Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Vivienda 11 jun 2018

Viviendas para estudiantes, un mercado en continuo auge

La amplia oferta de universidades, escuelas de negocios o cursos de especialización ha convertido a España en un punto de referencia académico, tanto a nivel nacional como en el extranjero. En muchos de los casos, los estudiantes se mudan desde otra ciudad o desde otro país al lugar donde se encuentra el centro de estudios, lo que conlleva que se produzca una demanda de residencias para el periodo que dura el curso.

Según datos de la consultora JLL, actualmente en España hay 473.254 estudiantes que se encuentran en situación de búsqueda de alojamiento. Las universidades ofrecen la posibilidad de encontrar habitación en sus residencias de estudiantes, pero la demanda actual ha sobrepasado las 93.600 plazas disponibles, dando lugar a que muchos alumnos tengan que buscar alternativas tales como el alquiler de un piso, de una habitación en un piso compartido o recurrir a nuevos formatos como el ‘coliving’.

Las residencias de estudiantes o colegios mayores, a priori, pueden suponer una opción más cómoda, ya sea por su cercanía a la universidad o por las facilidades que puede proporcionar, como el ambiente, el servicio de limpieza, la comida o instalaciones deportivas. Sin embargo, según datos del Ministerio de Interior solo el 2,8% de los estudiantes eligen esta opción debido, principalmente, a su precio, que ronda de media entre 800 y 1.000 euros en ciudades como Madrid y Barcelona, y, en algunos casos, a su política de horarios.

La alternativa de un piso de alquiler

La opción del alquiler de un piso, principalmente en grandes ciudades, puede suponer un desembolso de 1.325 euros/mensuales de media en Madrid o de 1.076 euros/mensuales en Barcelona, según los datos extraídos de pisos.com. La recuperación del sector inmobiliario ha producido un incremento del 3,72% del precio en el último trimestre de 2018 debido a la alta demanda. Además, el factor de proximidad con las universidades o centros de estudios es muy importante, lo que provoca que barrios como Ciudad Universitaria, en Madrid, tenga un rango de precios que oscila entre 850 y 1.500 euros.

El fuerte repunte de los precios ha impulsado la opción de los pisos compartidos. Esta modalidad ha aumentado en la última década y la oferta disponible es cada vez más amplia, con precios más asequibles que los de las residencias o los del alquiler de un piso completo. Según una encuesta realizada por el portal de alojamiento para estudiantes Uniplaces, el 88% de los usuarios quieren pagar un máximo de 400 euros, en los que estén incluidos los gastos de agua, luz y gas, y el 92% de los encuestados prefiere la modalidad de piso compartido. En ciudades como Barcelona o Madrid, el alquiler de una habitación es de 441 euros y 392 euros de media, respectivamente, según fotocasa.

‘Coliving’, una alternativa de la generación ‘millennial’

El formato de ‘coliving‘ se originó en Silicon Valley como alternativa a la gran demanda de los nuevos profesionales que llegaban a la zona y no tenían donde residir. Se trata de espacios que han sido habilitados para que tanto la vida personal como profesional se desarrolle en un mismo lugar. Son comunidades que cuentan con todo tipo de comodidades como internet de alta velocidad, televisores de alta definición, servicios de limpieza, salas de juego, gimnasio o la posibilidad de realización de actividades (yoga, coaching…) que les permiten compartir y unificar tanto su desarrollo personal como profesional, compartiendo espacio con otros trabajadores o estudiantes de sus mismas áreas y ampliando su red de ‘networking’. En España esta nueva tendencia no está muy extendida, pero empresas como UrbanCampus en Madrid o The Hub en Fuerteventura ya dan la opción de acceder a este tipo de espacios.

Otras historias interesantes