Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Inversión extranjera 09 jul 2018

Sigue en declive la inversión extranjera directa en América Latina. ¿Cómo se explica?

Los inversionistas no están mirando hacia América Latina como en otras épocas. Esto es lo que parecen indicar las cifras que ha entregado recientemente la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), que revelan una caída de 3,6% en la inversión extrajera directa en la región durante 2017, completando tres años consecutivos de declive.

En su informe La Inversión Extranjera Directa en América Latina y el Caribe 2018, la Cepal da varias razones que pueden estar afectando la llegada de recursos a la región. En primer lugar, señala que se han confirmado anuncios de posibles restricciones comerciales y presiones para relocalizar la producción en los países desarrollados, lo que no está favoreciendo las inversiones transnacionales.

De igual forma, las operaciones de China en el exterior se han reducido en términos cuantitativos, dadas las restricciones impuestas por las autoridades de ese país a las inversiones en el sector inmobiliario, hoteles, cine, entretenimiento y deportes y a la creación de fondos de inversión sin objetivos de negocios concretos. Cabe recordar que la potencia oriental es una de las economías que más han crecido en inversión extranjera directa (IED) en América Latina en la última década.

Materias primas, un factor esencial

Pero hay un factor que viene pesando mucho en esta caída de la IED en América Latina y tiene que ver con las materias primas. Si bien los precios de estos bienes básicos se han recuperado, esto no se traduce en un auge de la inversión en los sectores de recursos naturales debido a tres situaciones concretas: el exceso de capacidad alcanzado en el ciclo anterior, el largo período de maduración de las inversiones y la tendencia mundial hacia un uso más eficiente de los recursos productivos y energéticos.

En efecto, el precio de las principales materias primas de exportación en la región han mostrado un mejor comportamiento y, de acuerdo con los pronósticos de BBVA Research en su informe Situación Latinoamérica Primer Trimestre 2018, el crecimiento global seguirá apoyando el aumento del precio del petróleo, que convergerá hacia los 60 dólares por barril en el mediano plazo. En el caso del cobre, estima que el precio se estabilice a 2,90 dólares la libra a finales de este año y entre 2,80 y 2,85 en 2019. Y en lo que corresponde a la soja se espera que el precio siga aumentando por los efectos de la sequía en zonas productoras de América del Sur.

El ingreso de inversiones en América Latina alcanzó un monto de 161.673 millones de dólares en 2017, una caída de 3,6% anual

El efecto de los cambios tecnológicos

De acuerdo con la Cepal, hay otro factor que puede estar afectando los flujos de IED hacía la región y que tiene que ver con los grandes cambios tecnológicos, en particular con los asociados a la transformación digital de los sistemas productivos y de consumo.

El organismo multilateral explica que “la expansión de China y el interés de las economías centrales por proteger la inversión en sectores considerados estratégicos está fuertemente relacionada con el avance tecnológico. La expansión de las tecnologías digitales está acelerando la transformación de las industrias y de los modelos de consumo, lo que ha incentivado fusiones y adquisiciones en la búsqueda de adquirir capacidades para posicionarse en un mercado en constante y rápida transformación, donde además, los fundamentos económicos se ven desafiados ante nuevas formas de internacionalización y de expansión de los negocios”.

Por otro lado, la Cepal considera posible que la digitalización de la economía haya reducido la necesidad de transferir capital a otros países, ya que, en su opinión, las empresas digitales pueden crecer en todo el mundo sin necesidad de tener grandes activos en el extranjero. Al respecto agrega que “a medida que aumente el peso de las firmas digitales en la economía, el crecimiento de los flujos de IED para acceder a mercados será menor”.

La IED cayó en las mayores economías

En 2017, la entrada de IED creció en la mayoría de las economías de América Latina, pero disminuyó en las más grandes como México y Brasil y también cayó en Chile y Perú. Los países más pequeñas de la región recibieron mayores flujos de capitales, pero su magnitud no logró compensar la caída de los flujos hacia las economías más representativas.

El ingreso de inversiones en América Latina alcanzó un monto de 161.673 millones de dólares,  equivalente al 3,1% del PIB de la región. Dicho monto implica una caída de 3,6% frente a lo registrado en 2016, y un 20% por debajo de lo recibido en 2011.

Inversión extranjera directa recibida en América Latina, 2016 y 2017       (En millones de dólares)

Inversión Extranjera Directa en América Latina en 2017, según la Cepal

Fuente: Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), sobre la base de cifras y estimaciones oficiales al 6 de junio de 2018. Nota: En el subtotal del Caribe de 2017 se excluyen Antigua y Barbuda, Dominica, Granada, Saint Kitts y Nevis, San Vicente y las Granadinas y Santa Lucía.

Otras historias interesantes