Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Mercados globales 17 may 2019

¿Sabes cuáles son las novedades sobre la disputa comercial entre EE. UU. y China?

Hace varios días, Donald Trump anunció la subida de aranceles a un porcentaje de las importaciones procedentes de China. Esto, en pleno proceso de negociaciones que parecían que iban a llegar a buen fin, ha generado una situación negativa con mayor presión y un proceso de represalias entre ambas economías. Julián Cubero, de BBVA Research, explica las novedades sobre la disputa.

Tras la subida de estos aranceles, China ha anunciado medidas de represalias. Por su parte, EE. UU. ha vuelto a anunciar que va a poner limitaciones a inversiones de algunas empresas de telecomunicaciones de origen chino, lo que supone una situación negativa para las perspectivas del comercio mundial.

¿Por qué estamos aquí?

Falta de confianza. Una falta de confianza total entre los dos negociadores que están envueltos en una carrera hacia el liderazgo mundial en el cual China es el país emergente y EE. UU. es el poder establecido.

En esa carrera, la estrategia de EE. UU. por la que tratan de conseguir sus objetivos  para confrontar a China a nivel comercial (siendo cierto que tienen puntos de razón algunas quejas que plantean) es absolutamente equivocada y, sobre todo, contraproducente. Esto va a perjudicar mucho al crecimiento de la economía mundial creando incertidumbres, falta de confianza y menor crecimiento.

¿Estamos más cerca de una guerra comercial?

La respuesta corta es sí. Estamos más cerca de una guerra comercial y en una situación en la que existe una escala de represalias comerciales entre unas economías y otras que puede extenderse. Desde luego, parece que estamos más cerca de una guerra comercial total pero, ¿estamos en ella? Todavía no.  No se ha visto lo que sería una señal inequívoca, que sería extender las tarifas al conjunto de importaciones procedentes de China.

El escenario base de BBVA Research es que todavía es probable que haya un acuerdo, pero más tardío. Quizás ocurra en la segunda parte de 2019 ya que hay voluntad negociadora y, desde luego, ninguna de las partes han roto las negociaciones oficialmente.

¿Qué efectos podría tener en la economía mundial una guerra comercial?

Es incierto. Es muy difícil estimar cuantitativamente qué efectos puede tener un evento que lleva muchos años sin producirse. Los modelos econométricos, los instrumentos que tienen los economistas, tienen para cuantificar los efectos de este fenómeno. Pero, en primer lugar, hace mucho tiempo que no ocurre un evento como el actual y calibrar qué está pasando cuando no existen eventos recientes, es difícil. Además, hay que tomar decisiones drásticas sobre esos modelos como, por ejemplo, qué capacidad tiene la producción local para hacer frente a una situación de falta de importaciones. Eso determina mucho las estimaciones finales que uno pueda tener.

Con todos esos problemas e incertidumbres, las estimaciones de BBVA Research en este momento son que, en caso de implementarse durante cierto tiempo esta subida de tarifas, habría un impacto en el crecimiento de China cerca de 0,5 puntos porcentuales (China crece al 6%), con impactos negativos y algo menores en el caso de Europa y EE. UU.

Estos impactos serían acotados y, fundamentalmente, no sería cambiar el escenario base de crecimiento en el entorno al 3% crecimiento a nivel mundial. Otra cosa sería si se diera un escenario de guerra comercial total con una extensión de las tarifas a todas las importaciones chinas y represalias generalizadas. En ese caso, los impactos a groso modo serían el doble de los mencionados anteriormente y, en todo caso, sería una situación que supondría la mayor crisis desde la recesión de 2008 y 2009.

Otras historias interesantes