Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Seguros Act. 21 may 2018

Seguros de protección de pagos: Asegurando el riesgo de impagos

seguros_proteccion_pagos_recurso_bbva

Hace ya unos años que existe este peculiar seguro de protección de pagos, si bien con la crisis su comercialización se ha disparado. La razón es evidente: es un producto que le asegura al titular de la hipoteca o préstamo que le pagará las cuotas si se queda en paro.

En esta ocasión vamos intentar explicar en que consiste este tipo de seguros y que coberturas tienen las principales pólizas que hay en el mercado.

Este seguro pagará una parte o el total de la cuota hipotecaria durante un tiempo determinado en el caso de que los titulares de la hipoteca se queden en paro y/o tengan una incapacidad temporal. En esta época de incertidumbre económica, con el aumento de la probabilidad de ir a parar a la cola del INEM, las entidades financieras suelen exigir la contratación de este producto, que beneficia tanto al cliente como a la entidad.

En este tipo de seguros cuya complejidad es elevada, conviene leerse muy bien la letra pequeña. Evidentemente, no lo cubre todo. Veremos las coberturas que dan las principales aseguradoras del ramo:

Si el cliente se queda en el paro

Los clientes que pueden contratar esta cobertura han de ser trabajadores por cuenta ajena indefinidos (con más de 6 meses de antigüedad) o trabajadores fijos discontinuos durante el periodo de trabajo efectivo (en alguna de las compañías aseguradoras). Se cubre la pérdida del trabajo por causa ajena a la voluntad del trabajador, cosa evidente. No tendría ningún sentido que asegurase el pago de las cuotas a uno que deja el trabajo por propia voluntad.

De la letra pequeña uno de los aspectos más relevantes a examinar son las exclusiones; entre las principales destacaría:

  • Despido procedente (cuando el empresario despide a alguien por existencia de diversas causas como absentismo laboral prolongado, malos tratos hacia el resto del personal, o estar bajo el efecto del alcohol o de las drogas durante la jornada laboral).
  • Despidos sin derecho a paro (muy importante tenerlo en cuenta, si no se ha cotizado lo suficiente para tener derecho a paro el seguro no paga las cuotas de la hipoteca).
  • Dimisión, rescisión del contrato laboral por decisión del empleado o por no pasar el periodo de prueba.

El caso frecuente de contratos temporales o por obra o servicio no son asegurables. Van a lo seguro, si se me permite el chascarrillo.

Incapacidad temporal

Cubre las cuotas en caso de que el trabajador tenga una enfermedad o accidente, que incapacita al trabajador para realizar sus funciones habituales, por baja médica dictaminada por médico de la Seguridad Social. Destacar que no cubre la baja por maternidad.

Son clientes asegurables los siguientes:

  • Autónomos, trabajadores por cuenta ajena indefinidos y temporales (con más de 6 meses de antigüedad).
  • Funcionarios.
  • Trabajadores fijos discontinuos durante el periodo de trabajo efectivo (con alguna de las compañías).

¿Qué cubre el seguro?

El seguro se hace cargo de una cuota mensual de la hipoteca (o del porcentaje contratado ya que se puede cubrir solamente una parte de la cuota) por cada 30 días que el asegurado permanezca en situación de desempleo y/o incapacidad temporal. E límites máximos de cuotas que paga la aseguradora es de 12 meses consecutivos o 36 cuotas alternas.

¿Qué cuesta el seguro?

Las primas pueden ser mensuales o a prima única (financiable en la misma hipoteca). El seguro puede hacerse por un plazo de 5 u 8 años de vigencia. El coste depende de varios factores, entre los cuales está el periodo de vigencia de la hipoteca, el capital asegurado, el porcentaje de la cuota que cubre el seguro o la edad de los contratantes. Por ejemplo, una prima única para una hipoteca unos 220.000 € a 35 años para una chica de 30 años es de unos 3.000 €. Con un periodo de cobertura de 5 años. Si la mujer se queda en paro, por ejemplo, el seguro le pagará las cuotas mensuales hasta que vuelva a encontrar trabajo con un máximo de 12 meses.

De entre todos los seguros que las sucursales nos invitan a contratar, tal vez este, junto al de vida y hogar, sea uno de los más interesantes para el que quiere contratar una hipoteca o préstamo, ya que le da una cierta seguridad. Tiene un coste alto, pero se agradece si uno tiene la mala suerte de quedar en el paro.

Otras historias interesantes