Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Fiscalidad 13 mar 2019

¿Qué efectos fiscales se derivan de la globalidad y la digitalización?

BBVA participó en el “XV Foro de Fiscalidad Internacional Deloitte Legal”, celebrado el martes 5 de marzo en Madrid, donde un grupo de expertos analizaron las novedades, dificultades y soluciones que presenta el actual escenario tributario. José María Vallejo, director de la Asesoría Fiscal de BBVA, se encargó de desentrañar los retos de la fiscalidad internacional.

El debate en el que participó José María Vallejo estuvo dividido en cuatro bloques; la aparición del instrumento multilateral; el mecanismo de resolución y anticipación de conflictos; también se comentó el impuesto sobre los servicios digitales; y, por último, Brian Leonard, socio de Deloitte Legal y moderador del debate, lanzó la pregunta de si las empresas españolas asumen una situación de sobre-imposición o sobre-cumplimiento.

Respecto al instrumento multilateral, el director de la Asesoría Fiscal de BBVA, opinó que cualquier iniciativa de cooperación y armonización que pretenda el cumplimiento de unos estándares mínimos y fomentar un marco común “es bienvenida y va a aportar seguridad jurídica, igual que cualquier estándar de la OCDE y de la Unión Europea”.

Asimismo, preguntado sobre si este nuevo instrumento, en la medida en que deja cuestiones técnicas abiertas, puede suponer un aumento de la conflictividad, indicó que este instrumento es una medida que ofrece soluciones concretas a problemas concretos y que la verdadera fuente de conflictividad fiscal internacional viene dada por la coexistencia de dos fenómenos: por un lado, la complejidad y la globalización de la economía y la variedad de situaciones jurídicas y económicas que conlleva y por otro, el problema de la adopción de  “medidas unilaterales defensivas” de forma descoordinada por parte de los estados. Según Vallejo, el instrumento fundamental para paliar los conflictos que puedan surgir por la unión de estos dos elementos es un “cambio de cultura”. Es decir, “que realmente entendamos que vivimos en un mundo globalizado, con necesidad de nuevas reglas”.

En cuanto a las medidas impulsadas por la Directiva europea de resolución de litigios fiscales, Vallejo aclaró que “facilitan la vida a las empresas, pues su vocación es la de mejorar el arbitraje y ampliar su aplicación”. No obstante, también indicó que, a pesar de que las propuestas de acción que se realizan en general están muy bien orientadas, en ocasiones, acaban poseyendo “poca fuerza jurídica”.

ose-maria-vallejo-foro-fiscalidad-internacional-deloitte

José María Vallejo, director de la Asesoría Fiscal de BBVA, en el “XV Foro de Fiscalidad Internacional Deloitte Legal”.

Por otro lado, se refirió al valor añadido que pueden aportar las nuevas tecnologías en la acción de las Administraciones tributarias. En concreto, para Vallejo, el ‘big data’ y las mejoras en capacidad de análisis debería permitir avanzar en segmentación de contribuyente mediante una valoración de riesgo adecuada, al tiempo que puede facilitar la relación multilateral entre países, al proporcionar información a la Administración y las empresas, lo que en definitiva redundaría en una mayor seguridad jurídica y certidumbre para el contribuyente.

El impacto de la tecnología en la economía

Al tratar el alcance de la digitalización en la fiscalidad, el director de la Asesoría Fiscal de BBVA insistió en la necesidad de diferenciar entre empresa digital, canalidad digital y economía digital. “La economía digital es un modelo económico diferente, donde hay una canalidad digital, a la que todo el mundo se ve abocado en mayor o menor intensidad, y nuevas líneas de negocio y empresas digitales, que generan una nueva realidad en el mercado”. Los planteamientos de la OCDE, reflejados en el documento de consulta que publicó el pasado 13 de febrero, tienen sentido, pero tal y como explica José María Vallejo, cabe preguntarse si hay posibilidades de llevarlos a cabo. “El único mecanismo propuesto por la OCDE que, de momento, parece practicable es la presencia económica sustancial”, señaló.

Por último, a la pregunta de si las empresas en España asumen una sobre-imposición o un sobre-cumplimiento, Vallejo respondió que existe una “permanente presión sobre la empresa, que pudo tener sentido durante la crisis, pero que empieza a no entenderse”. Un argumento respaldado por otros expertos presentes en el debate, como Juan Zornoza, catedrático de Derecho Financiero y Tributario de la Universidad Carlos III de Madrid.

Otras historias interesantes