Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Fintech 09 ene 2018

¿Qué son las ICOs?

Las ICOs son una forma de financiación de proyectos o de empresas en fases tempranas que presentan una serie de ventajas respecto a la forma tradicional de financiación, ya sea esta a través de capital riesgo, de ‘business angels’ o incluso haciendo una emisión de acciones. Álvaro Martín, de BBVA Research, explica las peculiaridades de este nuevo método de financiación.

Las ICOs permiten que una empresa o un proyecto que se va a desarrollar haga una preventa de derechos sobre ese proyecto; esto significa que en el momento en el que se está planeando el proyecto, se propone a aquellas personas que podrían financiarlo, que compren derechos. Estos derechos pueden ser o bien de utilización de la infraestructura que se va a montar, o bien derechos económicos; es decir, que cuando haya beneficios, los inversores obtienen una parte. Esa financiación es la que permite financiar el proyecto.

¿Cómo funcionan las ICOs?

Con ICOs la empresa hace una emisión. ICO significa ‘initial coin offering’ en inglés; es decir, una oferta original de monedas. Pero estrictamente lo que se emite no son monedas, sino lo que podríamos considerar como fichas o ‘tokens’ criptográficos, que son los que dan acceso a la infraestructura que se va a armar con el proyecto. Normalmente esto permite que cualquier inversor en cualquier parte del mundo pueda pagar en bitcoins o en ‘ethers’, que son criptodivisas públicas, para contribuir al proyecto.

¿Qué dicen las autoridades de las ICOs?

Las ICOs han tenido un crecimiento muy fuerte este año. Antes prácticamente no existían y a las autoridades les ha pillado un poco por sorpresa. En algunos casos estas fichas o ‘tokens’ criptográficos que se emiten en las ICOs tienen características parecidas a los de valores financieros. Por lo tanto, cualquier emisión de este tipo de fichas debería estar sujeta a la misma normativa de mercados de valores que aplica cualquier otro valor financiero.

Por otra parte, hay riesgos de protección al consumidor. Y es que no todo el mundo es consciente de en qué está invirtiendo ni tiene una garantía de que el proyecto que está financiando vaya a desarrollarse finalmente. Por lo tanto, hay un riesgo importante de perder el dinero. Las autoridades están ya alertando de esos riesgos y explicando a aquellas empresas o proyectos que van a financiarse con ICOs en qué casos deben estar sujetos a la normativa de valores.

Otras historias interesantes