Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

¿Cómo puede afectar la tecnología 5G en la banca?

La implementación de redes con velocidades muy superiores al 4G mejorará la experiencia del cliente y permitirá procesar información en tiempo real haciendo más seguras las comunicaciones.

El 5G está llamado a revolucionar múltiples sectores de la sociedad. Esta tecnología, que ofrecerá velocidades 10 veces superiores respecto al 4G, permitirá también más densidad de dispositivos conectados a cada unidad receptora y una disminución de la latencia. Su impacto se notará, por ejemplo, en la conducción autónoma, la realidad virtual, la cirugía remota o las ‘smart cities’ y, por supuesto, en el sector de la banca.

El calendario de implantación del 5G en España señala el año 2021 como el de la eclosión de las redes comerciales con esta tecnología. Pero ya hay ciudades en el mundo que cuentan con  redes de este tipo y proyectos que se apoyan en 5G en marcha. BBVA tiene previsto desplegar, en colaboración con Telefónica, dos antenas 5G para proveer de servicios de comunicaciones a Ciudad BBVA y al edificio de Tablas II en el último trimestre de 2019. El proyecto piloto consistirá en el acceso a servicios de mercados financieros que requieren comunicaciones fiables de muy baja latencia y que actualmente solo se consiguen mediante el uso de infraestructuras de comunicaciones dedicadas.

Los expertos coinciden en que en el caso de los servicios bancarios y financieros el 5G se orientará principalmente a mejorar la experiencia del cliente. Por ejemplo, traerá consigo nuevas maneras de llevar los productos y servicios a los usuarios finales. Así lo afirma Francisco Oliveira, experto de comunicaciones en BBVA: “No resultaría extraño, por ejemplo, contratar productos que previamente hayan sido presentados mediante realidad virtual o aumentada”.

Eduard Martín Lineros, CIO & 5G Programme Director en Mobile World Capital Barcelona y decano del Ilustre Colegio de Ingeniería Informática de Cataluña, indica que el 5G pondrá “más y mejores servicios a disposición del usuario final para que las transacciones financieras se puedan realizar en cualquier momento desde cualquier lugar”. Las transacciones ‘online’ básicas, sostiene, podrán estar enriquecidas por asistentes virtuales en tiempo real que permitan hacer consultas complejas que hoy en día no son posibles.

Con el 5G, también mejorarán las aplicaciones e infraestructuras del banco. Xavi Vilajosana Guillen, investigador del grupo Wireless Networks del IN3 de la UOC y experto en redes 5G, afirma que las ‘apps’ e infraestructuras tendrán mayor capacidad y, por lo tanto, se podrán realizar análisis de datos más potentes o que traten con mayores volúmenes de información.

En el caso de los servicios bancarios y financieros el 5G se orientará principalmente a mejorar la experiencia del cliente

La llegada del 5G también viene acompañada del ‘edge computing’. Esta tecnología, según explica Oliveira, permitirá reducir la latencia de la red acercando los servicios a los usuarios. Es decir, los nodos de la red dispondrán de capacidades de cómputo por sí mismos, por lo que la información no deberá viajar a la nube para ser procesada. De esta forma, es posible evitar que los datos tengan que recorrer largas distancias, se libera de carga la nube y se agiliza el análisis en tiempo real.

Además de mejorar la experiencia de los clientes y la infraestructura del banco, Oliveira destaca que el procesado de información en tiempo real permitirá hacer más seguras las comunicaciones. “Por ejemplo, se podrán mejorar los mecanismos de seguridad de los servicios bancarios mediante técnicas biométricas más precisas, con mayores capacidades de cómputo y que pueden ser llevadas a cabo desde la nube dadas las bajas latencias y altas velocidades, simplificando el procesamiento de la información en nuestros ‘smartphones’ y mejorando los mecanismos de prevención de riesgos  y de seguridad”.

Finalmente, mientras que las redes 4G no cuentan con ningún tipo de priorización nativa de los servicios, en las redes 5G es posible segmentar la red definiendo una serie de servicios a los que se permita el acceso garantizado y prioritario mediante un proceso conocido como ‘network slicing’. En la práctica, esto implica que puede darse una prioridad a alta a una serie determinada de servicios, como por ejemplo servicios de emergencia, para que su acceso esté garantizado en situaciones críticas como en catástrofes. En este sentido, pese a que cualquier nueva tecnología abre nuevas incógnitas en el campo de la seguridad, los expertos señalan que el 5G, con características tecnológicas como el ‘slicing’, también puede ayudar a incrementar la seguridad en las transacciones y operaciones financieras.

Otras historias interesantes