Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cambio climático 08 ene 2016

Veerabhadran Ramanathan, premio Fronteras del Conocimiento en Cambio Climático

El climatólogo indio Veerabhadran Ramanathan ha obtenido el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en Cambio Climático por descubrir que, además del CO2, existen otros gases y contaminantes emitidos por el hombre que tienen un enorme poder para alterar el clima de la Tierra. La reducción de estas emisiones permitiría frenar el calentamiento global de forma mucho más rápida.

El trabajo de Ramanathan  y sus colaboradores ha permitido descubrir que los gases traza –llamados así porque son menos abundantes que el CO2- y el hollín son responsables del 45% del efecto invernadero atribuible a la acción del hombre. Son, además, entre 25 y 4.000 veces más potentes que el CO2. Sin embargo, permanecen en la atmósfera mucho menos tiempo: días, en el caso del hollín, o hasta 15 años en el caso de gases refrigerantes como los HFCs. El CO2 tarda siglos en desaparecer.

Twittear

Actuando ya sobre los gases de vida corta en 2030 se podría reducir a la mitad el calentamiento global previsto para los próximos 35 años.

El climatólogo indio ha estimado que reduciendo las emisiones de metano en un 50%, de hollín en un 90% y dejando de usar del todo los HFCs, en 2030 habremos reducido a la mitad el calentamiento previsto para los próximos 35 años.

Reducir las emisiones de estos contaminantes de vida corta tendrá un impacto inmediato y puede ralentizar enormemente el calentamiento global de aquí a unas décadas. Esto retrasaría los desastres ambientales y nos daría un tiempo que necesitamos desesperadamente para cambiar radicalmente nuestra dieta energética”, afirma Ramanathan .

Según el acta del jurado internacional del Premio Fronteras del Conocimiento, el trabajo de Ramanathan “ha servido de inspiración para proponer y evaluar acciones prácticas para mitigar el cambio climático y mejorar a la vez la calidad del aire y la salud humana, especialmente en las regiones más desfavorecidas del planeta”. Además, las aportaciones de este científico son indispensables para “evaluar las estrategias que se propongan para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París”.

En este vídeo puedes ver la primera entrevista concedida por Ramanathan tras conocer la concesión del premio. Este catedrático del Instituto Scripps de Oceanografía de la Universidad de San Diego explica en ella su trabajo y la crucial labor de asesoramiento en materia de cambio climático que ha realizado ante los grandes líderes religiosos, como el Papa Francisco o el Dalai Lama.

Pionero en el estudio de la influencia de las partículas en suspensión en el cambio climático

En 1975, Ramanathan descubrió que los clorofluorocarbonos (CFCs), un tipo de gases hasta entonces asociados únicamente a la destrucción de la capa de ozono, eran además potentísimos gases de efecto invernadero: una tonelada de CFCs atrapa tanto calor en la atmósfera como 10 toneladas de CO2.

Más adelante se descubrió que otros gases, como el metano y los HFCs –precisamente los refrigerantes que sustituyeron a los CFCs en los frigoríficos porque no dañan al ozono-, también son potentes gases de efecto invernadero. Estos gases, llamados traza, son responsables del 45% del efecto invernadero atribuible a la acción del hombre.

Ramanathan es además pionero en el estudio del papel de las partículas en suspensión en el cambio climático. Gracias a un experimento en el que una flotilla de drones atravesó una nube de contaminación sobre el Pacífico tan extensa como todo Estados Unidos, y de 3 kilómetros de grosor, Ramanathan y sus colaboradores descubrieron que el hollín o carbón negro tiene un gran impacto en el calentamiento global.

Estas partículas, que proceden de motores de automóviles, calefacciones y otros combustibles, constituyen una parte importante de la contaminación de las ciudades europeas y causan la muerte de decenas de miles de personas en países pobres. Este descubrimiento llevó a Ramanathan poner en marcha el Proyecto Surya -que en sánscrito significa sol- y que impulsa la implantación en India de cocinas que no emitan hollín y el uso de energía solar, así como el empleo de teléfonos móviles para recabar datos sobre el clima y efectos en la salud a partir de la introducción de estas medidas.

Ramanathan: “la comunidad global debería poner más énfasis en combatir los gases traza y el carbón negro… Solo limitando las emisiones de CO2 no lograremos el objetivo de París

De hecho, el nuevo premio Fronteras del Conocimiento defiende que tras el “memorable” acuerdo logrado en París, la comunidad global debería poner más énfasis en combatir los gases traza y el carbón negro, porque ofrecen “una gran oportunidad” para lograr un efecto rápido contra el calentamiento.

No se trata, en su opinión, de concentrarse en los gases de vida corta y no actuar sobre el CO2, sino “de activar las dos palancas. Solo limitando las emisiones de CO2 no lograremos el objetivo de París”. En su opinión los gases traza y el hollín representan una “baza muy potente, y ahora es el momento de jugarla”.

Otras historias interesantes