Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

¿Cómo orientar a los hijos a elegir la carrera universitaria?

Una vez terminado el colegio, llega la etapa en la que los adolescentes deben decidir de qué manera continuar con su crecimiento profesional. Dada las posibilidades, muchos de ellos deciden iniciar una carrera universitaria y es aquí donde los padres cumplen un rol fundamental. Sin llegar a decidir por ellos, los padres pueden orientar a los hijos a elegir la carrera que marcará la pauta de su vida durante los próximos años.

Cuando se es padre de familia siempre se va a querer lo mejor para los hijos, pero no siempre las opiniones entre ambas partes van a estar de acuerdo. Por ejemplo, al momento de elegir una carrera, algunas veces los padres pueden tener en mente una disciplina que quisieran que sus hijos estudien, pero, al otro lado, están pensando en una disciplina completamente distinta.

Si bien no se trata de imponer una decisión, hay que tomar en cuenta también que en muchos casos las experiencias acotadas de los hijos pueden llevar a tomar decisiones que en el corto tiempo pueden cambiar. Por eso, para no cruzar esta delgada línea, la mejor opción es orientar a los jóvenes o adolescentes a tomar una decisión que los deje satisfechos.

Cinco recomendaciones clave

Entender que el mundo está en constante cambio

No es de extrañar que las nuevas tecnologías y constantes innovaciones que se ven en el mundo en general hayan generado también cambios en el currículo universitario y el mercado laboral. Hoy en día se pueden encontrar carreras que hace 10 años no existían e incluso disciplinas que antes eran muy demandadas y ahora ya no lo son.

Ante este panorama, si un hijo tiene la idea de estudiar una carrera de la cual no se conoce mucho, lo mejor que uno puede hacer como padre es informarse sobre las nuevas disciplinas y entenderlas en un contexto donde las oportunidades son cada vez más globales.

Destacar la propia personalidad

El principal papel de los padres es ser guía de sus hijos para que ellos puedan elegir por sí mismos. Si bien a veces es difícil separar las ambiciones personales o, en algunos casos, alejarse de ‘la carrera familiar’, la clave es que los padres puedan conversar con sus hijos sobre sus fortalezas y debilidades, evitando en todo momento los prejuicios que se puedan tener sobre algunos sectores laborales.

Asimismo, crear espacios para que los hijos puedan analizar las carreras, elegir críticamente y asumir las consecuencias es una experiencia que les generará autosuficiencia.

Propiciar el auto-descubrimiento

¿Cómo les gustaría trabajar? ¿Por su cuenta, en equipo, bajo proyectos, en una oficina, en casa, por horarios o jornadas? Preguntas como éstas pueden ayudar a los jóvenes a perfilar mejor sus gustos y preferencias y así realizar una elección de carrera más cercana a sus competencias.

Hoy en día son varias las organizaciones que están adaptando nuevas formas de trabajo yendo hacia una cultura organizacional más horizontal, colaborativa y cada vez menos jerárquica. Estar al tanto de ello y comentárselo propiciará una búsqueda de información que tendrá relevancia en la elección.

Diferenciar ‘hobbies’ de intereses profesionales

No porque se saque 20 de nota en matemáticas tiene que estudiar esa misma carrera, o porque le guste tocar la guitarra, va a tener que estudiar música. Existe una clara diferencia entre lo que es un ‘hobby’ y una profesión. Si bien en algunos casos sí existe una predisposición para llevar a una carrera profesional el don natural, no tiene que verse como una ley. En estos casos es fundamental preguntarle al hijo cómo se ve en el futuro. Si se ve ganando dinero del ‘hobby’, es una buena señal.

Distinguir el triángulo de la carrera

Algunos expertos señalan que antes de elegir qué carrera estudiar se debe tomar en cuenta un triángulo virtuoso compuesto por: satisfacción, estilo de vida y dinero. El primer punto recae en los conocimientos que tiene de su profesión, la calidad con la que lo realiza y qué tan feliz lo hace. El segundo se trata sobre cómo las condiciones con las que realiza su profesión tienen impacto en su estilo de vida como, por ejemplo, residencia, horario, flexibilidad, etc… El último punto es el que, en la mayor parte de los casos, logrará el balance.

Saber comunicar efectivamente esta figura y permitir que los hijos puedan reflexionar sobre su futuro y sus metas a conseguir, ayudará a propiciar una elección más segura.

Finalmente, la mejor forma de orientar a los hijos a elegir la carrera se basa en una comunicación efectiva y en entender que, como padres, llega el momento de dejar de intervenir para pasar a apoyar. Y en el caso que se necesite apoyo económico para solventar los estudios, los préstamos de BBVA Continental se pueden solicitar por sus canales ‘online’. Además, si luego de la universidad se quiere continuar con cursos de postgrado, el banco ofrece préstamos de estudio especiales que pueden estar al nombre del titular o también de los padres.

Otras historias interesantes