Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Organizar una boda: plan de ahorro para que sea económica y espectacular

Organizar una boda: plan de ahorro para que sea económica y espectacular

Celebrar una boda supone un gasto importante tanto para los novios como para sus familias. Algunas partidas, como el banquete, el vestido de la novia o el viaje de luna de miel, pueden aumentar el presupuesto considerablemente si no se planifican con mucho cuidado. Sin embargo, es posible tener una boda especial, a un precio asequible que no ponga en riesgo la salud financiera, con algunas pautas de ahorro.

Reducir gastos en la organización de una boda es posible. Es recomendable aprovechar recursos, recortar en cosas prescindibles, sin sacrificar nada esencial en ese día tan especial, y comparar bien los precios que ofrecen los distintos proveedores. Alquilar los trajes nupciales, animarse a hacer las invitaciones de boda o apostar por el ‘DIY’ (Hazlo tú mismo) en los detalles personalizados para los invitados al evento son algunas de las cosas a tener en cuenta.

El coste medio de una boda en España para 130 invitados se sitúa alrededor de 20.500 euros, de los cuales, la partida presupuestaria más importante siempre suele recaer en el banquete. Son datos que recoge el Libro imprescindible de las bodas, publicado por Bodas.net en colaboración con Google y ESADE.

En países como México, en promedio, las parejas mexicanas invierten, de media y depende según la zona, 180.000 pesos (unos 8.400 euros) en organizar su boda, según el Libro blanco de las bodas realizado por bodas.com.mx. Mientras, en Perú la cifra ronda los 100.000 soles (unos 25.000 euros). En general, y según datos de un informe de The Knot, las parejas en 2021 gastaron de media un total de 34.000 dólares (algo más de 32.000 euros) en su boda, incluyendo la ceremonia, la recepción, el compromiso y los anillos de boda. Además, esta misma fuente aún no tiene una estimación del gasto para 2022, pero espera que "sea al menos similar a los niveles de 2021".

Como ejemplo de austeridad, esta boda de 450 euros en la que los propios invitados pagaron su cubierto y se celebró al aire libre. Aun así, existen formas de celebrar una boda sin tener que renunciar a nada siguiendo estos consejos:

Cuanta más antelación, más posibilidad de ahorro

Elegir la fecha del enlace es uno de los primeros pasos en la organización de una boda. Normalmente, las parejas suelen darse un margen de un año, o un año y medio, tiempo en el que es posible fijarse un objetivo de ahorro. Una cifra estable y manejable para poder crear un colchón financiero para no renunciar a nada en uno de los días más importantes de la vida de muchas personas.

Antes de fijar la fecha, es importante tener en cuenta que no es lo mismo casarse en temporada alta, normalmente en meses de primavera, verano, o fechas solicitadas como San Valentín o incluso Navidad, que hacerlo en fechas de temporada baja en la que existen importantes ofertas en vestidos de novia, o en servicios como la fotografía o la música.

Organizar una boda: plan de ahorro para que sea económica y espectacular

Presupuesto: lo imprescindible, lo importante y lo secundario

Antes de empezar con aspectos como el vestido, la decoración o el banquete lo más recomendable es sentarse y visualizar qué tipo de boda se desea: íntima o numerosa, elegante o más informal, urbana o campestre… para empezar a ver qué dinero necesita cada partida. Es recomendable hacer un presupuesto teniendo en cuenta los siguientes pasos:

  • Definir el número de invitados.
  • Tener claro el vestuario.
  • Pensar en los proveedores (flores, fotógrafo, vídeo, DJ, etc.) y comparar precios.
  • Dejar una parte reservada para extras e imprevistos.
  • Incluir el viaje de novios.

Al hacer este presupuesto, hay que tener en cuenta que no se debe presupuestar la boda utilizando solo la previsión del dinero que se reciba como regalo de los invitados ya que conviene tener otras fuentes de financiación. Una vez hecho este ejercicio, conviene establecer prioridades para ver qué es imprescindible, importante y secundario y pensar cómo rebajar cada partida sin que la boda pierda espectacularidad.

En este sentido, otra buena práctica es planificar con antelación la búsqueda de proveedores o servicios y, sobre todo, elegir el momento adecuado para contratarlo. Así, siempre habrá tiempo de buscar, contrastar y encontrar la mejor oferta, o incluso acudir a ferias temáticas para encontrar lo que se desea a un buen precio. Además, contratar las cosas con cierto espacio de tiempo permite poder repartir mejor los gastos.

Invitaciones: la primera impresión cuenta

Se trata de la primera toma de contacto de los invitados con la boda. Las invitaciones pueden ser formales, creativas, originales, sencillas… y todas ellas hablan del gusto de la pareja y del tipo de evento que va a ser, por lo tanto es importante cuidarlas. Internet ofrece muchas posibilidades para que la pareja pueda elegir su propio diseño con sitios como la red social Pinterest donde hay cientos de fotografías con ideas para inspirarse. Una vez impresas las invitaciones, se les puede dar un toque personal de muchas formas: dibujando unos trazos de pintura en acuarela sobre el papel, pegando flores secas en la invitación, rodeando la tarjeta con una cinta de color… Solo es necesario un pequeño toque, muy sencillo y económico, para que los invitados reciban una invitación única.

BBVA-Boda-planificación-matrimonio-ceremonia-mujer-marido

Decoración: personalizar ambientes

Hay bodas de todo tipo: campestres, ‘vintage’, románticas, clásicas, ‘hippies’... En todas ellas, la decoración es fundamental para dar con el toque personal que se busca. Por ejemplo: la mesa del banquete, no tiene por qué estar siempre presidida por un centro de flores. Quizá ha llegado el momento de pensar de forma creativa y buscar otro tipo de detalles. Portales especializados en bodas proponen adornar el recinto con velas en botes de cristal decorados al gusto de los novios o con terrarios, macetas de vidrio o acero, de formas geométricas variadas, repartidos en las mesas. Todas ellas, son ideas que no suponen un gran desembolso y, si se hacen con gusto (en internet hay muchas pistas para salir airoso del reto de decorar una mesa de un banquete de boda), dan un toque espectacular al ambiente.

En este punto hay que tener en cuenta (y que además cuida el planeta) es usar productos de temporada. Los alimentos de temporada y flores de la estación son más económicos en su momento de mayor producción.

Banquete: menos precio, misma calidad

El precio del banquete supone más del 50% del presupuesto por lo que es una partida que, a primera vista, parece difícil de rebajar… pero no imposible. Los menús tipo bufé son una opción a tener en cuenta y son valorados desde el punto de vista gastronómico. Existen ‘catering’ especializados que se pueden contratar a un precio mucho más económico que un banquete convencional sin perder calidad. Incluso si se opta por un cóctel o aperitivo abundante, el banquete posterior puede consistir en un segundo plato y postre; o viceversa, si la cena es abundante se puede prescindir de un cóctel excesivo.

Otro buen consejo es optar por mesas grandes para ahorrar en los centros de mesa y el menaje. En este punto, la decoración del espacio juega un papel fundamental para hacer sentir a los invitados cómodos y presentar el banquete de una forma atractiva, con detalles de iluminación y complementos.

Regalos para los invitados

La oferta es inabarcable cuando se trata de agasajar a los invitados: bombones, jabones, botellitas de champagne o vino, velas…Numerosos proveedores ‘online’ ofrecen ofertas al por mayor con detalles para los invitados como paquetitos de semillas o una selección de productos ‘gourmet’ en miniatura. Con una sencilla búsqueda es fácil encontrar una opción adecuada y a unos precios razonables para que los invitados tengan un recuerdo de ese día.

Todos estos aspectos para organizar una boda económica y espectacular son importantes y deben estar en el presupuesto, pero lo que realmente es imprescindible es disfrutar de ese día y convertirlo en una celebración única entre amigos y familiares. Eso es lo que hará de ese día, una jornada especial que marque la diferencia.