Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Medio ambiente 21 feb 2020

Educar con entretenimiento, una labor en pro de la sostenibilidad

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) de México hizo pública la estrategia de formación ambiental, entre la que se encuentra la Ley de Residuos Sólidos que prohíbe la comercialización, distribución y entrega de bolsas de plástico de un solo uso. Apoyando estas iniciativas que promueven la sostenibilidad,  Azul Viviente, empresa participante de BBVA Momentum México,  ofrece educación ambiental a empresas, industrias y escuelas para reducir su impacto climático.

Diariamente se generan 12.816 toneladas de residuos sólidos, de este total, 123 toneladas son plásticos y solo 68 toneladas tienen una revalorización en reúso o reciclaje según datos de la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México.

Derivado de las cifras crecientes de residuos sólidos no reciclados en México, el objetivo de la empresa, de acuerdo con su director general, Iván Jiménez Thomas, es “ayudar a los clientes a disminuir su consumo de agua, energía, emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y los residuos que estos generan, entre otros”. Además, destaca que la educación ambiental puede traer ahorros económicos, ayudar a mejorar la calidad de vida de los empleados y, por supuesto, generar grandes beneficios en favor del medio ambiente.

Azul Viviente combina la educación y el entretenimiento, a través de sus talleres y actividades dinámicas

“Hoy en día no es un valor agregado que las empresas cuenten con una educación ambiental, es una necesidad y una obligación en la que todos tenemos impacto”, destaca Jiménez.

El director de Azul Viviente resalta que para la empresa, la educación ambiental va más allá de un solo método de enseñanza, pues se trata de un modelo que combina la educación y el entretenimiento a través de sus talleres, actividades dinámicas y lúdicas.  Uno de sus objetivos es sensibilizar no solo a las empresas, sino también a las personas para alcanzar un entendimiento más profundo de las temáticas ambientales y así darles herramientas para tomar decisiones informadas y responsables.

Jiménez enmarca la fundación y desarrollo de Azul Viviente en el auge de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en México y su impacto. Reconoce además el esfuerzo realizado por la empresa que, desde hace 12 años, ha colaborado con organizaciones nacionales e internacionales. “Por ejemplo –explica- hemos brindado nuestra estrategia de educación ambiental a Grupo Bimbo y sus diferentes filiales, organización que ha sido reconocida por su labor en la reducción de la huella de carbono; el uso, tratamiento y reutilización del agua; el manejo de residuos y la utilización de recursos naturales en su producción. Esta empresa ha recibido premios como el Mejor Usuario Corporativo de Energía y una de las cinco empresas más verdes en México en 2018, entre otros”.

Para Jiménez no hay duda de que, hoy por hoy, una de las piezas clave en las organizaciones es la educación ambiental. Por esta razón, la empresa se ha planteado la meta de tener un crecimiento considerable este año. “En 11 años hemos atendido a 50,000 personas en 19 estados de la República Mexicana; a partir de este año queremos atender 25,000 personas por año en las 32 entidades del país”.

BBVA Momentum México acompaña a Azul Viviente con formación, ayuda económica y acceso a crédito en condiciones preferenciales por su búsqueda de soluciones a los grandes desafíos sociales y ambientales del mundo. “BBVA Momentum ha sido una plataforma que nos ha brindado mentoría, capacitación y financiamiento. Nos ayudó en la estructura para nuestro siguiente paso:  un nuevo modelo de negocio. Nos ofrecieron una herramienta para medir lo que realmente hacemos como empresa social y, por supuesto, crédito para continuar el crecimiento como organización”, destacó Jiménez.

Otras historias interesantes