Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Análisis económico 24 jul 2017

Comercio e inversión internacional: claves para el progreso económico

Las perspectivas de medio y largo plazo de México son favorables ante un potencial resultado de un TLCAN, Tratado de Libre Comercio de América del Norte, -NAFTA por sus siglas en inglés- mejorado y las recientes y profundas reformas estructurales que están empezando a dar buenos frutos.

Esta fue una de las ideas principales con las que Adolfo Albo Márquez, jefe de gabinete de la presidencia de BBVA Bancomer centró su presentación dentro del panel el Panorama Internacional del Comercio y la Inversión el 21 de julio en el marco del “IV Encuentro: las empresas multilatinas y su impacto en el Desarrollo de la Integración Iberoamericana”.

En este encuentro, organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Santander, líderes empresariales y funcionarios públicos de Iberoamérica se reunieron para evaluar las tendencias globales en la integración comercial, la gobernanza, la participación de los medios digitales y las inversiones internacionales.

El evento contó con ponentes como Julio María Sanguinetti, ex presidente de Uruguay, Enrique Iglesias, ex secretario general Iberoamericano, Román Escolano, vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones y Luis Carranza, presidente de la Corporación Andina de Fomento.

Adolfo Albo Márquez centró su intervención en explicar cómo el comercio y la inversión internacional son claves para el progreso económico poniendo como ejemplo el caso del TLCAN en Norteamérica, pero anotando que hacia adelante es necesario construir un nuevo modelo de desarrollo que resulte en un crecimiento más incluyente. Señaló que en las últimas tres décadas el mundo se ha transformado radicalmente. Por una parte, la revolución tecnológica con las tecnologías de la información ha significado nuevas fuentes de competencia para sectores tradicionales de la economía tales como hoteles y taxis que hoy enfrentan a compañías como Airbnb y Uber.

Por otra parte, los procesos productivos y el comercio en el mundo también han cambiado significativamente: “Cuando se firmó el TLCAN hace casi 25 años vivíamos en un mundo con procesos productivos fragmentados y el comercio internacional centrado en la exportación de bienes finales. Hoy es muy distinto, los procesos productivos están cada vez más integrados en cadenas globales de valor y más del 50% del comercio es de insumos e intrarregional” expresó Albo Márquez. “La transformación tecnológica ha significado que, por ejemplo, el 87% de la pérdida de empleos en EUA se deba a las tecnologías disruptivas y no al comercio internacional. Por el contrario, éste último contribuye a la competitividad de las empresas y a la creación neta de empleos”.

Según Albo, si uno considera a la región de Norteamérica en su conjunto, el TLCAN con su fomento al comercio y a la inversión ha resultado con amplios beneficios para los tres socios: el comercio y la IED regional incrementaron en 190% y 318%, respectivamente, lo cual incrementó la productividad de Norteamérica en 43% y ello contribuyó a elevar el PIB de la región en 82%, generar más de 53 millones empleos y mejorar el PIB per cápita en 37%.

En relación a la presente renegociación del TLCAN, expresó su confianza en que a pesar de la incertidumbre y múltiples escenarios que pueden tener lugar por la retórica de la administración Trump, los intereses económicos de los tres países claramente están por una mejora del TLCAN que permita fortalecer más sus procesos productivos conjuntos y consolidar su competitividad en el mundo.

“La actual renegociación del TLCAN también significa un aprendizaje a partir del cual el sector privado y la sociedad civil deben asumir un papel protagónico para tener una mayor participación en la negociación de acuerdos, el diseño de políticas públicas y en los procesos electorales para frenar el populismo”.

Márquez finalizó diciendo que: “en BBVA Bancomer somos optimistas en la renegociación del  TLCAN; en cuanto contenido, tendremos un mejor acuerdo, aunque sea complicada la negociación, incluso en muchos momentos incierta, que pueda llevar a retrasos. Los beneficios del libre comercio y la inversión dominarán sobre las distracciones coyunturales”.

Adolfo Albo Márquez participó en el panel  junto a Román Escolano (vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones), Ignacio Salafranca (miembro del Parlamento Europeo. y ex embajador de la Unión Europea en Argentina), José Gasset (director de relaciones institucionales de Iberdrola) y Antonio Simoes ( embajador del Brasil en España). El panel fue moderado por Carlos Pagni, periodista y comentarista político argentino.

Otras historias interesantes