• Margen neto: los ingresos recurrentes mantienen la tendencia al alza y crecen un 4,2% entre enero y septiembre. Esto, junto con la contención de los gastos (que, en el acumulado del año, caen un 1,7%) impulsan el margen neto hasta los €9.522 millones, un récord
  • Riesgos: la tasa de mora sigue mejorando hasta situarse, en septiembre, en el 4,5% (versus 4,8% en junio), el nivel más bajo de los últimos cinco años. La cobertura aumenta hasta alcanzar el 72%
  • Capital: el ratio CET1 fully-loaded asciende al 11,2% a cierre de septiembre, lo que implica una generación de capital de 30 puntos básicos en los nueve primeros meses del año
  • Transformación: los clientes digitales crecen un 24% con respecto a septiembre de 2016 y alcanzan los 21,1 millones. De estos, los clientes que interactúan a través del móvil aumentan un 43%, hasta los 15,8 millones

El Grupo BBVA generó, en los primeros nueve meses de 2017, un beneficio atribuido de €3.449 millones, cifra prácticamente igual al resultado obtenido en todo el año 2016 y un 23,3% superior al del mismo período del año anterior (+28,7% a tipos de cambio constantes). Los principales factores que han impulsado este crecimiento han sido la fortaleza de los ingresos recurrentes, el control de los gastos de explotación y la reducción de los saneamientos.

Igual te interesa…

carlos-torres-vila-resultados-3t17-bbva

Carlos Torres Vila, consejero delegado de BBVA, destacó que “trimestre a trimestre, BBVA está presentando unos resultados muy sólidos, recurrentes y sostenibles”. Asimismo señaló que “ya estamos viendo los frutos de la transformación, con nuevas funcionalidades destinadas a tener impacto positivo en la vida de nuestros clientes y que están dando lugar a un crecimiento exponencial de las ventas digitales”.

Entre enero y septiembre de 2017, el Grupo BBVA generó un margen de intereses de €13.202 millones, con un crecimiento interanual del 4,2% (+9,5% en términos constantes). Esta partida, junto con las comisiones (es decir, los ingresos recurrentes), ascendió a €16.907 millones, un 4,2% superior a la de los nueve primeros meses de 2016 (+9,3% sin considerar el efecto de las divisas). El incremento de los ingresos recurrentes fue el principal impulsor del crecimiento del margen bruto, que alcanzó, entre enero y septiembre, €18.908 millones (+2,6% interanual o +7,2% a tipos de cambio constantes).

Entre enero y septiembre, los gastos de explotación descendieron un 1,7% al compararlos con el mismo período del año anterior (+1,8% en términos constantes). Este buen comportamiento fue todavía más notable en el tercer trimestre. La línea de gastos descendió un 4,4% interanual (+1,3% sin considerar el efecto de las divisas). La disciplina en costes siguió dando frutos, gracias a la materialización de ciertas sinergias, tras la integración de Catalunya Banc, y los avances en la transformación.

La evolución de ingresos y costes generó ‘mandíbulas positivas’ y permitió que el ratio de eficiencia se mantuviera, un trimestre más, por debajo del 50% (en el 49,6%), nivel muy inferior al registrado en el mismo período de 2016. Asimismo impulsó el crecimiento del margen neto hasta un 7,2% en términos interanuales (+13,1% a tipos de cambio constantes), para alcanzar los €9.522 millones, un récord.

Igual te interesa…

Por lo que respecta a los indicadores de riesgo, se apreció una mejora en la tasa de mora. A cierre de septiembre se situó en el 4,5% (versus el 4,8% en junio), la menor de los últimos cinco años. También mejoró la cobertura hasta el 72% (comparada con el 71% de junio), mientras que el coste de riesgo se mantuvo estable en el 0,9%.

En cuanto a la solvencia, BBVA demostró su elevada capacidad de generación de capital. Entre enero y septiembre generó 30 puntos básicos y el ratio CET1 fully-loaded alcanzó niveles del 11,2%, por encima del objetivo (11%). Por su parte, el ratio de apalancamiento fully-loaded a cierre de septiembre alcanzó el 6,7%, lo que permite a BBVA ocupar el primer puesto en relación con sus competidores europeos.

Por lo que respecta a financiación, BBVA colocó con éxito su primera emisión de deuda senior no preferente, por €1.500 millones, con un cupón del 0,75%. Esta nueva categoría de pasivos, con capacidad de absorción de pérdidas, permite a las entidades financieras de la Unión Europea cumplir con los requerimientos de la normativa MREL.

La actividad continuó evolucionando de forma similar a los dos trimestres anteriores, con crecimientos de volúmenes en geografías emergentes y desapalancamiento en España. En cambio, se vio una cierta recuperación de la actividad crediticia en Estados Unidos en el trimestre. En este contexto, el crédito bruto a la clientela se situó a finales de septiembre en €416.240 millones, un 1,6% inferior al dato de un año antes. En cambio, los depósitos de la clientela registraron una subida en los últimos doce meses del 2,0%, hasta alcanzar los €392.865 millones.

Igual te interesa…

apertura-resultados-bbva-2t17

El desapalancamiento en la Actividad Bancaria en España llevó a un retroceso de la inversión crediticia (crédito a la clientela no dudoso en gestión) del 1,2% en el trimestre. Sin embargo, el desempeño de las nuevas operaciones de crédito fue muy positivo en algunos segmentos, como en los créditos a empresas (+12,3% interanual) y al consumo (+30,7% interanual). En préstamos al consumo, además, las nuevas operaciones realizadas a través de canales digitales crecieron un 64% interanual. Por su parte, los depósitos de clientes en gestión subieron un 1,4% frente al dato de cierre de junio, con un crecimiento destacado de las cuentas corrientes y de ahorro.

Transformación del banco

El proceso de transformación del banco se está acelerando. BBVA cuenta con 21,1 millones de clientes digitales a cierre de septiembre, lo que supone un crecimiento interanual del 24%. De estos,15,8 millones son clientes que se relacionan con el Grupo a través del móvil, un 43% más que hace un año.

Igual te interesa…

la-vela-bbva

Solamente en el tercer trimestre, se vendieron más de 3,5 millones de unidades a través de canales digitales, un hito en la transformación del banco, sobre todo teniendo en cuenta que se observan crecimientos exponenciales en todas las franquicias. A nivel global, el porcentaje de ventas digitales realizadas entre enero y septiembre representaba un 25,4%, versus el 16,8% de 2016. En España, las ventas digitales entre enero y septiembre eran un 26,5%, que compara con el 17,1% de 2016; en Estados Unidos representaban el 23,3% (versus el 19,4% en 2016); en México ascendieron al 18,3% (en 2016, un 11,9%), en Turquía supusieron el 31,8% del total (frente al 25,2% en 2016); y en América del Sur el 32,8%, un porcentaje muy superior al de 2016 (15,4%).

A continuación se detallan las principales claves de las cuentas de cada área de negocio:

El área de Actividad Bancaria en España volvió a mostrar gran resistencia para generar ingresos en un entorno de tipos de interés en mínimos históricos. De hecho, el margen de intereses entre julio y septiembre se mantuvo en niveles similares a los del segundo trimestre. Por su parte, las comisiones continuaron evolucionando favorablemente (+4,3% interanual en la cifra acumulada). El margen bruto entre enero y septiembre fue de €4.733 millones, un 4,3% inferior al del mismo período de 2016. Las mayores ventas de carteras mayoristas y las plusvalías por la operación VISA (registradas en 2016) son los factores que, en mayor medida, explican este descenso. Uno de los catalizadores de la cuenta fue la buena evolución de los gastos de explotación, cuya cifra acumulada a septiembre registró una disminución interanual del 5,4%. La materialización de sinergias por la integración de Catalunya Banc y el proceso de transformación están cobrando cada vez más visibilidad. El segundo gran catalizador fue la reducción de los saneamientos (-40,5% interanual en el acumulado a septiembre). Los indicadores de riesgo mostraron una buena evolución: la tasa de mora a finales de septiembre cerró en el 5,6% (5,7% en junio) y la cobertura en el 52%. El beneficio atribuido de los primeros nueve meses del área fue un 13,7% superior en términos interanuales, hasta alcanzar €1.061 millones.

Igual te interesa…

ciudad bbva vela

En el área Non Core Real Estate, las operaciones mayoristas y la recuperación del mercado inmobiliario contribuyeron a acelerar las desinversiones. A 30 de septiembre, la exposición neta al negocio inmobiliario era de €7.828 millones, un 23,3% inferior a la de diciembre de 2016. El resultado atribuido acumulado de los nueve primeros meses fue de €-281 millones, que compara con los €-315 millones registrados en el mismo período del año anterior.

Para explicar mejor la evolución del negocio de las áreas con moneda distinta al euro, las tasas de variación expuestas en adelante se refieren a tipos de cambio constantes.

En Estados Unidos, un área que continúa centrada en crecer en los segmentos y carteras más rentables, se vio una recuperación de la inversión crediticia en el trimestre (+0,6% versus 2T17). Por lo que respecta a la cuenta, un factor relevante fue el crecimiento del margen de intereses (+14% interanual en la cifra acumulada), favorecido por la buena gestión del diferencial de la clientela y las subidas de tipos de interés. La positiva trayectoria de esta partida, junto con la contención de los gastos (+1,6% interanual), que aumentaron por debajo de la inflación,  contribuyeron a generar un elevado crecimiento del margen neto (+22,5% interanual). Los saneamientos disminuyeron ligeramente entre enero y septiembre, aunque aumentaron en el trimestre, por las dotaciones para hacer frente al impacto de los huracanes Harvey e Irma. Por otro lado, durante el tercer trimestre continuó la mejora de los indicadores de riesgo: la tasa de mora a finales de septiembre fue del 1,2% (versus 1,3% en junio), mientras que la cobertura aumentó hasta el 119% (105% en junio). El beneficio atribuido generado entre enero y septiembre se incrementó en un 42% en términos interanuales, hasta alcanzar los €422 millones.

En México continuó el dinamismo de la actividad: a 30 de septiembre, la inversión crediticia era un 8,9% superior a la de un año antes, mientras que los recursos de clientes habían crecido un 10,5%. En cuanto a los resultados, destacó el buen comportamiento de los ingresos recurrentes, que crecieron a tasas interanuales cercanas al doble dígito. Los resultados de operaciones financieras (ROF) acumularon un crecimiento interanual del 31,5%, gracias al buen desempeño de la unidad de mercados globales. Al sólido crecimiento de los ingresos se sumó la contención de los costes, que evolucionaron por debajo de la inflación y en el acumulado a septiembre registraron un crecimiento interanual del 4,9%. Esto impulsó el margen neto un 13,5% con respecto al de los primeros nueve meses de 2016. Por su parte, los indicadores de riesgo permanecieron estables: la tasa de mora se mantuvo en el 2,3%, mientras que la cobertura repitió el 126%. El beneficio atribuido generado por esta área entre enero y septiembre fue de €1.616 millones, un 15,3% superior al del mismo período del año anterior.

En Turquía, el dinamismo en la actividad se trasladó a tasas de crecimiento interanuales del 18,4% en el caso de la inversión crediticia y del 17,5% en recursos de clientes. En la cuenta de resultados destacó el avance de los ingresos recurrentes: el margen de intereses aumentó un 16,5% en términos interanuales, mientras que las comisiones lo hicieron un 13,6%. La disciplina en costes (que crecieron un 8,8% en el mismo período, por debajo de la inflación) fue determinante en la evolución de los resultados. Por todo ello, el margen neto obtenido entre enero y septiembre fue un 15,5% superior al del mismo período del año anterior. La buena evolución de los saneamientos crediticios y las provisiones contribuyó también al crecimiento del beneficio. Por su parte, los indicadores de riesgo siguieron comportándose mejor que la media del sector. La tasa de mora a septiembre fue del 2,5%, mientras que la cobertura cerró en el 138%. El beneficio atribuido de Turquía registró, entre enero y septiembre, un aumento interanual del 49,6% hasta alcanzar €568 millones.

En América del Sur, la actividad creció a ritmos cercanos al doble dígito: la inversión crediticia fue un 9,5% superior a la de septiembre de 2016, mientras que los recursos de clientes crecieron un 10,8%. Destacó también el buen comportamiento de los ingresos recurrentes: el margen de intereses creció en términos interanuales un 12,9%, mientras que las comisiones lo hicieron un 15,9%. El margen neto aumentó un 15%, impulsado no solo por las partidas de ingresos, sino también por la moderación en gastos. Por su parte, los indicadores de riesgo permanecieron invariables respecto a junio: la tasa de mora a 30 de septiembre fue del 3,5%, mientras que la cobertura se mantuvo en el 94%. El beneficio atribuido en los nueve primeros meses del año fue de €616 millones, con un incremento interanual del 5,4%.

Acerca de BBVA

BBVA es un grupo financiero global fundado en 1857 con una visión centrada en el cliente. Tiene una posición de liderazgo en el mercado español, es la mayor institución financiera de México y cuenta con franquicias líder en América del Sur y la región del Sunbelt en Estados Unidos. Además, es el primer accionista de Garanti, en Turquía. Su negocio diversificado está enfocado a mercados de alto crecimiento y concibe la tecnología como una ventaja competitiva clave. La responsabilidad corporativa es inherente a su modelo de negocio, impulsa la inclusión y la educación financieras y apoya la investigación y la cultura. BBVA opera con la máxima integridad, visión a largo plazo y mejores prácticas.

Comunicación corporativa