Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cinco tendencias que marcarán las 'fintech' en 2016

Se podría decir que 2015 ha sido el año de la tecnología financiera, es decir, formas digitales de prestar servicios financieros que ofrecen a los clientes una experiencia más rápida, más cómoda y más útil mediante la combinación de plataformas, canales y tecnología. Términos como Unicorn, Blockchain, API y aceleradoras se han convertido en parte de las conversaciones diarias, mientras que empresas como TransferWise en el Reino Unido y OnDeck en Estados Unidos comenzaron a introducirse en mercados convencionales como las remesas y los préstamos, y el capital se apresuró a aprovechar la oportunidad de inversión ofrecida por startups que aspiran a la disrupción digital de los servicios financieros. Por ejemplo, según cifras de London and Partners, el Reino Unido atrajo 554 millones de dólares de inversión en tecnología financiera hasta septiembre de 2015, comparado con 487 millones de dólares para todo el año 2014.

En un año en que las fintech han atraído más atención que nunca, ¿cuáles han sido los hechos más destacados de 2015? ¿Y qué cabe esperar de 2016? Jay Reinemann, Director Gerente de BBVA Ventures, el fondo de 100 millones de dólares de BBVA que invierte en los mejores y más brillantes disruptores de la tecnología financiera, y que cuenta con 15 años de experiencia como en la gestión de capital riesgo en este campo, comparte su opinión con nosotros.

 

1- Los bancos descubren Blockchain

Según Reinemann, el descubrimiento de Blockchain por parte de los bancos ha sido uno de los grandes relatos de tecnología financiera del año.“Las entidades financieras han descubierto el potencial de Blockchain,” apunta.

“Los bancos se han dado cuenta de que una red informática descentralizada podía ser tan eficaz para autentificar la titularidad como las soluciones compartidas existentes, y mucho más económica”.

Como prueba, 42 de los mayores bancos del mundo, incluido el BBVA, se reunieron en 2015 como parte del proyecto R3 con el fin de desarrollar normas comunes para utilizar Blockchain en los mercados globales.

Reinemann también señala que el creciente interés de los bancos en Blockchain ha coincidido con un desinterés por Bitcoin, la moneda en la que se basa la plataforma Blockchain. “Empezó a hablarse menos de Bitcoin, principalmente debido a un malentendido acerca de su aplicación y por la publicidad negativa relacionada acerca de su uso ilegal”.

BBVA Ventures ha invertido en el servicio de monedero e intercambio de Bitcoin, Coinbase. Coinbase, que utiliza procesos KYC (conoce a tu cliente) similares a los empleados por los bancos, permite que los compradores y vendedores comercien de forma segura con bitcoins y además permite que los establecimientos minoristas acepten bitcoins con la misma facilidad con que aceptan una tarjeta Visa online, por menos de la mitad del coste. 

¿Qué sucederá con Blockchain en 2016?

Será el año de la app Blockchain, según Jay. “La infraestructura de Blockchain se reforzó en 2015 con extracción de datos, intercambios, monederos y procesadores. En 2016 también se innovará”, opina. Algunas startups a las que conviene no perder de vista, según Reinemann: “Abra.com está creando un producto de remesas de bajo coste y Stem está intentando solucionar cómo se realizan pagos de derechos de autor a los propietarios de contenidos (artistas y músicos, por ejemplo). One Name está desarrollando herramientas de identidad para hacer posibles servicios tales como inicios de sesión sin necesidad de utilizar contraseña.

Y añade: “Aunque el sector bancario podrá no adoptar Blockchain en 2016, las plataformas existentes tendrán que reducir los costes, los plazos y la fricción a la hora de transferir dinero, o corren el riesgo de enfrentarse a una competencia real por parte de Blockchain”

2- La expansión del ecosistema de la tecnología financiera

Startups, fondos de capital  riesgo, aceleradoras, aspirantes, innovación empresarial y equipos de inversores. Reinemann piensa que el ecosistema -la red de participantes que está impulsando el crecimiento de la tecnología financiera- ha crecido exponencialmente desde 2015.

“El crecimiento de la inversión es un indicio claro de la salud del ecosistema de la tecnología financiera,” aseguró. Según Warren Mead, codirector global de la práctica de tecnología financiera de KPMG, prevía que la inversión mundial en tecnología financiera supere los 20.000 millones de dólares en 2015, en comparación con los 12.000 millones invertidos en 2014. Los inversores privados se sienten animados por el apetito que el mercado público muestra por la tecnología financiera, como demuestran las OPV de empresas como Square, TransUnion, Aldermore, Shopify e incluso FirstData.

“Con tanto capital en el mercado, no hay duda de que hay demasiado dinero persiguiendo demasiadas pocas oportunidades de calidad,” advierte Jay Reinemann.

 ¿Qué sucederá en 2016?

Reinemann, que tiene experiencia de primera mano, percibe analogías entre la burbuja puntocom de finales del siglo pasado y la expansión del ecosistema de la tecnología financiera. “No hay duda de que en algún momento se producirá una reestructuración. Habrá algunos ganadores claros, de la misma manera que Amazon cambió el sector del comercio minorista y los libros, y algunos perdedores.”

Sin embargo, no piensa que la reestructuración vaya a ser brutal: “No pienso que pueda ser lo mismo que en el periodo 2000-2001, con tantas caídas espectaculares. El principal motivo es que hoy en día es mucho más barato crear una empresa tecnológica. Por ejemplo, se puede llevar un negocio en la nube, en lugar de disponer de servidores propios. Las redes sociales también han cambiado las reglas del juego, permitiendo que los comerciantes lleguen de manera eficiente a los usuarios adecuados.”

Reinemann cree que el mercado se está sobrecalentado, pero piensa que la dirección es clara: “La batalla entre las empresas de servicios financieros digitales y el sector establecido de los servicios financieros acaba de empezar, pero los mercados públicos seguirán desplazando el valor hacia los aspirantes”.

Fotografía Reinemann Linkedin BBVA

3- Lazos más estrechos entre los prestamistas alternativos y los bancos.

Los prestamistas alternativos -empresas que operan exclusivamente online, como OnDeck o Lending Club, y que utilizan tecnologías y algoritmos propios para tomar decisiones de préstamo más rápidas y supuestamente más acertadas- han estado sacudiendo los cimientos del sector de los préstamos. Sin embargo, el reciente acuerdo entre JP Morgan Chase y OnDeck  es parte de una tendencia más amplia de colaboración entre los bancos y los prestamistas alternativos, según Reinemann, que también señala que BBVA Compass ha colaborado con OnDeck.

“En realidad, la colaboración puede beneficiar tanto a los bancos como a los prestamistas alternativos,” señala Reinemann. “Los bancos quieren prestar mejor servicio a sus clientes y llegar a nuevos clientes a los que de otro modo no podrían llegar con los productos y su zona de influencia existentes. Los prestamistas online se benefician del hecho de que los bancos traigan clientes y capital a sus plataformas.”

Reinemann mantiene que los bancos no deberían preocuparse por la ‘canibalización’ de sus propios servicios.

“La colaboración con el prestamista alternativo adecuado no solo puede ser una manera útil de aprender del banco, sino también suponer una competencia saludable para sus propios productos y más negocio a largo plazo.”

Reinemann predica con el ejemplo, ya que BBVA Ventures ha invertido en el prestamista alternativo Prosper.

¿Qué sucederá en 2016?

Reinemann piensa que los prestamistas alternativos no serán los únicos que colaboren con los bancos. “La colaboración tendrá lugar en todo el ecosistema de la tecnología financiera -en pagos, seguros y gestión de patrimonios, por ejemplo- porque los participantes tradicionales y las startups se necesitan los unos a los otros.”

4- La ola de los millennials

En 2015 se incorporó un nuevo acrónimo al léxico: HENRY. En inglés significa con alto nivel de renta pero todavía no rico y se aplica principalmente a los millennials de renta alta que se disponen a unirse al grupo de los acaudalados. Este segmento vio cómo surgía una serie de empresas dispuestas a atender sus necesidades, como Earnest, SoFi, Osper y Number26, y Reinemann piensa que es un área enormemente importante.

“Son empresas que intentan hacer algo muy distinto en los servicios financieros,” explica Reinemann. “Están poniendo en marcha negocios para gente que está acostumbrada a hacer todo online y espera recibir el nivel de servicio que les ofrecen sus marcas online favoritas.”

En su opinión, además de un excelente servicio al cliente, estas empresas comparten características comunes, por ejemplo, están centradas en el mundo de los dispositivos móviles.

“Para tener alguna posibilidad de éxito sostenido en el tiempo, una nueva empresa de servicios financieros digitales debe crearse en torno al smartphone. Un reciente informe publicado en The Financial Brand señala que el 87 % de los millennials siempre tienen a mano su teléfono, de día y de noche”, señala Reinemann.

 ¿Qué sucederá en 2016?

La batalla por ofrecer la mejor experiencia al cliente no estará limitada a los disruptores de la tecnología financiera y no se trata únicamente de los millennials, según Reinemann. “Si examinamos el éxito de las mejores marcas online, todo tiene que ver con la experiencia del cliente. Por ello, para salir victorioso, hay que sobresalir en este espacio.” Por ello, BBVA adquirió Spring Studio, un estudio de diseño especializado, a principios de este año e invirtió en Atom Bank, un banco británico exclusivamente para dispositivos móviles que hace hincapié en la facilidad de uso y que ha dejado claro que desea dirigirse a un público más amplio que aquellos que alcanzaron la mayoría de edad en la década del 2000.

cibbva-los-millennials-desafio-para-la-banca

5- Nuevas categorías disruptivas

Si bien los pagos y los préstamos siguieron siendo los segmentos clave de la innovación en los servicios financieros en 2015, Reinemann observó que la disrupción digital se ha extendido a nuevas categorías como los seguros y los préstamos hipotecarios.

“El impacto de la comparación de precios en los sitios web del sector de los seguros en cuanto a transparencia de precios y competencia solo fue el principio”, reflexiona. “Lo realmente interesante son empresas como Guevara y Lemonade, que utilizan el crowdsourcing para reducir los costes y las reclamaciones”.

En este modelo se pone en común parte de la cuota mensual con un grupo para tener un seguro contra reclamaciones. Esto no solo reduce los costes, sino que la psicología de los participantes en el crowdfunding hace que la gente se lo piense muy detenidamente antes de presentar reclamaciones, reduciendo su número y el fraude.

Los préstamos hipotecarios son un mercado en el que la disrupción resulta difícil, dada la cantidad de capital en juego, la regulación y la duración de los préstamos. Sin embargo, Reinemann ha observado la innovación que tiene lugar en las fronteras del mercado.

“Lo digital ha demostrado ser muy eficaz para desarrollar nuevas categorías para los inversores -por ejemplo, préstamos a pequeñas empresas a través de plataformas de persona a persona- y esto está ocurriendo ahora con los préstamos hipotecarios,” señala.

Por ejemplo, en el Reino Unido, Landbay permite a los inversores tomar participaciones en el mercado hipotecario de compras para alquiler del Reino Unido.

¿Qué sucederá en 2016?

En 2016 la innovación estará turboalimentada, según Reinemann, por las empresas de servicios financieros tradicionales que abran sus plataformas a terceros. “La nueva directiva de la UE sobre servicios de pagos  permite que los bancos abran algunas de sus herramientas básicas para permitir a los clientes examinar sus cuentas financieras en un mismo lugar,” explicó.

“Los bancos con visión de futuro descubrirán una oportunidad de ir más allá y permitir el acceso por parte de los innovadores para crear mejores servicios”.

Reinemann recuerda la compra de Simple por parte de BBVA como un primer indicio del interés del Banco en permitir que otros aprovechen su tecnología bancaria básica para mejorar la experiencia del cliente.

Una cosa es cierta, según Reinemann: “2016 asistirá a una innovación en los servicios financieros de una calidad y a un ritmo nunca vistos antes y quien se beneficiará será el cliente.”

Otras historias interesantes