La firma, que acaba de lanzar sus servicios en Estados Unidos y España, ofrece una cuenta bancaria para expatriados o personas que viven o trabajan en más de un país. El servicio, que opera a través de APIs, es uno de los primeros ejemplos tangibles del ‘open banking’ y el despliegue de la PSD2.

Cuando se trata de mover dinero, la velocidad es siempre un factor esencial. Uno de los obstáculos más evidentes para la transferencia de dinero son las fronteras nacionales. Cada vez que una transacción debe entrar o salir de un país, se encuentra con una serie de puntos de fricción que ralentizan el proceso. Algunos de ellos son el cambio de divisas o las normas de liquidación de la operación.

Con el apoyo de BBVA, la ‘startup’ estadounidense Denizen ha lanzado esta semana su solución con el objetivo de simplificar y reducir el coste de las operaciones bancarias internacionales, en un principio disponible entre España y Estados Unidos.

Denizen elimina los costes de las transferencias internacionales e intercambio de divisas”

La empresa, nacida en el área de New Digital Business de BBVA en San Francisco, ofrece una cuenta global ‘sin fronteras’ orientada a expatriados, personas que viven en un país y trabajan en otro, para que puedan recibir el dinero y usarlo en su lugar de residencia de forma inmediata. De esta manera se evitan las comisiones asociadas a las transferencias internacionales y el intercambio de divisa. Al eliminar el obstáculo de las fronteras, en la práctica, Denizen hace la banca internacional más simple, fácil y accesible para todos.

Este es el primero de una serie de productos que Denizen planea lanzar al mercado diseñados para eliminar los costes, la incertidumbre y las incomodidades que conlleva la banca internacional para este segmento de la población. Según datos de PEW Research, se estima que hay en torno a 244 millones de trabajadores inmigrantes en todo el mundo y, a finales de 2017, había unos 58,6 millones de expatriados globalmente, según el informe Global Expatriates: Size, Segmentation, and Forecast for the Worldwide Market.

Denizen ofrece a estos usuarios una cuenta sin comisiones de intercambio de divisas; una tarjeta de débito gratuita para sacar en cualquier cajero sin comisiones; además de una ‘app’ para la gestión diaria del dinero.

Un ejemplo de ‘open banking’

Pero la ambición de Denizen no se queda aquí. Más allá de los productos dirigidos al usuario final, el equipo de la ‘startup’ también está trabajando en ofrecer sus servicios como una solución de marca blanca.

Denizen es uno de los primeros jugadores que ha entrado en el terreno de la PSD2 con el lanzamiento de productos enmarcados directamente en el ‘open banking’. Su tecnología opera a través de las APIs de banca, lo que abre la posibilidad de ofrecer sus servicios en distintos países, incluidos en los que BBVA no tiene presencia actualmente.

Denizen se dirige a cualquier persona que necesite gestionar su dinero de forma internacional

Como marca blanca, la plataforma podría servir a las grandes empresas cuyos empleados operan desde distintos países para ofrecer su propia cuenta bancaria corporativa. En estos casos, los trabajadores podrían mantener sus recibos y pagos regulares en un país, y abrir nuevos en otros, así como gestionar las transferencias y pagos entre países desde una sola plataforma.

“Las fronteras nacionales actúan como barreras para la libre circulación de dinero, lo cual frena a los individuos y limita el potencial del comercio global”, explica Joaquín Ayuso, CEO de la ‘startup’. “Denizen busca simplificar la banca para los ciudadanos globales. Al ofrecer la primera cuenta realmente global, podemos facilitar el acceso al sistema financiero a cualquier persona, desde cualquier lugar, para que después puedan llevarse consigo su cuenta si se trasladan por trabajo”, añade el CEO.

Cofundada por Ayuso, uno de los cofundadores y CTO de Tuenti, la plataforma está ya disponible para usuarios en España y Estados Unidos.

Igual te interesa…

solarisbank-cabecera-BBVA

Ian Ormerod, responsable global de New Digital Businesses de BBVA, explica: “Como alguien que ha vivido y trabajado en distintos países en el mundo, sé de primera mano lo difícil que es gestionar el dinero a través de las fronteras. Denizen soluciona este gran  problema para más de 50 millones de expatriados y 250 millones de migrantes en el mundo”.

Dirigido inicialmente al segmento de expatriados, el objetivo de Denizen es convertirse en una solución para cualquier persona que necesite gestionar su dinero de forma internacional, incluyendo refugiados, inmigrantes o viajeros frecuentes.

A lo largo de 2018 la plataforma extenderá sus servicios en más países. En la segunda mitad del año llegará a una decena de países en Europa, entre ellos Reino Unido. Denizen también seguirá ampliando su oferta de servicios para incluir nuevas soluciones bancarias y de crédito.

Comunicación corporativa