La transición energética es viable técnica y económicamente, es una oportunidad que está ahí, que requiere una respuesta sólida y que hay que aprovechar. Agentes sociales y expertos del ámbito empresarial y financiero coinciden en que para llevar a cabo una transición energética justa, eficiente e inaplazable, es necesaria una acción “valiente” e “inteligencia colectiva”.

Sociedad Civil por el Debate ha reunido, en un encuentro moderado por el periodista Manuel Campo Vidal, a representantes de organismos sociales, empresas y entidades financieras para abordar la hoja de ruta del crecimiento verde en España. Todos ellos han coincidido en que la transición energética requiere acción inmediata.

Igual te interesa…

Fotografía de Ley financiación sostenible, economía baja en carbón, cambio climático, finanzas

La periodista Caty Arévalo, corresponsal medioambiental de EFEverde, integrante del Programa Knight de Periodistas Científicos del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), y premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad en España 2017, ha subrayado que ya llegamos tarde: “Tenemos informes suficientes, ha llegado el momento de exigir un marco estable y consensuado para hacer una transición que es inevitable y que presenta grandes oportunidades para España”.

“La transición energética es viable técnica y económicamente y, además, es deseable, tenemos que darnos cuenta de que es una oportunidad y hay que aprovecharla”, ha manifestado en el debate la responsable de Proyectos Especiales de la Dirección de Políticas Energéticas y Cambio Climático de Iberdrola, Marta Martínez, para subrayar que las tecnologías limpias “están rebajando mucho los costes”, de tal forma que en unos años el coste del vehículo eléctrico se igualará al de combustión interna.

Teresa Ribera, directora del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales (IDDRI) de París, apeló a la necesidad de “un debate social y una presión social participados”, reclamando “políticos valientes” que “no se queden atrapados en contextos con poco recorrido” una “respuesta sólida y temprana” del Gobierno porque “no hay tiempo que perder”. La ex secretaria de Estado para el Cambio Climático considera que “nunca en los tiempos recientes hemos contado con una oportunidad tan extraordinaria como la que tenemos ahora”, de tal forma que “la industria, la empresa, sale de forma decidida a decir ‘necesitamos un contexto diferente para poder pensar en un futuro económico e industrial que sea durable y perdurable en el tiempo’; la demanda social está muy clara y, por primera vez, disponemos de muchas variables que se cruzan con ese componente energético a la hora de poder tener un debate sólido”.

De izquierda a derecha: Julio Lumbreras, director para Norteamérica de la UPM; Caty Arévalo, corresponsal ambiental de EFE; Manuel Campo Vidal, moderador del encuentro; Teresa Ribera, directora IDDRI (París); Marta Martínez, Proyectos Especiales de la Dirección de Políticas Energéticas y Cambio Climático de Iberdrola; y Emilio Martín-More, responsable de Reporting & Responsible Policies de BBVA.

Sociedad Civil por el Debate

El ingeniero Julio Lumbreras, director en Norteamérica de la Universidad Politécnica de Madrid, ha destacado el papel protagonista que debe tener la Universidad en la transición energética como “agente de esta transformación” que representa “un profundo cambio en la mentalidad de las personas, instituciones y asociaciones para desarrollar instrumentos y alianzas “desde la inteligencia colectiva”.

Emilio Martín-More, responsable de Reporting & Responsible Policies de BBVA, ha subrayado la necesidad de una estrategia a largo plazo para resolver un problema que “tenemos aquí ya”, “teniendo claras las reglas de juego y el marco regulatorio nacional y supranacional”.

Igual te interesa…

proposito-2025-bbva

Tras dejar en el aire el interrogante de si un préstamo para hacer la vivienda más eficiente energéticamente debería ser más barato, el conocido como ‘green factor’ que es objeto de debate actualmente en la UE, Martín-More ha explicado la estrategia de cambio climático y desarrollo sostenible de BBVA, su Compromiso 2025, por el que la entidad se ha comprometido a movilizar 100.000 millones de euros en finanzas sostenibles, entendiendo por tales aquellas que “además del tradicional retorno económico, tienen en cuenta un impacto positivo en la sociedad y en el medio ambiente”, y que incluye financiación verde a empresas e instituciones; soluciones para la gestión de residuos, para infraestructuras sostenibles en  salud, educación, en vivienda social, transporte público, bonos sociales, la inclusión financiera para personas vulnerables. “Y todo ello predicando con el ejemplo, poniéndonos como objetivo que el 70% de la energía que se consume en nuestra entidad sea renovable en 2025 y un 100% en 2030” y dibujando unas líneas rojas sobre actividades restringidas o excluidas en aquellos sectores de mayor impacto social y ambiental”. Asimismo, el banco se ha comprometido a involucrar a todos los grupos de interés para impulsar de forma colectiva la contribución del sector financiero al desarrollo sostenible.

Comunicación corporativa