Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Bienestar social 24 ago 2015

Cómo seguir formando a mis trabajadores sin que repercuta en la cuenta de resultados

La formación de los trabajadores se traduce en una ventaja competitiva para las empresas, ya que la formación incrementa la competitividad de la organización y la eficiencia de los empleados. Llegados al punto en el que las empresas no quieren gastar, pero sí formar a los trabajadores, la solución pasa por iniciativas como las que ofrece la Fundación Tripartita, que incluye cursos gratuitos y créditos para la formación, para que las empresas puedan formar a sus trabajadores en las competencias que consideren más interesantes.

¿Qué es y cómo funciona la Fundación Tripartita?

La Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo tiene por objeto impulsar la formación entre empresarios y trabajadores para responder a las necesidades del mercado de trabajo y contribuir al desarrollo de una economía basada en el conocimiento. De acuerdo con sus estatutos, es una organización sin ánimo de lucro perteneciente al Sector Público Estatal, de carácter tripartito, que se encuentra bajo el protectorado del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, cuyos fines esenciales son:

  • La mejora de la formación profesional de los RRHH de las empresas.
  • Facilitar la adaptación de los trabajadores y de las empresas a la evolución de la sociedad basada en el conocimiento.
  • Contribuir a asegurar la formación a lo largo de toda la vida.

Para la consecución de sus fines, cada año, la Fundación elabora un “Plan anual actuación” en el que se recogen las líneas principales de actividad, entre las que se encuentran las acciones formativas de las que pueden beneficiarse las empresas y los empleados. Las empresas disponen de una ayuda económica que se hace efectiva mediante bonificaciones en las cotizaciones a la Seguridad Social, para poder utilizar en las acciones formativas que estimen necesarias para sus trabajadores. Esta formación puede organizarla la empresa por sí misma, o puede agruparla con otras empresas delegando todos los trámites en una entidad organizadora.

Esta iniciativa incluye los Permisos Individuales de Formación (PIF), que la empresa autoriza a un trabajador para que curse estudios con acreditación oficial, incluidos los títulos y los certificados de profesionalidad

Entre las iniciativas de formación que se financian, se encuentran las acciones formativas dirigidas directamente a los trabajadores ocupados y desempleados que se financian a través de subvenciones. La formación de oferta o formación subvencionada apoya a las empresas en la mejora de su competitividad y cumple con las aspiraciones de promoción profesional y desarrollo personal de los trabajadores, quienes mejoran sus competencias y habilidades para el desempeño de su ocupación o para su paso a otros sectores emergentes en los que se crea empleo.

Los cursos de formación los ofrecen, de manera gratuita, las organizaciones empresariales y sindicales, las de economía social y trabajadores autónomos, y los centros y entidades de formación debidamente inscritos y acreditados. La Formación Tripartita es pues una herramienta clave para formar a los empleados sin generar gastos que repercutan en la cuenta de resultados. Además, la formación de los trabajadores a través de la Fundación Tripartita no tiene repercusiones fiscales para el trabajador.

Otras historias interesantes