Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ahorro 16 feb 2022

Cuide sus cesantías, pueden ser su respaldo financiero para tiempos difíciles

Comenzando un nuevo año, una de los sucesos más deseados por la mayoría de las personas, es lograr la tranquilidad en el ámbito financiero. Si bien esta meta está supeditada a distintas variables, el objetivo sería ordenar las finanzas personales practicando el hábito del ahorro.

Cumplida la fecha que los empleadores tenían para consignar el valor de las cesantías a sus empleados, resulta conveniente recordar que este es un respaldo para momentos de dificultad y por eso se recomienda no hacer retiros equivocados para pagar deudas o gastar en bienes y servicios.

Según la ley colombiana las cesantías pueden ser usadas como seguro por desempleo, para mejorar o adquirir vivienda o para pagos de educación propia, del cónyuge o de los hijos y salvo en casos de extrema necesidad las personas pueden ampararse al decreto que autoriza su retiro por disminución de ingresos provocados por la pandemia, que está vigente hasta el 28 de febrero próximo.

Por eso tenga siempre en cuenta la importancia de estos recursos y en caso de no necesitarlos para los temas mencionados, se recomienda no retirar y gastar ese dinero en compras innecesarias o en inversiones que no tengan un respaldo financiero reconocido.

Para no malgastar este dinero y convertirlo en un fondo de ahorro importante o como capital para impulsar el cumplimiento de algún proyecto de vida, el programa Finanzas para el Futuro de BBVA, sugiere:

  • Si se van a usar para vivienda, recuerde que los puede invertir para completar la cuota inicial de propiedad nueva o usada, abonos al crédito hipotecario o remodelación del inmueble. En este último caso trate de utilizarlo para obras que den un valor adicional o solucionen una problemática de infraestructura que tenga algún riesgo a futuro.
  • Si es para educación, se pueden invertir en formación universitaria, especialización o programa que le aporte a su experiencia laboral o para pagar matrícula, pensión de estudios de primaria o secundaria, universidad o formación tecnológica de sus hijos o cónyuge.
  • En caso de que decida retirarlas y no pueda invertirlas en estos propósitos, piense en algún tipo de inversión de las que ofrece el mercado financiero como son los CDT o los Fondos de Inversión que le puedan generar alguna rentabilidad.