BBVA Research espera que el crecimiento del PIB en España encadene tres años consecutivos por encima del 3%, de 2015 a 2017, y que la recuperación continúe en 2018, aunque a un menor ritmo y en un entorno donde la incertidumbre ha aumentado. Así lo indica en su último informe Situación España, presentado hoy por Jorge Sicilia, economista jefe del Grupo BBVA y director de BBVA Research, Rafael Doménech, responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research, y Miguel Cardoso, economista jefe de España y Portugal. De cumplirse este escenario, el avance del PIB sería del 3,1 y 2,5% en 2017 y 2018 respectivamente, cifras por ligeramente debajo de lo previsto en julio pasado (3,3 y 2,8%).

Los factores que apoyan las expectativas de crecimiento son la positiva inercia que continúa observándose en los datos más recientes de actividad y empleo, un entorno internacional favorable, que debería mantener el crecimiento de las exportaciones de bienes, y una política monetaria expansiva. En particular, BBVA Research revisa moderadamente al alza el crecimiento de la zona del euro, donde el avance del PIB estaría alrededor del 2% en promedio durante 2017 y 2018. Aun así, el servicio de estudios de BBVA considera que el incremento de la incertidumbre, como consecuencia de las tensiones políticas en Cataluña, y su posible mantenimiento por un periodo prolongado de tiempo suponen un riesgo para la evolución futura de la inversión o de las exportaciones de servicios.

El informe Situación España explica que el crecimiento del PIB durante el segundo trimestre del año fue del 0,9% t/t, por debajo de la previsión de BBVA Research (1,0%). Asimismo, el crecimiento en el tercer trimestre fue del 0,8% t/t, algo más débil de lo consistente con el escenario descrito en julio pasado (0,9%). Este menor avance se explica por la inesperada debilidad de las exportaciones y de la inversión en maquinaria y equipo durante los últimos meses, junto con un avance algo más lento por parte del consumo de las familias.

De cara al cuarto trimestre, las estimaciones de BBVA Research indican que de extenderse la tendencia observada hasta octubre en los datos de actividad, el crecimiento del PIB podría situarse entre el 0,8% y el 1,0%, manteniéndose en niveles consistentes con la tendencia de los últimos años. A pesar de que la incertidumbre vuelve a ser el principal riesgo sobre la actividad económica, el cuarto trimestre ha comenzado con una aceleración de la afiliación a la Seguridad Social. Hacia delante, el comportamiento del segundo y tercer trimestre ligeramente por debajo de previsto y el aumento de la incertidumbre obligan a revisar a la baja las perspectivas de crecimiento para el escenario 2017-2018, de manera que el presente año podría finalizar con un avance del PIB del 3,1%, que podría dar paso a una desaceleración hasta el 2,5% en 2018.

Rafael Doménech, responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research, Jorge Sicilia, economista jefe del Grupo BBVA y director de BBVA Research, y Miguel Cardoso, economista jefe de España y Portugal

Incertidumbre en Cataluña

El aumento de la volatilidad en algunas variables financieras está relacionada con el entorno político en Cataluña. Los indicadores que intentan medir la incertidumbre sobre política económica han alcanzado niveles por encima de los observados en el año 2016. De esta manera, existe el riesgo de que a futuro, esta mayor tensión se traslade negativamente a las decisiones de consumo e inversión de consumidores y empresas. Estimar el impacto en el PIB asociado al actual entorno político en Cataluña es especialmente complicado, ya que esta incertidumbre es de naturaleza distinta a la observada en el pasado. Además, presenta canales de contagio a otras regiones de difícil estimación.

El impacto sobre la economía española dependerá crucialmente de la intensidad en el incremento de la incertidumbre, de su persistencia en el tiempo y del contagio al resto de España. En particular, de acuerdo a estimaciones preliminares, de prolongarse la incertidumbre observada en octubre hasta finales del mes de diciembre, el PIB de 2018 podría ser entre un 0,2% y un 1,1% inferior respecto a lo que se hubiera observado en un escenario sin tensiones. Aunque el rango de posibles impactos es muy amplio, con la información disponible al cierre de esta revista, se espera que en el escenario más probable el impacto sea limitado, y que el crecimiento del PIB se sitúe en el 2,5% en promedio en 2018.

Rafael Doménech explica las previsiones de la economía española

950.000 empleos en el conjunto del bienio

Dado que las expectativas de crecimiento de la actividad para 2017 y 2018 son ahora más conservadoras que hace tres meses, la creación de empleo esperada también lo será. En concreto, BBVA Research prevé que la ocupación podría aumentar en promedio el 2,7% este año, igual que en 2016 y que su variación se modere hasta el 2,3% en 2018. Así, en el escenario más probable se crearán cerca de 950.000 empleos en el conjunto del bienio.

Aunque la recuperación del mercado laboral se prolongará durante el bienio, los niveles precrisis de ocupación y desempleo continúan todavía lejos. A finales de 2018 la ocupación será un 6% menor que la existente a comienzos de 2008, mientras que la tasa de desempleo se situará casi seis puntos por encima.

La inflación podría cerrar por debajo del 2%

La inflación general se ha mantenido relativamente estable en el tercer trimestre al compensarse con los menores precios de los productos energéticos y los alimentos con un aumento de alrededor de una décima de la inflación subyacente (hasta el 1,3%). Según las estimaciones de BBVA Research, el impacto de la reciente apreciación del euro sobre los precios de los productos importados sesga una décima a la baja la previsión para 2017 hasta el 1,5%, y en dos décimas la de  2018 hasta el 1,2%.

Jorge Sicilia explica las previsiones de crecimiento de la economía global

Igual te interesa…

Mario Draghi - Banco Central Europeo

Se cumplirá el objetivo de déficit en 2018

En un escenario sin cambios en la política fiscal, el déficit público se reduciría hasta situarse en el 3,1% del PIB en 2017 y el 2,4% en 2018, en línea con los objetivos de estabilidad. Los objetivos de déficit incluidos en el Plan presupuestario para 2018 resultan alcanzables, a pesar de que no es previsible que se logre el nivel de ingresos públicos estimado. Según las estimaciones del servicio de estudios, de cumplirse el escenario planteado, España saldría del protocolo de déficit excesivo en 2018.

Algunos riesgos externos también persisten

Si bien las perspectivas económicas para el bienio continúan mejorando aunque a un menor ritmo, a nivel internacional también persisten riesgos que podrían limitar el crecimiento. Se mantiene la incertidumbre en torno al comercio global, debido al sentido que pueda tomar la política comercial de EE.UU y la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Comunicación corporativa