Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación financiera Act. 17 oct 2017

Cómo no tener mala suerte en las finanzas personales

La mala suerte puede arruinar las finanzas personales, de forma que tras tomar buenas decisiones financieras se pueda acabar arruinando y perdiendo dinero. La buena noticia es que si bien no podemos cambiar la mala suerte, sí podemos ponernos en una situación que nos evite la mala suerte en caso de que suceda. Utilicemos el símil de un coche y los accidentes de tráfico. Los accidentes de tráfico suceden, pero no por esto dejamos de utilizar el coche para trabajar o viajar. Para evitar un mal en un accidente de tráfico los coches modernos tienen dos tipos de sistemas de seguridad, por un lado están los sistemas de seguridad pasiva y por otro están los sistemas de seguridad activa.

Seguridad pasiva

Los sistemas de seguridad pasiva son aquellos que se activan cuando el coche sufre un accidente: el cinturón de seguridad, el airbag, las barras de protección lateral, la carrocería con deformación programada, el encendido de los intermitentes en un impacto para advertir a los demás conductores, etc. Financieramente, también tenemos este tipo de medidas para evitar los daños cuando algo ha salido mal.

Muchos de estos instrumentos son los seguros (de hogar, de vida, de automóvil, etc). Otros son contratos o cláusulas en los mismos que nos beneficien en caso de encontrarnos en una situación económica difícil. Pero también existen otros medios como tener efectivo para emergencias. Otro ejemplo son las capitulaciones matrimoniales.

Bconomy: la app que te dará trucos para ahorrar

Seguridad activa

Los sistemas de seguridad activa en un coche son aquellos que tratan de evitar el accidente antes de que ocurra. Son sistemas de seguridad activa el ABS, el ESP, las luces exteriores, el limpiaparabrisas, etc. Financieramente también existen modos de evitar la mala suerte, aunque no son mecanismos tan fáciles de contratar como los seguros.

Podemos evitar las malas circunstancias con las decisiones que tomemos. Si ponemos todo nuestro patrimonio en manos de una única empresa (ya sea a través de bonos o a través de acciones) en caso de que la empresa se arruine o surja un escándalo contable lo perderíamos todo. En cambio, si reducimos nuestro riesgo invirtiendo en varias empresas, si una cae, no lo habremos perdido todo.

Perder nuestro trabajo puede ser un duro golpe y muchas veces, aunque seamos trabajadores modelo, puede que se pierda el empleo. Una forma de evitar esto es solicitar empleos únicamente en empresas que se encuentren en una buena situación financiera.  Uno de los riesgos que existen al comprar una vivienda en régimen de propiedad horizontal (en una comunidad de vecinos) es que un alto número de morosos provoquen que se acabe pagando una cuota más alta para cubrir los gastos. Aunque se les pueda reclamar judicialmente, eso no significa que la reclamación tenga éxito si son insolventes o están en concurso de acreedores.

Preguntar antes a la administración del edificio puede ser una forma de evitar este riesgo. Es cierto que todos los vecinos se pueden convertir en morosos de repente, pero esto es poco probable. Una comunidad de vecinos con un 5% de propietarios morosos no es un problema, pero deberíamos de evitar comprar un piso en una en la que la mitad de los propietarios no cumplan con sus obligaciones.

¿Y si pruebas la app Bconomy?

BBVA Bconomy, la aplicación de BBVA de control de gastos, planificación del ahorro y comparativa de gastos, está disponible para dispositivos iPhone y Android. Descárgala y comienza a crear tu colchón financiero para que puedas hacer realidad tus sueños. Con esta aplicación conseguirás lo que te propongas, porque cuanto más sabes de tus finanzas personales, mejor decides.

Otras historias interesantes