Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Bancos centrales 15 jun 2018

El BCE sorprende y no subirá los tipos hasta el verano de 2019

El Banco Central Europeo fue capaz ayer de cumplir con las expectativas de los mercados y sorprenderles al mismo tiempo. Por un lado, anunció que su programa de compra de deuda concluirá en diciembre de este año, algo previsto. Sin embargo, los tipos se mantendrán en el 0% al menos hasta el verano de 2019, “más de lo esperado”. En su informe ECB Watch, BBVA Research considera, no obstante, que “el BCE ha dado otro paso importante hacia la normalización de su política monetaria”.

Mario Draghi dio más detalles concretos en rueda de prensa, sobre el comienzo del fin de los estímulos en la eurozona. El presidente del BCE anunció una reducción de la compra de deuda hasta los 15.000 millones de euros mensuales a partir de octubre de 2018. En diciembre, finalizará el programa.

El BCE inició en marzo de 2015 este programa, dentro de una serie de decisiones de política monetaria “no convencional”. Estas medidas de estímulo de la economía, conocidas como Quantitative Easing (QE) tienen como objetivo la compra de activos de deuda pública por parte de los bancos centrales.

El objetivo es doble: aumentar la demanda de estos activos, sube su precio y baja la rentabilidad, con lo cual se reduce el coste de financiación del Estado; y hacer que otros activos que tienen riesgo, como son las acciones o la deuda de empresas, sean relativamente más baratos y más atractivos.

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), durante la rueda de prensa

Se retrasa la subida de tipos de interés

El BCE dio además detalles de su futura política respecto a los tipos de interés, algo que no se esperaba, apunta BBVA Research. Los tipos se mantendrán en sus niveles actuales hasta al menos el verano del año que viene. “De esta forma, el BCE ha dado prioridad al anclaje de las expectativas de los tipos de interés, mientras pierden algo de flexibilidad para el próximo año”, afirma el ECB Watch.

El BCE ha dado prioridad al anclaje de las expectativas de los tipos de interés, mientras pierden algo de flexibilidad para el próximo año

Las previsiones de la institución para la economía de la Eurozona se mantienen sin grandes cambios, aunque “ahora está más seguro de la tendencia al alza en la inflación subyacente”, destaca BBVA Research. El BCE eleva su previsión para la inflación en 2018 y 2019 hasta el 1,7%. Por el contrario, ha revisado a la baja ligeramente sus previsiones de crecimiento del PIB para 2018, hasta el 2,1% (tres décimas por debajo de la anterior previsión) pero mantiene sin cambios su previsión para 2019 y 2020, en el 1,9% y 1,7% respectivamente.

BBVA Research resalta que Mario Draghi hizo referencia ayer al “incuestionable aumento” de la incertidumbre global (por el proteccionismo y las tensiones geopolíticas) y local (por la situación política en Italia) en las últimas semanas.

El ECB Watch también destaca que Draghi hizo hincapié en que las decisiones anunciadas ayer se han tomado de forma unánime.

Otras historias interesantes