Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Actualidad Act. 30 abr 2020

¿Cuál es el mejor uso de respiradores no invasivos frente al coronavirus?

Salvar vidas evitando el colapso de las unidades de cuidados intensivos (UCIs). Ese es el objetivo prioritario en los hospitales españoles (y de todo el mundo) durante el pico de la pandemia del COVID-19. Un reciente informe del Hospital Gregorio Marañón en Madrid, que ha analizado uno de los modelos de respiradores no invasivos procedentes de China (Yuwell 730), concluye que “es de esperar que su aplicación permita retrasar o incluso evitar la necesidad de traslado de pacientes a UCI y, por tanto, ayudar a la descongestión de las mismas”.

La Unidad de Medicina y Cirugía Experimental del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid (dirigida por el doctor Manuel Desco, catedrático de la Universidad Carlos III de Madrid) ha realizado este análisis en su banco de pruebas. Un estudio que podría ser de gran utilidad para hospitales de toda España, en los que se han distribuido 1.000 unidades de estos equipos, donados por BBVA. La investigación se ha realizado sobre varias unidades de los primeros equipos que llegaron a España y la información actualizada sobre la misma se encuentra disponible en esta web.

“Algunos de estos equipos los ha estado testando el hospital Gregorio Marañón la semana pasada para analizar su uso en pacientes graves de coronavirus y ayudar así a descongestionar las UCIs. El resultado de este trabajo se está compartiendo ya con todos los hospitales a los que han llegado todos estos equipos en los últimos días”, ha explicado Ricardo Forcano, responsable global de Ingeniería y Operaciones de BBVA.  “En las próximas semanas vamos a seguir entregando más equipamiento médico como parte del compromiso global de BBVA de donar 35 millones de euros en la lucha contra el coronavirus”, ha concluido.

BBVA dona 1.000 respiradores no invasivos a hospitales españoles.

Desde el domingo 29 de marzo (fecha en la que llegaron los primeros equipos al hospital) y hasta el sábado 4 de abril (fecha de conclusión del estudio inicial), esa Unidad y el Servicio de Neumología han trabajado para determinar el uso óptimo de estos equipos en la gestión de la crisis de el COVID-19, contando también con el apoyo de BBVA para conseguir componentes (por ejemplo, conectores impresos en 3D con la colaboración de Accenture) y sensores (como el oxímetro prestado por el Hospital Universitario de Getafe), así como comunicación directa vía Skype con técnicos del fabricante Yuwell en Nanjing (China) y el apoyo del grupo de colaboradores de Respiradores4all.

“Como consecuencia de este trabajo colaborativo”, detalla el informe, “el Hospital Universitario Gregorio Marañón ha logrado caracterizar estos equipos para un uso, previsto por el fabricante y sin necesidad de ningún componente adicional, que permita que, en lugar de suministrar aire a presión, puedan suministrar una mezcla rica en oxígeno que permite atender las necesidades de oxígeno y presión de los pacientes”.

De este modo, este equipo de apoyo respiratorio de presión positiva ‘bi-level’ “podría ser utilizado en la lucha contra el COVID-19, si así se determina en los hospitales a los que se distribuyan los equipos”, en los siguientes casos:

  • Pacientes en deterioro hacia su previsible ingreso en UCI, de forma que se pueda llegar a retrasar o incluso evitar el ingreso en dicha UCI.
  • Pacientes en UCI en una situación no demasiado comprometida y en modo asistido, o pacientes en proceso de ‘destete’ (liberación del respirador invasivo convencional) para adelantar la disponibilidad del respirador convencional para otros pacientes.

La información proporcionada por los expertos en China indica que allí se llegaron a utilizar 7.000 de estos dispositivos durante el pico de la epidemia en Wuhan, y que algunos de ellos fueron utilizados para ventilación invasiva en casos de emergencia.

La ventilación mecánica es una técnica de soporte vital que permite mantener la función respiratoria mientras se aplican otros tratamientos médicos. Existen dos tipos de ventilación mecánica:

  • Ventilación no invasiva. Se trata de un procedimiento de soporte ventilatorio que no requiere intubación endotraqueal, utilizado en pacientes que aún no han llegado a necesitar su ingreso en la UCI. También puede utilizarse en pacientes que han podido superar en la UCI las etapas más graves de la enfermedad y pueden abandonar dicha unidad. Esta ventilación complementa la capacidad respiratoria del paciente mediante una máscara. Es válido para el tratamiento de la insuficiencia respiratoria aguda y crónica y no requiere anestesia profunda, por lo que el paciente puede comunicarse, comer y beber.
  • Ventilación invasiva. Llamada así porque se basa en la inserción de un tubo endotraqueal. Es un procedimiento de soporte ventilatorio utilizado en casos graves, cuando el daño pulmonar hace imposible obtener una correcta oxigenación. Puede necesitarse por muchas causas, entre ellas la pérdida de una sustancia que reduce el trabajo necesario para mover la caja torácica (distrés respiratorio) y que puede suceder por la entrada de fluidos al espacio alveolar. El esfuerzo respiratorio resulta inasumible para el paciente y los niveles de oxígeno bajan, por lo que el paciente necesita acceder a la UCI, donde se utiliza un ventilador mecánico para empujar aire humidificado hacia los pulmones. En muchos casos requiere una sedación profunda para que la respiración del paciente pueda ser regulada completamente por la máquina.

Uno de los mil respiradores no invasivos Yuwell 730, donados por BBVA y ya distribuidos por los hospitales españoles.

Según Médicos Sin Fronteras, alrededor del 80% de los contagiados por COVID-19 solo sufrirán una forma leve o moderada de la enfermedad y no necesitarán hospitalización. Un 15% de los afectados tendrán que ser hospitalizados, y alrededor del 5% evolucionarán a un estado grave y necesitarán los servicios de UCI. En resumen, de cada 100 personas contagiadas, unas 15 requerirán camas en planta hospitalaria y unas 5 necesitarán ingreso en UCI. El uso de respiradores (dispositivos de ventilación mecánica), tanto en UCI como fuera de UCI, es clave para salvar las vidas de los pacientes cuyos pulmones han sido afectados por el virus, ya que estas máquinas proporcionan tiempo al paciente para combatir la infección y recuperarse.

BBVA ha donado en España 1.000 equipos biPAP del modelo Yuwell 730 referido en el informe, y tiene previsto donar otras 1.000 unidades en México en los próximos días. En España, los primeros 260 equipos aterrizaron el sábado 28 de marzo en Barcelona y los restantes 740 el martes 31 de marzo en Zaragoza. Todos han sido ya entregados a los servicios de salud autonómicos por el propio banco, de acuerdo con el plan de asignación definido por el Ministerio de Sanidad. Además, la entidad ha donado y entregado ya otros 13 respiradores invasivos para UCI (modelo Getinge Servo) a distintos hospitales a nivel nacional.

En los próximos días llegará un tercer envío a España con 400.000 mascarillas. Igualmente, están pendientes de envío más respiradores invasivos que la entidad financiera donará también a las autoridades sanitarias españolas para luchar contra la pandemia.

BBVA ha anunciado que donará 35 millones de euros dedicados fundamentalmente a la adquisición y donación de equipamiento médico, y a programas e iniciativas de organizaciones sociales en los distintos países en los que opera para hacer frente al coronavirus.

Otras historias interesantes