Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación financiera 22 nov 2019

Cómo convertir el 'Black Friday' en una jornada de consumo responsable

Aprovechar los descuentos y rebajas del ‘Black Friday’ es positivo para la salud financiera, siempre que se haga con cabeza. A los consejos habituales en estas fechas, como hacer una lista previa de lo que se necesita y comparar precios, se unen los que propugna el ‘Día de No Comprar Nada’, jornada reivindicativa que propone una forma de consumir más responsable para el bolsillo y el medio ambiente.

3,2,1… Las puertas de los comercios se abren y una marabunta entra de forma atropellada para lanzarse a la caza y captura de todo tipo de productos a precios irresistibles. Esta imagen tan reconocible se ha convertido en la seña de identidad del ‘Black Friday‘, la famosa jornada de rebajas previa a las navidades que, este año, se celebra el 29 de noviembre. Año tras año, las cifras de ventas durante este día y todo el fin de semana hasta culminar en el ‘Cyber Monday‘, no dejan de crecer. Solo en Estados Unidos, la jornada se saldó con unas ventas de 6.200 millones de dólares (unos 6.000 millones de euros), lo que significó un crecimiento interanual del 23,6%, según datos de la firma Adobe Digital Insights.

El mismo día en el que miles de personas se agolpan en las tiendas o rastrean con sus móviles las ofertas del Black Friday, tiene lugar el ‘Día de No Comprar Nada’ (también conocido como Día Mundial Contra el Consumismo) que propugna el consumo responsable frente al derroche. Esta jornada, que nació en Canadá por iniciativa del artista Ted Dave en 1992, propone una reflexión sobre qué valores predominan en la sociedad y hasta qué punto, el consumo irresponsable está afectando negativamente a las personas y al planeta.

Comprar lo que realmente se necesita, a precios rebajados, es positivo para la salud financiera, pero dejarse llevar por el consumismo desenfrenado puede hacer mucho daño a la cartera y al medio ambiente. Para enfrentarse con responsabilidad a una jornada como el Black Friday, es conveniente recordar algunas pautas que defienden este espíritu y que se pueden resumir en estos puntos:

¿Lo quiero o lo necesito?

Si la mentalidad de consumo no cambia, en 2050, según World Wide Fund For Nature (WWF), se necesitará el equivalente a casi tres planetas para proporcionar los recursos naturales que necesita la población. Los pequeños gestos de consumo responsable que se hagan cada día pueden significar mucho. Y como toda buena acción debe ir precedida por la reflexión, antes de lanzarse a comprar algo durante el Black Friday, conviene preguntarse si hace falta o solo es un capricho. Saber distinguir entre deseo y necesidad es imprescindible para no dejarse llevar por el bombardeo de ofertas.

Una segunda vida

Antes de tirar algo, conviene recapacitar y ver si se puede reutilizar. Esta máxima puede aplicarse a multitud de productos. Para aquellos que no sepan por dónde empezar, Oxfam Intermón en su Guía de Consumo Responsable explica, entre otros consejos, cómo dar una nueva vida a las botellas de plástico, tan perjudiciales para el medio ambiente, o trucos para aprovechar las sobras de comida.

Este tipo de acciones son más necesarias que nunca ya que, solo en España, según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, se  desecharon 1.300 millones de kilos de alimentos a la basura, durante 2018, con el consiguiente perjuicio para el medio ambiente y los bolsillos de las familias. Acciones solidarias como la Gran Recogida de Alimentos del Banco de Alimentos pone de relieve los contrastes de la sociedad actual en las que unos tiran comida y otros no tienen con qué alimentarse. Evitar el desperdicio y donar aquello que no se va a utilizar repercute siempre en el bien de los demás.

Cuánto más cerca, mejor

Comprar producción local dinamiza la economía de la zona y resulta más saludable, ya que permite el consumo de productos frescos y con nutrientes. Además, el cliente se ahorra los portes de transporte que siempre encarecen el precio, lo que se nota a fin de mes. Una buena forma de facilitar el consumo ecológico, barato y responsable es unirse a un grupo de consumo que proporcione a sus miembros productos de temporada. De esta forma, se apoya a los pequeños productores, se protege el medio ambiente y se potencia una economía más sostenible, a precios asequibles.

Comprar con seguridad

Durante este Black Friday, es posible que más de uno crea que está adquiriendo un chollo cuando, en realidad, no lo es tanto. La tecnología, en forma de aplicaciones móviles y webs, pueden ser de gran ayuda para no caer en trampas. Por ejemplo, la empresa de desarrollo Minderest ha creado Verificador de Ofertas, una web que informa al consumidor de si el precio del producto que le interesa ha bajado recientemente o si, por el contrario, se infló antes del Black Friday para que la oferta pareciera mayor. Con este tipo de herramientas, el cliente se ve liberado de la responsabilidad de estar comparando precios los días anteriores y puede hacer sus compras con más seguridad. De todas formas, si se está interesado en un producto en concreto, no está de más ir viendo cómo evoluciona su precio de cara al Black Friday para corroborar que la rebaja sea real.

Otras historias interesantes