Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Vivienda 19 abr 2018

Las claves del Plan Estatal de Vivienda 2018-2021

El pasado 10 de marzo se publicaba en el BOE el Real Decreto 106/2018, por el que se regula el Plan Estatal de Vivienda 2018-2021, que cuenta con una dotación, para cuatro años, de 1.443 millones de euros, un 62% más de inversión que el plan anterior. Entre sus objetivos destaca el fomento del alquiler, frenar la despoblación de pequeños municipios, impulsar la rehabilitación y contemplar ayudas para personas en situación de desahucio.

Este nuevo plan se desarrollará en nueve líneas de actuación:

  • Subsidiación de préstamos convenidos.
  • Ayudas al alquiler de vivienda.
  • Ayudas a las personas en situación de desahucio o lanzamiento de su vivienda habitual.
  • Fomento del parque de vivienda en alquiler.
  • Fomento de la mejora de la eficiencia energética y sostenibilidad en viviendas.
  • Fomento de la conservación, de la mejora de la seguridad de utilización y de las accesibilidad en viviendas.
  • Fomento de la regeneración y renovación urbana y rural.
  • Ayuda a los jóvenes.
  • Fomento de viviendas para personas mayores y personas con discapacidad.

Entre las principales novedades figura el conjunto de ayudas al alquiler, centradas en los colectivos más vulnerables, como por ejemplo los más jóvenes, los mayores de 65 años o las personas en situación de desahucio. Para poder solicitar estas subvenciones se deberán cumplir una serie de condiciones. En el caso de la renta básica, ya no contará con limitaciones de edad, sino que podrán optar a ella todos los hogares con ingresos inferiores a tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), ampliando este margen hasta cuatro veces el IPREM para las familias numerosas y hasta cinco veces el IPREM para personas con discapacidad. Eso sí, ha de tratarse de la vivienda habitual.

Los menores de 35 años y los mayores de 65 también contarán con ayudas al alquiler, siempre y cuando cobren menos de 19.000 euros y, en el caso de los mayores de 65, no cuenten con una vivienda en propiedad.

Para los arrendatarios o propietarios que hayan sido objeto de desahucio o lanzamiento de su vivienda habitual, se contemplan también ayudas especiales. Estos hogares tendrán que justificar unos ingresos inferiores a tres veces el IPREM, umbral que será de 4 veces el IPREM en familias numerosas y de 5 veces cuando sean personas con algún grado de discapacidad. El 80% de estas ayudas serán financiadas por el Ministerio de Fomento y el otro 20% correrá a cargo de cada comunidad autónoma, durante un máximo de tres años, en los que podrán recibir una ayuda de hasta el 100% del alquiler de la vivienda habitual y permanente, en aquellos casos que el límite de renta sea de 400 euros mensuales.

Subvenciones para jóvenes en municipios de menos de 5.000 habitantes

Uno de los principales puntos del Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 son las ayudas para promover la repoblación demográfica en los pequeños municipios, por lo que se establecen una serie de subvenciones tanto para la rehabilitación como para la adquisición de viviendas por parte de jóvenes menores de 35 años que vivan en municipios de menos de 5.000 habitantes. Así, se incrementarán un 25% las ayudas en los casos de rehabilitación y regeneración urbana, y también se otorgará una ayuda del 20% del precio para viviendas de hasta 100.000 euros de coste, alcanzando un máximo de 10.800 euros por subvención. Solo podrá ser solicitada por jóvenes menores de 35 años con ingresos inferiores a tres veces el IPREM.

Ayudas para promotores de viviendas en alquiler

Dentro de las fórmulas para incentivar el alquiler entre los más jóvenes, el nuevo Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 recoge también ayudas a aquellas empresas privadas que construyan viviendas destinadas al alquiler durante un plazo mínimo de 25 años. Estos promotores podrán solicitar una ayuda de hasta 350 euros por metro cuadrado útil por cada una de las viviendas, hasta un máximo del 50% de la inversión realizada. Estas casas solo podrán ser solicitadas por familias con ingresos a 3 veces el IPREM y nunca podrá superar los 5,5 euros/ m2 al mes.

Existe también otra modalidad en la que el promotor podrá percibir un máximo de 300 euros por metro cuadrado útil y por vivienda, hasta un límite del 40% de la inversión. En este caso, estas viviendas serán accesibles para familias con ingresos inferiores a 4,5 veces el IPREM, no pudiendo superar el alquiler los 7 euros por metro cuadrado.

Todas estas ayudas tienen capacidad retroactiva desde el 1 de enero, pero no podrán ser solicitadas hasta que las diferentes Comunidades Autónomas hayan suscrito los respectivos convenios con el Ministerio de Fomento para proceder a su aplicación.

Otras historias interesantes