Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Resultados 29 abr 2019

Seis claves para entender los resultados de BBVA este trimestre

BBVA ha presentado sus resultados correspondientes al primer trimestre de 2019, un año que ha comenzado con dinámicas muy positivas. Así lo ha destacado su consejero delegado, Onur Genç, para quien la entidad sigue “creando oportunidades para nuestros clientes y valor para nuestros accionistas”.

Entre enero y marzo de 2019, BBVA ganó 1.164 millones de euros, un 16,2% más que en el trimestre anterior y un 9,8% menos que en el mismo periodo del año anterior (a tipos de cambio corrientes). Pero más allá del resultado, éstas son las claves para entender las cifras de BBVA en el arranque del año:

  1. Transformación. BBVA sigue avanzando en su transformación, con un claro impacto en el crecimiento de la base de clientes, la productividad, la eficiencia y la experiencia del cliente. Para ilustrar esta tendencia, dos datos: Por un lado, el número de clientes que se relacionan con la entidad a través de canales digitales, que son ya 28,4 millones, un 53% del total. Además los clientes que se relacionan con BBVA usando su móvil han crecido un 25% en el último año y alcanzan los 24,4 millones, el 45% del total. Por otro lado, el número de unidades vendidas por canales digitales suponen ya el 57% del total, con cifras a cierre de marzo de 2019. Este porcentaje supone el doble de lo que representaba hace tan sólo dos años.
  2. Eficiencia. Muy relacionada con el punto anterior está la eficiencia. Excluyendo de la comparativa los resultados de BBVA Chile, la positiva evolución de la parte alta de la cuenta de resultados, junto con el foco constante en la reducción de costes, lleva a que BBVA registre un crecimiento de doble dígito, concretamente del 10,2%, a tipos de cambio constantes, en su margen neto en los últimos 12 meses (hasta 3.147 millones de euros). A su vez, esto conlleva una mejora del ratio de eficiencia, que cae 118 puntos básicos en el mismo periodo, hasta el 48,1%.
  3. Gestión de riesgos. Las métricas de calidad crediticia de BBVA se mantuvieron estables respecto al trimestre anterior. En concreto, la tasa de mora se mantiene, según los datos de marzo de 2019, en el mismo nivel de diciembre de 2018 (concretamente, en el 3,9%). Además, mejora desde el 4,4% que marcaba en el primer trimestre del pasado año. Por su parte, la tasa de cobertura mejora hasta un 74%, desde el 73% de tres meses antes.
  4. Solvencia. BBVA mantiene una sólida posición de capital, por encima de los requerimientos regulatorios. El ratio CET 1 ‘fully-loaded’ –el ratio de referencia para medir la solvencia de una entidad– se situó en el 11,35% a cierre del primer trimestre de 2019. Este indicador se acerca al objetivo de situarse entre el 11,5% y el 12% a finales de 2019, que se ha marcado la entidad.
  5. Rentabilidad. Tradicionalmente, para determinar la rentabilidad de un banco, se toma en cuenta el beneficio obtenido en relación con los fondos propios. Este ratio se denomina ROE (siglas en inglés de ‘return on equity’). BBVA continúa a la cabeza en términos de rentabilidad, en comparación con el grupo de entidades comparables (o ‘peer group’). De esta forma, el ROE de BBVA se situó en el 9,9% a cierre de marzo de 2019.
  6. Creación de valor para el accionista. El valor contable tangible por acción —o lo que es lo mismo, el indicador que representa el valor contable de una empresa por cada título en poder del accionista— más dividendos desde diciembre del año pasado sumaron 6,20 euros por acción, un 11% más interanual.

Otras historias interesantes