Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Banca responsable 24 oct 2017

Tecnología e innovación protagonizan la formación de BBVA Momentum

Los participantes de BBVA Momentum 2017 han vuelto a las aulas con una agenda repleta de actividades y talleres protagonizados por la tecnología y las técnicas más rompedoras. Campus BBVA, el Matadero de Madrid y el Centro de Innovación BBVA han sido los escenarios elegidos para repartir las sesiones de formación que han tenido lugar los días 19 y 20 de octubre.

La innovación y la tecnología son importantes para cualquier compañía, pero su impacto para una empresa social es especialmente significativo. La forma en la que estas organizaciones incorporan los últimos avances puede marcar la diferencia entre un proyecto modesto y una empresa con verdadero potencial. Por este motivo, la formación presencial ha arrancado en el Centro de Innovación BBVA de Madrid con dos talleres en los que los emprendedores han podido trabajar en equipo, aplicando herramientas innovadoras, al caso real de una de sus empresas sociales. Entre esas herramientas se encuentran las que se enfocan en el diseño centrado en el usuario, como los mapas de empatía o las metodologías alternativas de ‘brainstorming’ y las que sirven para prototipar una página web o una aplicación móvil, sin necesidad de saber programar.

Esta primera jornada de formación ha finalizado en el Matadero de Madrid, donde todos los emprendedores han participado en el Open Innovation Summit, un encuentro donde ‘startups’, emprendedores y expertos en innovación, se han reunido dispuestos a revolucionar los servicios financieros. El día ha finalizado con una sesión de Data Beers, donde se han discutido distintos aspectos del auge del ‘big data’ y cómo usarlo en la práctica del día a día.

formacion_emprendimiento_social_bbvamomentum

Los emprendedores de BBVA Momentum 2017 han aprendido, en el Centro de Innovación BBVA, a utilizar herramientas innovadoras para su empresa.

Las decisiones como motor para avanzar

El éxito de un emprendimiento depende de la calidad de las decisiones que se tomen en unos tiempos cambiantes donde los modelos de gestión deben adaptarse para sobrevivir. El pensamiento sistémico es el que ayuda a comprender mejor las dificultades del presente para avanzar hacia el futuro y vislumbrar las interconexiones que unen a las partes. Por eso, las mejores herramientas para abordar estos nuevos retos son el autoconocimiento y la autogestión, junto al análisis y la experiencia.

El equipo de BBVA Momentum y de Corporate Learning Aliance, entidad encargada de la formación del programa, es consciente de estas nuevas necesidades y ha puesto en marcha un taller que permita a los emprendedores avanzar en los problemas que se les han presentado, con técnicas que les ayuden a tomar decisiones con más consciencia. Algunas de esas técnicas han sido:

Intervisión: es un método que sirve para aprender de los demás a través del debate sobre cuestiones y retos de la vida profesional cotidiana. La sesión consiste en que un emprendedor expone un problema real y el resto, mediante técnicas de pregunta, escucha y reflexión, le ayudan a tomar consciencia y encontrar los recursos necesarios para avanzar.

Management Constellations: las constelaciones sistémicas se pueden aplicar a la dirección, la gestión y el desarrollo en empresas con muchas ventajas. Gracias a este sistema, es posible identificar los fallos en un mapa mental, evaluar estrategias alternativas para buscar una solución o acceder a información que, de otra forma, apenas saldría a la luz.

Otros métodos que se han utilizado en estos talleres y que resultan útiles para tomar decisiones han sido, entre otros, el Tetralema, que ayuda a escoger entre una opción A o B, el Triángulo de Recursos para decidir en cuál hay que poner el foco para avanzar o el Modelo Mariposa, que sirve para escoger lo que necesita un proyecto en cada fase. Tras estos talleres, los emprendedores se han reunido, durante toda la tarde, con su mentor para trabajar juntos en el plan de crecimiento.

El objetivo de estos dos días tan intensos ha sido que los emprendedores vuelvan a su día a día con nuevas ideas y soluciones que les ayuden a escalar su proyecto. Pero, sobre todo, que puedan abordar los retos con una mirada completamente renovada, aplicando nuevas técnicas que les ayuden a ver las cosas de otra manera. De esta forma, podrán crecer y generar un impacto positivo, cada vez mayor, en las personas.

Otras historias interesantes