Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Tik-Tok, F3 y otras redes sociales que cautivan a los jóvenes

Las aplicaciones en las que se comparten fotografías y vídeos editados han conquistado a millones de adolescentes en todo el mundo.

Tik-Tok es un imán para los adolescentes. Esta aplicación china de vídeos que no suelen superar los 20 segundos ha sido una de las más descargadas recientemente en países como Estados Unidos, Reino Unido o España y no para de conseguir nuevos adeptos. Los jóvenes usan esta red social para compartir y visualizar grabaciones de todo tipo de temáticas: desde retos de disfraces, tips de maquillaje o bailes a clips de contenido musical o bromas. Todas ellas editadas con filtros, stickers y múltiples efectos. Tik-Tok es solo una de las redes sociales que cautiva a miles de jóvenes en la actualidad.

Casi la totalidad (el 92%) de los adolescentes de entre 14 y 16 años afirma tener un perfil propio en redes sociales, según el estudio ‘Las TIC y su influencia en la socialización adolescente’, presentado por BBVA, Google y Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD). Los usuarios de ‘app’ como Tik-Tok, Instagram, F3 o Snapchat subrayan que las redes sociales traen diferentes beneficios y reconocen que también tienen sus desventajas.

Ocho de cada diez adolescentes de 13 a 17 años explican que les hacen sentir más conectados con lo que está pasando en la vida de sus amigos, según un informe del  Pew Research Center. También les permiten saber más sobre la vida de otros usuarios. F3 es una aplicación de preguntas y respuestas que en los últimos días se ha colado en los primeros puestos de los rankings de la Play Store y de la App Store. Esta ‘app’, que cuenta con un diseño muy similar a las historias de Instagram, permite hacer preguntas a otros usuarios de forma anónima si se desea, seguir a diferentes cuentas y enviar mensajes privados.

“¿Cuál es tu peor defecto?”, “¿en qué videojuego te gustaría estar?” o “¿qué canción describe mejor tu día de hoy?” son algunas de las preguntas que te sugiere responder la aplicación. Además, cuenta con un apartado en el que el usuario puede conocer a gente nueva. Aproximadamente dos tercios de los adolescentes afirman que las redes sociales les ayudan a interactuar con personas de diversos orígenes, encontrar diferentes puntos de vista o mostrar su apoyo a causas o problemas, según el mismo informe, cuyas conclusiones salen de realizar una encuesta a 743 jóvenes de entre 13 y 17 años. De hecho, TikTok ofrece la opción de ver un vídeo tras otro sin escoger ni seguir a nadie y así conocer a nuevos usuarios.

Pese a que en muchas ocasiones los usuarios no conocen en persona a todos sus contactos en estas aplicaciones, el 68% de los adolescentes siente que sus amigos en las redes sociales les apoyarían al atravesar situaciones difíciles, según la encuesta mencionada. Instagram también ofrece la posibilidad de conocer a diferentes personas. Esta aplicación arrasa entre los adolescentes, que suben miles de fotografías y vídeos con diferentes filtros.

En las redes sociales de este tipo hay mucho postureo. De hecho, según el estudio del Pew Research Center es mucho más común que los jóvenes compartan sus logros o su vida familiar que sus problemas personales o creencias políticas. Lo cierto es que los jóvenes prestan mucha atención a lo que muestran de sí mismos. Para algunos adolescentes, compartir su vida en línea puede conllevar una carga social. El 43% de los encuestados se siente presionado por publicar solo contenido en las redes sociales que les hace quedar bien ante los demás y el 37% solo comparte aquello que considera que puede obtener muchos ‘likes’ y comentarios de otros usuarios.

Casi la totalidad (el 92%) de los adolescentes de entre 14 y 16 años afirma tener un perfil propio en redes sociales

Zepeto es un claro ejemplo de ello. Se trata de una red social en la que cada usuario se crea un avatar tridimensional y puede intercambiar mensajes y sacarse fotos con otros usuarios digitales. Grabar y hacer fotos a estos muñecos con sus mejores galas y en escenarios de ensueño se ha convertido en toda una tendencia. Los usuarios publican después estas imágenes en otras redes sociales como Instagram, donde el hashtag #zepeto casi alcanza los dos millones de publicaciones.

A la presión social por siempre tener el mejor look se suma la adicción al ‘smartphone’ y a este tipo de aplicaciones. El 83% de los adolescentes entre 14 y 16 años considera que hace un uso intensivo del móvil y las redes sociales, según el estudio ‘Las TIC y su influencia en la socialización adolescente’, presentado por BBVA, Google y Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD).

Otra de las redes sociales que aún a día de hoy continúa siendo usada por múltiples jóvenes es Snapchat. Esta ‘app’ se caracteriza por el envío de mensajería efímera —el destinatario solo puede consultar las imágenes durante un tiempo determinado elegido por cada usuario—. La red social parece estar perdiendo terreno frente a Instagram, que ya cuenta con más usuarios y cuyas historias son muy similares a lo que se puede hacer en Snapchat.

Tanto esta última aplicación como Tik-Tok, F3, Zepeto o Instagram se han convertido en herramientas indispensables en el día a día de los adolescentes. Por ello, en los últimos años han surgido iniciativas como el proyecto ‘Conectados‘ cuyo objetivo es promover un uso adecuado y responsable de las TIC. Pero la batalla para conseguir que los jóvenes hagan un buen uso de las redes sociales y conozcan sus beneficios y sus riesgos no deben lucharla ellos solos. Tanto las familias como los docentes deben involucrarse en esta lucha.

Otras historias interesantes