Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Actualidad 27 sep 2016

Termina el conflicto más antiguo de América Latina con la firma de la paz entre el gobierno de Colombia y las Farc

Tras cuatro años de diálogo y dos de negociaciones secretas, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el máximo líder de las Farc, Rodrigo Londoño, alias ‘Timochenko’, sellaron con su firma el acuerdo de paz que pone fin a 52 años de conflicto armado; una guerra que dejó más de 220.000 muertos y cerca de ocho millones de víctimas.

Después de un minuto de silencio por las víctimas y del canto de un grupo de mujeres del municipio de Bojayá que fueron víctimas de una de las masacres más terribles por parte de las Farc, y ante la presencia de 15 jefes de estado, del secretario de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y del rey Juan Carlos de España, entre otras personalidades internacionales, el gobierno colombiano y la guerrilla de las Farc escribieron un nuevo capítulo en la historia del país: el fin del conflicto más antiguo de América Latina.

Un ejemplo para el mundo

Como secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon felicitó a todos los que hicieron posible la firma de este acuerdo y dijo que “hoy los colombianos dicen adiós a décadas de llamas y están enviando una luz de esperanza que ilumina a todo el mundo”. Agregó que ya no habrá espacios para una política basada en la violencia y dijo que espera que los colombianos puedan unirse y hacer de esto un proyecto nacional.

“Hoy los colombianos dicen adiós a décadas de llamas y están enviando una luz de esperanza que ilumina a todo el mundo

Ban Ki-moon, señaló que con la firma de este acuerdo se oficializa el mandato de verificación por parte de las Naciones Unidas al desarme de la guerrilla con 200 observadores y manifestó que el organismo continuará ofreciendo todo su apoyo para resolver los problemas de derechos humanos que aún persisten. Añadió que desde ya se está estudiando el proceso de paz logrado en Colombia para su aplicación en otros conflictos en el mundo.

Apretón de manos del Presidente Santos y Rodrigo Londoño, jefe de las Farc, tras la firma del histórico Acuerdo Final de Paz en Cartagena - Foto: Juan Pablo Bello - SIG

Bienvenida a la democracia

Ante los 2.500 invitados que se reunieron para este evento en Cartagena, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, le dio la bienvenida a la democracia a los miembros de las FARC y les dijo que cambiar las balas por los votos y las armas por las ideas es la decisión más valiente e inteligente que pudieron tomar.

El primer mandatario de los colombianos agregó que el acuerdo permitirá llevar más desarrollo y bienestar a los campesinos que fueron los que más sufrieron el conflicto, ayudará a fortalecer la democracia, hará más efectiva la lucha contra el narcotráfico y tendrá dividendos muy positivos en la protección del medio ambiente y los recursos naturales.

“Con su voto, cada colombiano tendrá un poder inmenso: el poder de salvar vidas…

El presidente Santos invitó a los colombianos a apoyar con su voto el proceso de paz en el plebiscito que se realizará el próximo 2 de octubre. “Con su voto, cada colombiano tendrá un poder inmenso: el poder de salvar vidas; el poder de dejarles a sus hijos un país más tranquilo donde crezcan sin miedo; el poder de ayudar a los campesinos despojados a que regresen al campo; el poder de atraer más inversión al país, y por consiguiente, más empleo”.

Perdón a las víctimas

El máximo jefe de las Farc, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, fue el que dio el anuncio más esperado por los colombianos: el perdón público a las víctimas de este conflicto armado. “Ofrezco sinceramente perdón a todas las víctimas del conflicto por todo el dolor que hayamos podido causar en esta guerra”, manifestó, generando aplausos y ovación entre los asistentes al evento.

“Ofrezco sinceramente perdón a todas las víctimas del conflicto por todo el dolor que hayamos podido causar en esta guerra

Que nadie dude que vamos hacia la política sin armas”, enfatizó el líder guerrillero al tiempo que aseguró que las Farc van a cumplir y que esperan que el gobierno les cumpla. Timochenko aprovechó el escenario para manifestar su anhelo de que también se logre una paz negociada para Siria, así como en el conflicto entre Palestina e Israel.

Lo que falta es que los colombianos refrenden este acuerdo de paz en el plebiscito convocado para el próximo domingo 2 de octubre y que el gobierno reciba todo el apoyo nacional e internacional para el posconflicto. Por ahora, la Unión Europea excluyó a la guerrilla de las Farc de la lista de organizaciones terroristas y anunció que apoyará con 600 millones de euros el proceso de implementación de los acuerdos.

Otras historias interesantes