Supply Chain Finance: Optimiza el capital circulante de tu empresa

Supply Chain Finance (en adelante SCF) es un término muy amplio que comprende un variado abanico de soluciones financieras (finance) que dan soporte a los diferentes socios comerciales que intervienen a lo largo de una cadena productiva (supply chain), desde el momento en que se emite una orden de compra hasta que se produce el pago de su respectiva factura.

Un beneficio común a todas las soluciones de SCF es que cada una de ellas permite, de distintas maneras, que las empresas optimicen su posición de capital circulante, lo cual significa mejorar su rentabilidad, y al fin y al cabo, impulsar su beneficio.

Las soluciones de SCF permiten mejorar la rentabilidad e impulsar el beneficio de las empresas

En este artículo nos centraremos en describir la solución de SCF que por sus múltiples ventajas están adoptando de manera acelarada cada vez más y más empresas: el reverse factoring, también conocido como confirming o approved payables finance.

¿Qué es el reverse factoring?

Supongamos que una empresa ha comprado a crédito un producto o servicio que se le ha servido de forma satisfactoria, ha recibido de su proveedor la factura correspondiente y está de acuerdo con los términos que figuran en dicha factura.

Igual te interesa…

mundo globalizacion mapa RECURSO

En esta situación, esta empresa ordena a su banco, realizar el pago de esta factura tal y como negoció con su suministrador.

Si esto ocurre dentro de una solución de reverse factoring, el banco tomará la iniciativa de ofrecer al proveedor la posibilidad de cobrar por anticipado la factura pendiente, a través de la venta sin recurso de sus derechos de cobro al banco. Si el proveedor no desea el cobro anticipado, el banco pagará al proveedor la factura a vencimiento.

Las ventajas son claras, tanto para el comprador como para sus proveedores:

– Al comprador le permite negociar de pago plazos más amplios con sus proveedores, optimizando de esta forma su capital circulante. También resulta muy relevante el impacto de este tipo de esquema en el fortalecimiento de la capacidad financiera de sus proveedores, lo cuál redundará en una cadena de suministro más robusto que soporte las operaciones del comprador.

– Los proveedores, por su parte, optimizan también su circulante al cobrar antes, obtienen acceso a una nueva línea de financiación a un coste normalmente muy inferior, ya que tiene en cuenta la solvencia del comprador sin consumir sus propias líneas de crédito, y eliminan completamente el riesgo de impago al tratarse de un descuento sin recurso.

¿Hacia dónde va a evolucionar este negocio?

Según un estudio de la consultora McKinsey presentado en la edición de 2015 del foro SIBOS, se espera que los ingresos generados por soluciones de reverse factoring crezcan a un ritmo de aproximadamente un 20% anual globalmente. En dicho estudio se estima que el mercado potencial del reverse factoring podría suponer 800.000 millones de dólares de ingresos no capturados a día de hoy solamente considerando las soluciones ofrecidas a empresas compradoras catalogadas como investment grade.

El potencial del reverse factoring supone 800.000 millones de dólares de ingresos no capturados

Por este motivo, y teniendo en cuenta los atractivos márgenes que ofrece en el entorno actual de tipos de interés, muchas entidades financieras globales ponen el foco en el reverse factoring como un negocio estratégico.

Igual te interesa…

fintech mundo internet recurso

La oferta de reverse factoring de BBVA

Además de una gran experiencia en este tipo de soluciones, dado que BBVA fue pionero en el despliegue de las mismas en España hace dos decadas, el Grupo BBVA cuenta con las capacidades para proporcionar a sus clientes soluciones de reverse factoring globales así como locales alineadas con sus necesidades.

En concreto, la solución de reverse factoring global presenta algunos rasgos claramente diferenciadores, que permiten acompañar a los clientes sin restricciones, por ejemplo, en términos de número, localización o tamaño de sus proveedores o divisas en los que los pagos estén denominados.

Comunicación corporativa