Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Banca responsable 26 jun 2018

BBVA profundiza en su estrategia fiscal con los principios de integridad, prudencia y transparencia

El compromiso de BBVA es aportar las mejores soluciones a sus clientes, ofrecer un crecimiento rentable y sostenido a sus accionistas y colaborar en el progreso de las sociedades en las que está presente. Todo ello para conseguir hacer realidad la visión del grupo, que se resume en esta idea: trabajar por un futuro mejor para las personas.

Esta visión es la que guía el comportamiento de BBVA, también en materia tributaria y es la que sirve de inspiración para que sus políticas y valores estén alineados con los principios corporativos de la entidad:

  • Integridad: cuando se refiere a la materia fiscal, la integridad se identifica con la observancia de la norma y el mantenimiento de una relación cooperativa y de buena fe con las distintas Administraciones Tributarias.
  • Prudencia: en el contexto fiscal, BBVA siempre valora previamente las implicaciones derivadas de sus decisiones.
  • Transparencia: respecto al ámbito tributario, BBVA facilita información sobre su actividad, de una forma clara y veraz, a los clientes y al resto de los grupos de interés.

Estos principios corporativos en los que se basa la estrategia fiscal de BBVA deben ser los referentes que conformen la actuación del grupo en materia fiscal, marcada por el cumplimiento de los siguientes principios básicos:

  1. Pagar impuestos en los países en los que tiene actividad.
  2. Realizar actividades económicas que generen valor.
  3. Hacer interpretaciones razonables de las normas tributarias y de las previsiones de los Convenios para evitar la doble imposición.
  4. Establecer una política de precios de transferencia, para todas las operaciones entre partes y entidades vinculadas, que están presididas por los principios de libre concurrencia, creación de valor y asunción de riesgos y beneficios.
  5. Adaptarse al entorno digital y afrontar los desafíos fiscales que plantea.
  6. Promover una relación cooperativa con las distintas Administraciones Tributarias basada en los principios de transparencia, confianza mutua, buena fe y lealtad.
  7. Pagar impuestos como parte importante de la contribución a las economías de las jurisdicciones donde actúa.
  8. Promover una comunicación transparente, clara y responsable de sus principales magnitudes fiscales, informando a los grupos de interés del pago de impuestos.
  9. Tener presente, a la hora de elaborar cualquier producto financiero, sus implicaciones fiscales para los clientes y darles la información relevante para cumplir con sus obligaciones tributarias.
  10. Desarrollar estos principios, a través del Departamento Fiscal, que establecen los mecanismos de control y las normas internas necesarias para que se cumplan la normativa fiscal vigente y los principios.

Durante el ejercicio 2017, BBVA ha profundizado en el modelo de control fiscal que ya estaba implantado y ha continuado publicando de forma voluntaria, como lleva haciendo desde 2011, su información fiscal del año. El informe, Contribución fiscal global ejercicio 2017 proporciona a todas las partes interesadas la oportunidad de comprender la contribución fiscal del grupo, con un enfoque de futuro y un compromiso con la responsabilidad social corporativa, asumiendo una posición de liderazgo en la transparencia fiscal.

En este informe se revela que la contribución fiscal del Grupo BBVA a las finanzas públicas en 2017 ascendió a 9.881 millones de euros: 4.106 millones de euros correspondientes a impuestos propios y 5.775 a impuestos de terceros.

Otras historias interesantes