Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Tecnología 27 ago 2019

Redes 5G: ¿cuáles son sus ventajas sobre el 4G?

La incorporación progresiva de las últimas redes de alta velocidad supone un avance que dará pie a nuevas tecnologías y nuevos negocios. Pero, ¿cuáles son los principales cambios?

Un cambio de número, como es el caso del cinco por el cuatro, para muchos solo supondrá cambiar un dígito. El asunto cobra mayor relevancia si esta evolución está asociada a las redes de alta velocidad. El 5G, cuya implantación está siendo progresiva mundialmente, está llamado a acelerar todo lo que su hermano menor, el 4G, ha conseguido en la última década.

Una buena forma de entender lo que aportará esta tecnología es imaginar la evolución de la telefonía móvil desde sus orígenes, a través de las diferentes fases que ha ido experimentando, cada una con sus correspondientes funcionalidades y servicios. En este caso, el 5G se situaría como la última de estas fases, pero todas las anteriores han ido aportando prestaciones fundamentales. La primera fue el 1G , totalmente analógica, que permitió realizar llamadas telefónicas; a continuación apareció el 2G y con él los mensajes de texto; el internet móvil llegó en tercer lugar con el 3G; y por último, se abrió camino el 4G, que aportó la banda ancha móvil, gracias a la cual hoy en día los móviles pueden ofrecer, entre otros, vídeos en directo.

Algunas de las promesas de la actual evolución son mayor velocidad de transmisión de datos, mayor ancho de banda, menor latencia o impulso de otras tecnologías, pero para evitar perdernos ante tanto cambio resumimos a continuación cuáles son las principales ventajas del 5G.

Mayor velocidad de la red

Uno de los atributos principales que la mayoría de expertos ensalza es la velocidad que ofrecen estas redes. Según explica Francisco Oliveira, experto de comunicaciones en BBVA, las redes 4G alcanzan velocidades de hasta 1Gb/s mientras que las redes 5G superarán los 10Gb/s. Así, por ejemplo, las descargas de contenido, como un vídeo, que hoy tardan unos pocos minutos, podrán completarse en segundos.

Mejora en el ancho de banda

Una de las comparaciones más sencillas para entender en qué consiste el ancho de banda es con las carreteras. No circulan los mismos vehículos por una autopista que por una vía de sentido único. Y con las redes de alta velocidad sucede lo mismo. El 5G aumentará significativamente el ancho de banda, con lo que el volumen de datos y de capacidad de la red será mucho mayor. “La cobertura para móviles, por ejemplo, mejorará en comparación con el 4G. La conectividad será más uniforme, independientemente de la zona en la que nos encontremos, y el rendimiento aumentará según vayan incorporándose más usuarios”, concluye el informe de Ericsson “5G Systems, enabling the transformation of industry and society”.

Baja latencia

La latencia, es decir, el tiempo que los datos tardan en recorrer la distancia entre el emisor y el receptor, también cambiará con la llegada del 5G. Gracias a estas redes este tiempo puede reducirse hasta llegar a 1 o 2 milisegundos, lo que supone una importante reducción frente a los 20 milisegundos de las redes 4G actuales. “Las comunicaciones ultra confiables y de baja latencia (URLLC, por sus siglas en inglés) facilitarán el despegue de servicios que requieren del análisis de los datos en tiempo real como por ejemplo los relacionados con la condución autónoma”, explica Oliveira.

Más dispositivos conectados

También se ampliará la capacidad de dispositivos que pueden estar conectados a la red gracias a las nuevas antenas 5G basadas en tecnología mMIMO. Esta tecnología, (Massive MIMO, o ‘Multiple-Input Multiple Output) permite administrar un volumen de datos mucho mayor al actual, por lo que será posible soportar más de 1 millón de dispositivos conectados por kilómetro cuadrado, a diferencia de los 100.000 dispositivos por kilómetro cuadrado que pueden conectarse con el 4G.

Creación exponencial de redes privadas

Una red privada (‘network slice’ en inglés) se crea para dar apoyo a un comportamiento deseado de la red. Por ejemplo, cada red privada o ‘slice’ puede asociarse con la seguridad, el aislamiento del flujo de datos, la calidad del servicio, la fiabilidad y la carga independiente. Mientras que las redes 4G no cuentan con ningún tipo de priorización de los servicios, mediante el ‘network slicing’, en las redes 5G es posible segmentar la red definiendo distintos servicios que permitan el acceso garantizado y prioritario. “De esta manera se pueden definir ‘slices’ concretos para servicios multimedia, servicios de baja latencia como la conducción autónoma o incluso garantizar que los servicios de emergencia pueden acceder a la red en situaciones críticas como en catástrofes”, añade Oliveira.

Impulso de otras tecnologías

La llegada del 5G viene acompañada de otras tecnologías que aumentarán sus capacidades casi instantáneamente. Así ocurrirá con el internet de las cosas (IoT en sus siglas en inglés), el ‘cloud computing’ o el ‘edge computing’, que permite que los datos producidos por cada dispositivo conectado a la red se procesen mas cerca de donde se han generado. Esto permite evitar que los datos tengan que recorrer largas distancias y por tanto reduce la latencia, libera de carga la nube y agiliza el análisis de datos en tiempo real.

Para dentro de cinco años está previsto que haya más de 20.000 millones de dispositivos conectados en todo el mundo, según Gartner. Y para este futuro el ancho de banda y la latencia son críticos porque permitirán extraer todo el potencial de la innovación. “Si puedo tener más dispositivos conectados y más ancho de banda consigo usar más la nube e implementar IoT. Pero para esto necesito gestionarlo todo más eficientemente, que es lo que permiten las redes 5G”, explica Guillermo de Haro, profesor del área IS/IT del IE Business School.

Apertura de nuevos negocios

Al igual que la transformación digital ha traído profesiones desconocidas hasta hace una década, la irrupción del 5G tiene bajo la manga algo parecido, pero en forma de negocios y empresas. “Con la hiperconexión a la que aboca este tipo de red de alta velocidad, resulta sencillo que aparezcan nuevas oportunidades de negocio. Los ejemplos que entran en esta categoría sobre todo están relacionados con los servicios, como el control de datos, automatización de edificios e infraestructuras, agricultura inteligente, logística o administración de flotas”, vaticina el estudio de Ericsson.

Oliveira habla de nuevos casos de uso en campos como la conducción autónoma, en la que el 5G podría suponer un avance en la comunicación entre vehículos o entre vehículos y personas. También señala posibles cambios en la industria del entretenimiento ‘online’, en la que el contenido irá apareciendo en UHD (Ultra High Definition) que hace que el nivel de detalle del televisor sea cuatro veces superior al del Full HD impulsando la experiencia inmersiva.

Otro ámbito que cambiará con el 5G será la salud, según el experto de BBVA, pues gracias a la baja latencia que se consigue con el 5G se lograría el denominado ‘internet táctil’ que, entre otras cosas, haría posible prácticas como la cirugía remota, que permitirá operar sin estar físicamente en la sala de operaciones. Un anticipo de esto se pudo observar durante el Mobile World Congress de Barcelona, escenario desde el que el doctor Antonio de Lacy, jefe del Servicio de Cirugía Gastrointestinal en el Hospital Clínic, guió una operación que se estaba llevando a cabo en el quirófano del propio hospital.

Aun con todas estas ventajas, la firma sueca lanza un aviso para que se consolide todo lo que el 5G puede aportar a la red: “Según se desarrolle el proceso de implantación, las alianzas globales serán esenciales para permitir una industria interconectada y comprometida con la definición y construcción del sistema 5G”.

Otras historias interesantes