Por fin están aquí las vacaciones. Todo listo para disfrutar, pero el estrés acumulado durante todo el año en el trabajo, en muchas ocasiones impide desconectar adecuadamente y hace imposible el relax. Una encuesta realizada por la empresa especialista en recursos humanos ‘Randstad’ indica que un 85% de los españoles llega a desconectar del trabajo durante sus vacaciones de verano, pero todavía queda un 15% que necesita ayuda para olvidarse de las rutinas laborales.

Igual te interesa…

recurso, verano, vacaciones, educación financiera

Por eso, a continuación se exponen cinco consejos clave para conseguir integrarse totalmente en nuestro ocio vacacional, y romper con la rutina mental del trabajo:

1.- Limitar al máximo la comunicación con el centro de trabajo

Es esencial para disfrutar de las vacaciones que no se esté pendiente del móvil, ‘tablet’ o correo electrónico “por si ha pasado algo en el trabajo“. Para ello, hay que dejar cerrado el máximo de tareas que sean susceptibles de necesitar cualquier ayuda, y pactar con compañeros y jefes que sólo se le llame en caso de una urgencia laboral real. Nunca por temas simples que pueden esperar a después de las vacaciones, o que pueden ser resueltos por otros empleados de la empresa. Incluso es muy saludable apagar el móvil durante la mayor parte del día, para no estar pendiente de él.

2.- Planificar actividades

Las vacaciones no deben ser únicamente descanso y buena comida. Conviene planificar actividades que ocupen el tiempo, más allá de estar bajo la sombrilla en la playa. Paseos, senderismo, deportes, lectura, visitas culturales, cine, conciertos, y un largo etcétera deben estar en cualquier agenda vacacional. Solo así se estará más cerca de conseguir una desconexión mental completa de la actividad laboral.

3.- Elegir destinos lejos del lugar del trabajo

Viajar y, a ser posible, lejos, puede convertirse en una excelente terapia para dejar atrás problemas laborales. Dentro o fuera de España, siempre es sano descubrir nuevos lugares y entablar nuevas amistades. Todo ello, contribuirá de forma decisiva a reducir las ansiedades generadas en el trabajo. Es recomendable buscar nuevos destinos para las vacaciones y planificar nuevas actividades.

4.- Cambiar los horarios y las rutinas

Modificar los hábitos durante las vacaciones es un síntoma de salud. No hay que aferrarse a las rutinas y horarios que se tienen durante el periodo laboral, porque inevitablemente pueden conducir a recordar muchos temas del trabajo. Levantarse más tarde, comer a la hora que apetezca, dejarse llevar por los acontecimientos sin estar continuamente pendiente el reloj… son algunos consejos para un verano divertido y reparador.

Igual te interesa…

alminar anida bbva

5.- Dialogar con la familia y los amigos

Cuando se está trabajando, es muy normal que la mayor parte de las conversaciones se tengan a lo largo del día con compañeros de trabajo. Llegan las vacaciones y es el momento de conocer nuevas ideas, dialogando distendidamente y de forma positiva con los amigos cercanos y darle un poco más de tiempo a la familia. En este sentido, es también muy aconsejable utilizar las redes sociales sólo para aspectos lúdicos y relacionados con las personas que tenemos cerca, porque últimamente se están convirtiendo en una prolongación de nuestro trabajo.

Comunicación corporativa