Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Sostenibilidad 02 dic 2015

Una ciudad pensada para las personas

BBVA ha aprovechado la oportunidad que le brindaba la construcción de sus nuevas sedes corporativas en diferentes países para impulsar un profundo cambio en las formas de trabajar y acelerar así la transformación digital del grupo financiero en todo el mundo.

La Ciudad BBVA se concibió desde su planteamiento inicial como un entorno para fomentar la colaboración y el intercambio de conocimiento a todos los niveles. Para conseguirlo, su diseño se ha basado en la creación de espacios abiertos que evitan los grupos aislados y favorecen la agilidad en la toma de decisiones: se han eliminado los despachos, incrementado los lugares de reunión y diseñado espacios para mantener reuniones informales.

La tecnología, presente en todo el complejo, permite que los empleados elijan en cada momento el lugar idóneo para trabajar, de forma que el puesto de trabajo deja de ser un espacio físico para convertirse en un conjunto de posibilidades donde elegir.

Además, todas las zonas de restauración del complejo estarán equipadas con wifi, de forma que puedan ser utilizadas como puntos de encuentro y de reunión informal. Existen también pequeñas salas de uso individual, diseñadas para realizar audio y videoconferencias y para proporcionar confidencialidad en los casos en que se requiera.

Fotografía de una zona de reunión informal en la Ciudad BBVA

La Ciudad BBVA se concibió como un entorno para fomentar la colaboración y el intercambio de conocimiento.

La Ciudad BBVA tiene, además, un Business Center para atender a clientes y visitas con salas de reuniones, servicios de catering, restaurante a la carta y apoyo informático.

A lo largo de toda la sede hay elementos arquitectónicos -como las pasarelas entre los edificios, las escaleras interiores y el anillo exterior que rodea la plaza central-, que conectan unas zonas con otras y contribuyen a reforzar la transversalidad.

Mejora de la calidad del aire

La nueva sede cuenta asimismo con un sistema de digitalización e impresión con modernos equipos multifunción. Se trata de un sistema centralizado que permite un entorno de trabajo más limpio y una mejora de la calidad del aire de las oficinas, ya que hay espacios especialmente diseñados para esta función que cuentan con sistemas de ventilación propios. Al mismo tiempo, se mejora la productividad, calidad y rapidez de cada operación y se logra un ahorro de energía y papel.

Se ha puesto en marcha también un gestor documental, con el objetivo de optimizar el espacio disponible y hacer más eficiente la búsqueda de documentos.

Servicios para facilitar la vida de los empleados

BBVA aspira a ofrecer a todos sus empleados el mejor entorno para realizar su trabajo y para ello la nueva sede tiene una amplia oferta de servicios, que van desde la restauración hasta el cuidado de la salud y el apoyo a las familias.

Los empleados disponen de un restaurante principal, una cafetería y un restaurante a la carta con una capacidad total que supera el millar de comensales. Cuenta también con servicio de comida para llevar y una zona para quienes prefieren traer su comida de casa, además de numerosas zonas de vending repartidas por todo el complejo.

En las proximidades de la zona de restauración se ha habilitado un espacio donde se prestan diversos servicios, como gestoría, tintorería, reparación de calzado o arreglos de ropa.

La nueva sede cuenta también con un centro deportivo –dotado de sala de musculación y fitness, salas de clases colectivas y piscinas– y un centro médico enfocado a la fisioterapia y rehabilitación. Estas instalaciones son accesibles para todos los empleados –no solo para los que trabajan en la Ciudad BBVA–, y para sus familias.

Los servicios del complejo se completan con una Escuela Infantil con capacidad para 250 niños de 0 a 3 años, donde además se organizarán actividades para los hijos de los trabajadores de BBVA durante las vacaciones escolares.

Otras historias interesantes