Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Las ciudades que se cuentan por minutos: así es el cronourbanismo

cronourbanismo-ciudades-sostenibilidad-BBVA

Tardar menos de 15 minutos en llegar a la tienda o el colegio a pie, en bicicleta o transporte público y menos de 1 minuto para ir al parque o jardín infantil. El cronourbanismo empieza a ser una realidad. Mejorar la salud de los ciudadanos, reducir emisiones y reactivar la economía son algunas de sus ventajas.

Numerosas ciudades de todo el mundo son un hervidero de vehículos y personas que se desplazan de un lado a otro para cumplir con sus obligaciones. Las distancias son tan largas que las horas del día se van en los desplazamientos, y la prisa es un elemento común entre los desconocidos que se cruzan por las calles. El día a día está marcado por la urgencia, la rapidez y la velocidad.

Sin embargo, un nuevo modelo de ciudad quiere hacer frente a esta realidad y propiciar un estilo de vida más calmado y cómodo, en el que se devuelve el tiempo al ciudadano. Un modelo en el que todo lo necesario está a una distancia accesible a pie, en bicicleta o en transporte público. La idea ha dado pie a un nuevo concepto: el cronourbanismo.

Una nueva narrativa urbana

El cronourbanismo se basa en descentralizar las ciudades para conseguir que los ciudadanos tengan cerca todos los servicios que necesitan en su día a día. Es decir, opciones donde vivir, trabajar, estudiar, comprar, ir al médico y disfrutar de la naturaleza, el ocio y la cultura.

cronourbanismo-ciudades-sostenibilidad-BBVA-bibicleta

Así, el cronourbanismo acaba con la idea de ciudades segmentadas entre barrios residenciales, zonas de oficinas, centros comerciales y espacios de ocio. Estas pasan a agruparse en pequeños núcleos que se parecen más a los pueblos que a los centros de las grandes urbes, y que favorecen el aprovechamiento de los espacios.

Estas son algunas de las ventajas que presenta esta nueva tendencia:

  • Mejora la habitabilidad y genera sentido de comunidad.
  • Mejora la salud de los ciudadanos al reducir el sedentarismo, los niveles de ruido y la contaminación.
    Reduce las emisiones de gases de efecto invernadero y otras partículas contaminantes al limitar el uso de los vehículos a motor.
  • Reactiva la economía y beneficia al pequeño negocio: de acuerdo con un estudio de Transport for London, las posibilidades de que las personas consuman y hagan compras aumentan hasta un 40% cuando caminan o van en bicicleta, con relación a cuando se mueven en coche.
  • Ayuda a democratizar el acceso a la vivienda, ya que evita la gentrificación y el desplazamiento de antiguos residentes a otras zonas más alejadas de los centros.

La ciudad de los 15 minutos

El término cronourbanismo fue acuñado por Carlos Moreno, científico y profesor de la Universidad de la Sorbona de París, y popularizado por Anne Hidalgo, la alcaldesa de la misma ciudad. Fue precisamente en París donde las teorías sobre el cronourbanismo se hicieron realidad gracias a la propuesta de la Ciudad de los 15 minutos.

cronourbanismo-ciudades-sostenibles-sostenibilidad-BBVA

Como su propio nombre indica, este proyecto busca que cualquier vecino de París tarde un máximo de 15 minutos en alcanzar cualquier servicio necesario para tener una buena calidad de vida urbana. Su objetivo es que espacios culturales, tiendas de ropa, supermercados o colegios, por ejemplo, deben estar accesibles a un máximo de un cuarto de hora a pie, en bicicleta o en transporte público.

Este concepto ha trascendido y ha cogido fuerza más allá de la capital francesa. En Suecia, por ejemplo, se ha planteado el concepto de Ciudad de un minuto con el proyecto Street Moves. En este caso, se busca robar espacio a los coches para dárselo a los peatones, y que las comunidades locales participen en las tomas de decisiones que afectan a sus calles. Suecia quiere fomentar la interacción entre vecinos y garantizar que todos tengan cerca (a menos de un minuto) lugares en donde disfrutar al aire libre, como jardines urbanos o parques infantiles.

Las supermanzanas de Barcelona, las calles peatonales de Pontevedra o la transformación de Medellín son también ejemplos que en los últimos años han dado la vuelta al mundo. Se presentan como opciones para hacer las ciudades más humanas y fomentar la transición verde necesaria para frenar el cambio climático.

'Podcast': Diseño de ciudades como reflejo de la sociedad

00:00 43:46

Otras historias interesantes