Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Lecciones en tiempo de pandemia para luchar contra el hambre

Rubén Darío Escobar (Colaborador externo)

Hambre Cero es el ODS número dos en la lista de los 17 objetivos fijados por la ONU a 2030 con el que se busca erradicar la falta de alimentos en todo el mundo. Se trata de una lucha que en estos tiempos de pandemia se convierte en el centro de atención de gobiernos, empresas y de la sociedad en general.

Un trapo rojo colgado en las ventanas de miles de casas en Colombia se ha convertido en estos tiempos de pandemia en la evidencia real de cómo la necesidad de alimentos ha sido una de las principales afectaciones de los hogares en el país, pero a su vez también ha provocado la movilización solidaria de todos los sectores de la economía y el Gobierno Nacional.

BBVA ha sido una de las entidades más comprometidas con este propósito en Colombia y desde los primeros momentos sus empleados anunciaron la donación de un día de salario y en un trabajo conjunto con el banco, reunieron más de 1.300 millones de pesos. En una primera fase de las ayudas, entregaron 6.500 paquetes de alimentos en cerca de 30 municipios del país y para una segunda fase, aumentará la cobertura a 20.000.

Más allá de la coyuntura, BBVA ha venido trabajando en proyectos con enfoque en la búsqueda de alternativas para luchar contra el hambre, como un proyecto apícola en el municipio de Socorro, Santander, con el que busca además de estimular programas enfocados en cuidar el medioambiente, consolidar iniciativas que garanticen la seguridad alimentaria, no solo de las regiones sino también de todo el país.

“Entre las lecciones que nos está aportando esta pandemia, está reconocer lo que es realmente importante para los seres humanos y la necesidad del cuidado de las abejas para la producción de alimentos. Ellas garantizan la seguridad alimentaria del planeta y son la base para luchar contra el hambre”, dice Germán Perilla, docente de la Universidad George Mason, de Virginia, Estados Unidos y quien dirige el proyecto apícola de BBVA.

Y es que lo que dice este reconocido científico, es uno de los comentarios que más se ha generalizado durante estos tiempos de crisis en dónde la gran pregunta gira en torno a qué hacer tras el paso de esta pandemia para retomar la lucha contra el hambre que, según el informe 2019 de la FAO (Fondo de Alimentos de la ONU), en Colombia venía presentando mejoras al ubicarse en el puesto 20, entre los 28 países latinoamericanos en una lista encabezada por Haití, con tasas del 50% de desnutrición.

BBVA en Colombia y sus empleados aportaron más de 1.300 millones de pesos en paquetes de alimentos.

Volver al campo

“La obligación de todo el aparato productivo es recuperar el crecimiento apoyado en incentivos económicos, políticas públicas definidas y en la búsqueda de oportunidades en los sectores tecnológicos y ambientales, por eso es necesario volver al campo a producir lo que necesitamos”, dijo Mauricio López, director de Pacto Global Colombia, entidad adscrita a la ONU.

Este comentario de Mauricio López, que apunta a regresar al campo y recuperar la producción de alimentos, tal como también coincide el profesor Perilla, hace parte de muchos de los análisis que por estos días se escuchan, no solo en Colombia, sino en muchas partes del mundo, especialmente en aquellos que otrora fueron potencias agrícolas.

“En suma, estimular los cultivos de pancoger como cacao, aguacate, plátano, frutales, maíz, etc., que, además de generar valor agregado, aumente los ingresos y amplíe el mercado interno a través de alianzas estratégicas entre las grandes cadenas de comercialización y los productores campesinos”, dice Ricardo Mosquera, ex rector de la Universidad Nacional y columnista del diario El Tiempo.

A medida que avanza la pandemia y crecen los esfuerzos solidarios de empresas y gobierno enfocados en paliar las necesidades de los sectores más vulnerables, las respuestas a cómo será la lucha contra el hambre, en un mundo pos COVID se van dando en torno a buscar en el campo y en los temas agropecuarios un punto de encuentro que permita potenciar los esfuerzos para lograr cumplir con el objetivo No. 2 de la ONU a 2030: Poner fin al hambre.

Otras historias interesantes