keith Richards atrajo la atención de los espectadores al interpretar los temas You Got The Silver y Before They Make Me Run, mientras que uno de los momentos cumbres de la noche se obtuvo con Midnight Rambler, que sonó espectacularmente ante un público entregado por completo al magnetismo de la banda británica.

Al finalizar el concierto, tras una brillante versión de You Can´t Always Get What You Want y Satisfaction, los integrantes de la banda se confundieron en un gran abrazo en el centro del escenario, mientras que la pirotecnia y los juegos de luces multicolores ponían el cierre definitivo a lo que fue un espectáculo largamente esperado por el público peruano, que acompañó el show con una vitalidad y alegría similar a la mostrada por los Rolling Stones.

 

Miles de clientes de BBVA Continental, en el Monumental de Ate

Imagen de Entradas Rolling Stones Lima 2016

Al borde de la medianoche, la gerente de Publicidad de BBVA Continental, Luciana Olivares, ensayaba una reflexión sobre lo sucedido minutos antes. “Miles de nuestros clientes han estado esta noche reunidos alrededor de un show único. Han estado aquí para disfrutar y vivir la experiencia. Esa es, tal vez, la satisfacción más grande que debe sentir el banco por haber formado parte de la cruzada que permitió traer por primera vez a Lima a los Rolling Stones”.

Otras historias interesantes