Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Aplicaciones Act. 06 nov 2018

Cuando elija un móvil o un PC, ¿en qué memoria me fijo?

móvil ordenador tecnología innovación smartphones recurso bbva wallet

A la hora de comprar un nuevo ordenador o teléfono, a menudo nos dejamos llevar por su apariencia o aquella función concreta que echamos de menos en el terminal que queremos jubilar. Esto hace que a veces pasemos por alto algunas especificaciones técnicas que luego nos pasan factura y nos lamentemos a las pocas semanas, por ejemplo, del ínfimo espacio de almacenamiento o del mal rendimiento de nuestra nueva adquisición.

Con el fin de evitar alguna de estas situaciones, es importante que tengas claro los diferentes tipos de memoria que existen y cuál es la capacidad recomendada en función de cada dispositivo.

Memoria RAM, la agilidad

Su nombre se corresponde con las siglas de Ramdom Access Memory, es decir, Memoria de Acceso Aleatorio. En ocasiones, también podemos encontrarla bajo las siglas DRAM (RAM dinámica) o SRAM (RAM estática), que básicamente se diferencian entre ellas en que esta última es más rápida. 

La memoria RAM posibilita que los dispositivos almacenen datos e instrucciones de manera temporal, gracias a lo cual pueden ejecutar las órdenes del usuario. A mayor memoria RAM, no sólo mejora la velocidad de respuesta del dispositivo, sino que también se podrán realizar más tareas de forma simultánea sin que se vea afectado el rendimiento.

  • En un smartphone: Aunque ya hay modelos Android que integran 4 GB de RAM e incluso se rumorea que pronto se lanzará alguno con 6 GB, lo cierto es que actualmente una buena opción sería decantarse por modelos con entre 2 y 3 GB. En cuanto a iOS, en su nuevo iPhone 6 SE Apple ha aumentado hasta los 2 GB la RAM que ofrece, la misma capacidad que tiene previsto integrar en el próximo iPhone 7.
  • En una tablet: Hoy en día, lo habitual es que una tableta Android integre entre 1 y 4 GB de RAM, por lo que un usuario medio puede decantarse por un modelo con 2 GB para tener un buen rendimiento. Estos 2 GB son también los que posee el nuevo iPad Pro de 9,7 pulgadas de Apple.
  • En un portátil: Actualmente, 4 GB son suficiente para nuestro día a día con un ordenador portátil. Con una RAM de esa capacidad podremos trabajar sin problemas con nuestras aplicaciones ofimáticas y utilizar las funciones multimedia.
  • En un ordenador de sobremesa: Para usuarios avanzados, sobre todo aquellos dedicados al diseño gráfico, se recomienda un mínimo de 16 GB, pero el estándar actual para el entorno doméstico es de 8 GB.

Memoria interna, el cajón donde guardar

Se corresponde con el espacio de almacenamiento que trae de serie cada dispositivo y donde no sólo se guardan los datos que decide el usuario, sino también el sistema operativo y las aplicaciones preinstaladas. Si bien es cierto que sigue siendo un aspecto crítico en todo tipo de equipos, lo cierto es que actualmente los problemas con la memoria interna son más rápidos y fáciles de solucionar gracias al almacenamiento en la nube.

  • En un smartphone: Tanto para teléfonos Android como para los iPhone, si no quieres leer continuamente el mensaje que te avisa de que no hay suficiente espacio de almacenamiento, hoy en día deberías decantarte como mínimo por modelos de 16 GB, aunque si puedes permitírtelo lo ideal sería contar con uno de 32 GB. Los usuarios con un perfil más multimedia que guardan gran cantidad de fotos, vídeos y música, ya deberían optar por los 128 GB, aunque el precio es ya más elevado.
  • En una tablet: Hasta hace poco, una tablet Android con 16 GB era una buena opción, pero cada vez es más habitual que los usuarios escojan modelos de 32 GB debido a la bajada de precios. En cuanto a Apple, sus iPads van desde los 16 hasta los 256 GB, así que también es aconsejable hacerse con uno de 32 GB (aunque esta capacidad no está disponible en todos los modelos).
  • En un portátil: Si te acercas a cualquier punto de venta, verás que las exposiciones están repletas de portátiles con disco duro de 1 y 2 Terabytes (un terabyte equivale a 1.024 GB). Pero un equipo con 500 GB es suficiente para un usuario medio.
  • En un ordenador de sobremesa: Siempre se espera algo más de rendimiento en este tipo de equipos, así que hoy en día se debería exigir como mínimo un disco duro de 1 Terabyte.

Memoria ‘Flash’, de quita y pon

La principal finalidad de la memoria Flash, que es la misma que se utiliza en los populares pen drives, es ampliar el almacenamiento interno de todo tipo de dispositivos, como cámaras de fotos o MP3. En los últimos años su uso se ha popularizado aún más con las tarjetas microSD, presentes en la gran mayoría de teléfonos Android.

La capacidad de las microSD varía entre los 128 MB y los 128 GB. Para saber cuál es la más adecuada para nuestro smartphone, en primer lugar tenemos que saber cuál es el máximo que soporta, algo que encontraremos en las especificaciones del terminal, con un mensaje de este estilo: “Ranura de ampliación: tarjeta microSD™, hasta 128 GB).

Una vez que tengamos clara esta condición, es importante decantarnos por la velocidad de transmisión de los datos de la tarjeta, una característica que se conoce como clase y que viene definida por uno de los cuatro primeros números pares (2, 4, 6 o 10) o bien por los dos primeros números impares y una U (U1 y U3).  Estos valores se corresponden con la velocidad mínima garantizada de cada tarjeta microSD. Así, la clase 2 transfiere los datos a un mínimo de 2 MB por segundo; la clase 4, a un mínimo de 4 MB por segundo y así sucesivamente con los números pares, mientras que la clase 1 implica un mínimo de 10 MB por segundo y la 3 de 30 MB por segundo.

Para un smartphone normal, bastaría con elegir una clase 6, pero si tu teléfono graba vídeo a 4K o tu sistema operativo es Marshmallow (Andorid 6.0), se recomienda U1 o U3.

Otras historias interesantes