Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Análisis y opinión Act. 29 jun 2018

BBVA Research: Economía argentina toma impulso y crecerá 2,8% en 2017

El Puente de la Mujer en Puerto Madero, Ciudad de Buenos Aires, Argentina. BBVA

Los datos oficiales confirmaron que la economía argentina había comenzado a crecer muy tibiamente en el tercer trimestre de 2016 para acelerar a 0,5% t/t en 4T16. En BBVA Research estimamos que la economía continuó expandiéndose a similar ritmo en el primer trimestre de este año y que alcanzará un ritmo promedio algo superior al 1% t/t, acumulando un crecimiento de 2,8% en 2017. Pese a cierta ralentización en las proyecciones de crecimiento de la inversión, la absorción interna seguirá siendo el principal impulsor del PIB este año con una contribución de 3,4%. El consumo privado tendrá una ligera mejora, mientras que la contribución del sector externo seguirá siendo negativa.

Como lo indicamos en nuestro informe Situación Argentina Segundo Trimestre 2017, esperamos que la tasa de inflación (índice oficial de la Ciudad de Buenos Aires) alcance el 22,4% a/a en 2017, un incremento con respecto a nuestra anterior proyección de 20,8%. Aunque representa una desaceleración con relación a la inflación del 41% del año pasado, generada por el shock de tipo de cambio y tarifas, los datos de inflación mensual del primer trimestre no están resultando tan alentadores como se esperaba, por la resistencia a la baja de la inflación subyacente.

El Banco Central reaccionó a los últimos datos de inflación con una suba de la tasa de política monetaria de 150 puntos básicos (pb), en abril;  sin embargo, la meta de inflación de 2017 (12%/17%) sigue resultando distante para el consenso de analistas del mercado. Mientras que las metas fiscales para el 2017, anunciadas el año pasado, se revisaron hacia niveles menos exigentes, las ambiciosas metas de inflación se mantuvieron. En este sentido, es probable que las expectativas de inflación del mercado no se reajusten hacia abajo debido a la impresión de que falta consistencia entre la política monetaria y la fiscal. El Banco Central mantendrá la cautela y el ajuste de la tasa de política monetaria será más lento que lo previsto anteriormente, aún a costo de un mayor déficit cuasifical.

«El acceso a los mercados de deuda contribuyó a financiar el déficit sin grandes conflictos y lo mismo ocurrirá en el curso de este año

Aún con la adopción de una política fiscal gradualista, en 2016 hubo menores avances que lo esperado en el frente fiscal debido a restricciones de carácter político. El déficit fiscal se mantuvo casi constante en términos del PIB ese año a pesar de los ingresos extra por el exitoso sinceramiento fiscal. El acceso a los mercados de deuda contribuyó a financiar el déficit sin grandes conflictos y lo mismo ocurrirá en el curso de este año. Las metas de déficit fiscal, ingresos y gastos para el año 2017 y subsiguientes lucen cumplibles y estimamos que se mantendrá el sendero de sostenibilidad de los ratios de deuda pública en un escenario de mejora de la economía.

El tipo de cambio continuará con tendencia a apreciarse en términos reales, impulsado por la entrada de capitales del sector externo y la política monetaria restrictiva del Banco Central de tasas de interés positivas en términos reales. Esta apreciación es sostenible a corto plazo porque Argentina redujo notablemente el costo de capital y los impuestos a las exportaciones y además, hay liquidez global para financiar el déficit doméstico. El país se mantendrá atractivo para el ingreso de capitales en tanto la actividad económica se siga recuperando y el gobierno cumpla con su objetivo de reducción del déficit fiscal.

Otras historias interesantes