Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Salud financiera 03 sep 2018

Cómo ahorrar cuando sobra poco dinero

Se habla mucho del poder del ahorro para tener una buena salud financiera, sin embargo, ¿qué ocurre cuando casi no sobra a final de mes?

Cuando se tienen pocos ingresos resulta muy difícil ahorrar, sin embargo, existen formas de maximizar los ingresos y minimizar los gastos para no llegar a fin de mes con las cuentas a cero.

Consumir sí, pero de forma responsable 

¿Que se quiere poner la lavadora? Adelante, pero no es necesario despilfarrar energía para calentar el agua, con un programa de 30º o 40º grados es más que suficiente. ¿Que el piloto rojo de la televisión y otros aparatos se queda encendido? No está de más acordarse de apagarlos para evitar los gastos que produce el ‘stand by’ que pueden llegar hasta los 120 euros de ahorro al año. ¿Que se quieren aprovechar las rebajas? Bien, pero siempre haciendo una lista previa de lo que se necesita y no dejándose llevar por las compras impulsivas. El día a día está lleno de oportunidades para ahorrar y aprovecharlas no es difícil. Para ello, no hacen falta grandes sacrificios, simplemente un poco de planificación y algunos pasos previos como hacer una buena planificación mensual.

Sacarle más partido a los ahorros  

Ahorrar siempre es positivo para la salud financiera de las personas y algo vital en los periodos en los que no entran nuevos ingresos. Contar con un buen colchón, que permita afrontar los gastos mensuales con los ahorros disponibles durante el tiempo que haga falta, es un indicativo de libertad financiera. Sin embargo, es bueno sacar rentabilidad del ahorro para no perder poder adquisitivo. Conviene informarse sobre productos como los planes de pensiones, cuentas de ahorro, etc. siempre valorando el nivel de riesgo de cada opción y la disponibilidad del dinero en caso de que se necesitara.

Más deudas, cuidado 

Cuando se llega justo a final de mes, se corre el riesgo de querer solventar la situación recurriendo a otras formas de financiación como el crédito rápido. Es cierto que se trata de una alternativa accesible, pero tienen riesgos como las penalizaciones en caso de incumplimiento en la devolución, intereses elevadísimos, condiciones poco claras o plazos reducidos. Por lo tanto, pueden convertirse en la puerta de entrada a una espiral de deudas que agravará la situación.

Echar mano de algún truco 

‘Behavioral economics’, la ciencia que estudia cómo el comportamiento humano afecta a la economía, ofrece algunas pistas sobre cómo ahorrar sin que uno casi no se dé cuenta. El programa de la BBC, Money Box, se hizo eco de un experimento realizado en India en el que los trabajadores de una empresa recibían su salario en dos sobres, en vez de en uno. Varios de ellos dejaron uno sin abrir y reservaron ese dinero. Realizar algún truco como este, en el que se guarda por adelantado una cantidad de dinero, en un sobre bien cerrado, puede ser una manera efectiva de ir acumulando un pequeño ‘colchón’ que dé tranquilidad y estabilidad ante posibles emergencias financieras.

Algo tan sencillo como ir a la compra con el estómago lleno para evitar comprar de más, comparar precios, aprovechar las ofertas y distinguir entre lo que se necesita y lo que se desea, puede marcar la diferencia a fin de mes, allanar el camino para conseguir las metas de ahorro del futuro y mejorar la salud financiera de las personas. Se trata de acostumbrarse a dar pequeños pasos cada día, con gestos sencillos, aunque se cuente con poco dinero y la cifra reservada para el ahorro parezca ridícula: todo sirve y todo aporta.

Otras historias interesantes