Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ahorro 22 sep 2017

¿Cómo alcanzar los objetivos financieros?

Nada que valga la pena llega o se obtiene sin esfuerzo. Los economistas suelen decir que ‘no hay lonche gratis’. Poner en orden las finanzas ayuda a conseguir objetivos financieros futuros (como comprarse un auto o pagarse esa maestría en el extranjero), pero también tiene beneficios de mucho más corto plazo y nada desdeñables como lograr paz mental.

No se trata de hacer meditación trascendental o yoga (aunque ayudan), sino simplemente de fomentar una disciplina que se convierta en una rutina que permita ahorrar la ansiedad que genera estar pendiente de todas las obligaciones financieras que van desde pagar el teléfono celular y la tarjeta de crédito, hasta el colegio de los niños, así como poder ahorrar. Y todo esto en fechas determinadas. La voluntad, la atención y el tiempo son finitos, así que hay que usarlos bien.

Como con cualquier disciplina, al principio ajustarse toma más esfuerzo y tiempo, pero a medida que se incorporen pequeñas prácticas a la rutina el viaje se hará más fácil y simple. Aquí, algunos consejos simples para ordenar las finanzas y tener más tiempo y más recursos.

Informarse

Lo primero que se tiene que hacer es tomar completa consciencia del estado de las finanzas. Empezar por un presupuesto simple es una buena idea que permitirá saber de cuánto dinero se dispone luego de pagar todas las cuentas. ¿Cuánto es lo que se gasta al mes para vivir? ¿Cuánto se destina al pago de deudas? ¿Cuánto queda al final? ¿Cuánto se puede ahorrar? De no poder hacerlo, lo aconsejable es procurar ajustar algunos gastos que permita dedicar algo para el ahorro. Armar un presupuesto es fácil y se pueden utilizar muchísimas herramientas digitales que van desde una hoja de cálculo de Excel o Google Docs para la computadora hasta ‘apps’ en Google Play y Apple Store para el teléfono. La idea es estar en control.

Ahorrar

En algunos países se recomienda ahorrar el 30% del ingreso lo que, en el Perú, puede considerarse muy difícil de conseguir. Así que en realidad no interesa cuánto se ahorre, lo importante es hacerlo por el esfuerzo y gratificación que esto representará para las personas. Se puede hacer con una cuenta cero mantenimiento. Además de que se irá formando un colchón financiero que permitiría salir de algún apuro -o simplemente satisfacer algún viejo deseo como cambiar el clóset o comprarse una nueva guitarra-, la sensación de logro personal que quedará será muy gratificante. Y de eso también se trata el bienestar, ¿no? De sentirse satisfecho y orgulloso con los logros propios por pequeños que parezcan. Es importante separar un tiempo para supervisar el estado de las finanzas personales cada dos semanas con los elementos que se tocan en los siguientes puntos.

Estados de cuenta

Revisar el estado de las deudas cada seis meses. Tarjetas de crédito, créditos personales, las cuotas del auto, membresías, etc. Los errores existen y los olvidos también y el problema es que pueden ser muy costosos y algunos incluso pasar inadvertidos. Se puede equivocar la persona o la entidad financiera. Además, mantener el récord crediticio limpio facilitará la vida de la persona y la hará un mejor sujeto de crédito pudiendo acceder a mejores condiciones crediticias si así lo decide o lo necesita. Las cuentas claras, siempre.

Todo automático, menos ansiedad

Automatizar todo lo que pueda ser pagado sin que la persona deba intervenir o recordarlo: el pago del celular, de las membresías, del colegio, del alquiler, de todos los servicios de la casa u oficina (mantenimiento, electricidad, agua, internet, cable, etc). Hoy, cuando casi todos los servicios tienen tarifas planas, esto quita un gran peso de encima. Como se mencionó anteriormente, todas las personas son falibles y ello incluye a los sistemas; por eso, es importante revisar los estados de cuenta y las finanzas personales cada 6 meses para tener la seguridad de que todo está en orden.

Adelantar el pago de las deudas

Una deuda impagada es una deuda que crece. El consejo es reunirse con el asesor en el banco para determinar cuál es la mejor estrategia para pagar las deudas. Siempre existe una forma más eficiente. La mayoría de las veces consolidar todas las deudas con una sola entidad financiera es recomendable: se uniformiza la tasa de interés (que suele ser más baja), las cuotas son predecibles, así como el plazo para terminar de pagar. Esto también ayuda a gestionar mejor los ahorros porque siempre se sabe exactamente con cuánto dinero se puede contar.

Otras historias interesantes