Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Planeta> Cambio climático 20 may 2022

Otra consecuencia del cambio climático: puede dejarnos sin cactus

BBVA-cactus-cambio-climatico

Según los expertos, el cambio climático está poniendo en riesgo la supervivencia de los cactus, que creíamos indestructibles. La mayoría se adapta a condiciones extremas, pero van en aumento las especies amenazadas.

Cruzando las aguas turbulentas del Atlántico, más allá de la desembocadura infinita del río más caudaloso del mundo y atravesando la inmensa planicie vegetal de la selva amazónica, se levantan los Andes. Es la cadena montañosa más grande del mundo y la columna vertebral de Sudamérica. A un lado, el vergel de la Amazonía. Al otro, antes de tocar las frías aguas del Pacífico, uno de los lugares más áridos del planeta Tierra.

El Atacama, en Chile, es uno de los desiertos no polares más secos del mundo. Y es, también, el lugar con mayor radiación solar de todo el globo. El llamado efecto Föhn, que se genera en las laderas orientales de los Andes, impide que lleguen lluvias desde el este. Y, por el oeste, la corriente fría de Humboldt evita que se formen grandes nubes en la costa del Pacífico. Como resultado, hay zonas en el Atacama que solo registran alguna precipitación considerable (de más de 1 milímetro) una vez cada 40 años.

Las condiciones son durísimas. Pero la vida también se ha hecho hueco en este desierto chileno. Ha logrado adaptarse a un entorno precario en humedad y abundante en calor. Uno de los mejores ejemplos es el de las copiapoas. Una de las especies de este género de cactus, la Copiapoa cinerea, prospera en el Atacama. Se orienta para minimizar el impacto de la radiación solar y su epidermis (la capa más externa) está preparada para absorber el agua necesaria de la niebla. Cuando está seca, refleja la luz solar. Parece que podría sobrevivir en cualquier sitio. Con sus duras espinas y su capacidad de aguantar la sed. Pero, en realidad, solo está adaptada a vivir en el Atacama, bajo las condiciones que le marcan las frías aguas pacíficas a la sombra de los Andes.

'Podcast': El calentamiento global, uno de los mayores desafíos de la humanidad

00:00 05:19

 Los cactus frente al cambio climático

Las cactáceas son una familia de plantas originaria de América. Solo hay una especie conocida en el Viejo Mundo: Rhipsalis baccifera, extendida por buena parte de África. Hoy, además, son habituales como plantas ornamentales en los jardines y los balcones de medio mundo. En total, hay cerca de 2.000 especies de cactus conocidas en todo el planeta. Muchas de ellas están adaptadas a climas áridos, aunque también se encuentran en los bosques lluviosos o en los climas fríos del altiplano.

Un nuevo estudio recién publicado en Nature también sitúa a los cactus como una de las familias de organismos en mayor riesgo del medioambiente. La causa principal: el cambio climático. Incluso en escenarios de calentamiento global moderados, el 60 % de todas las especies de cactus del mundo podría estar seriamente amenazado a mediados de siglo. Pero ¿cómo un ser vivo adaptado al lugar más árido del planeta puede sufrir tanto la subida de las temperaturas?

La biodiversidad en la Tierra existe porque las condiciones climáticas en el planeta lo son. Los saguaros, con 10 metros de altura y edades que superan los 150 años, han conquistado el desierto de Sonora entre México y Estados Unidos y se han convertido en icono del paisaje norteamericano. Mientras, el cactus flor de luna ha aprendido a vivir sobre los troncos de los árboles del bosque inundado del Amazonas. Lo suficientemente lejos del agua como para no mojarse demasiado, pero lo suficientemente cerca como para usar las inundaciones para dispersar sus semillas.

También hay cactus que solo viven a 400 metros del nivel del mar en el noroeste de Brasil. Y otros que solo crecen en la Serra Negra de Minas Gerais, a 1.200 metros de altitud. La lista de ejemplos podría seguir hasta el infinito. La mayoría de cactus, como otras muchas especies de plantas y animales, están adaptados a condiciones climáticas muy precisas. Si estas cambian, su capacidad de respuesta es reducida. No es que puedan sacar las raíces del suelo y caminar hacia un lugar más agradable.

Según el estudio, dirigido desde la Universidad de Arizona, la mayoría de las especies de cactus sufrirá una reducción considerable de su hábitat hacia mediados de siglo. Las zonas donde más aumentará el número de especies amenazadas coinciden con aquellas con mayor diversidad, como Florida, el centro de México y Brasil. El cambio climático también pone en riesgo a una de esas familias de seres vivos que creíamos casi indestructibles.