Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Consumo energético 03 may 2019

Cuánto se puede ahorrar con un buen aislamiento térmico en casa

El aislamiento térmico proporciona sostenibilidad y ahorro, dos términos que van de la mano y que se han convertido en las razones principales por las que apostar por este tipo de materiales que cada vez estarán más presentes en las viviendas.

Tener una vivienda correctamente aislada trae beneficios en muchos aspectos, pero principalmente es una apuesta por el medio ambiente y por la economía familiar. España es uno de los países que más energía compra y, sin embargo, según Danosa, empresa especializada en construcción sostenible, hasta un 99% de sus viviendas experimentan pérdidas de calor debido a un aislamiento térmico insuficiente. Esto se debe a que se encuentran altamente envejecidas y a que la mayoría de ellas cuentan con puentes conductores, puntos de la fachada o del tejado en los que se transmite más fácilmente el frío y el calor que en el resto de la superficie. Los puentes se suelen dar en elementos que están en contacto con el aire interno y externo a la vez, o en aquellos que están hechos de un material más conductor.

¿Conoces el Préstamo Reforma Hogar de BBVA?

Estos defectos dificultan el control del gasto de energía, que supone un gasto extra de dinero y una mayor emisión de CO2 contaminante. Ecología y ahorro se convierten por tanto en las grandes razones por las que enfrentarse a este problema. “Se calcula que con un aislamiento adecuado de cubiertas y fachadas de un bloque de viviendas, se puede reducir su consumo energético entre el 50% y el 65%”, según un comunicado que emitió Europa Press con motivo de la feria Rehabitar Madrid 2019. El mismo comunicado señala que este gasto de energía “supone hasta un 13% de los gastos que se tienen en el hogar”. Con estas cifras, la solución al problema se traduciría en un ahorro en la factura mensual que, según datos de Danosa de 2017, ascendería a 400 euros al año.

Actualmente existen métodos sencillos y al alcance de todos para saber cuán eficiente es una vivienda, como por ejemplo Fórmula app, una ‘app’ lanzada por la empresa Formulaciones mediante la cual se puede acceder a una calculadora de eficiencia energética que, introduciendo las características de la propia vivienda, determina cuál es el gasto energético y económico aproximado anual de ésta.

Antes de elegir un aislante térmico hay que tener en cuenta cuáles son los puntos débiles de una vivienda, es decir, por dónde se escapa más frecuentemente la energía. Estos suelen ser la fachada, las puertas, las ventanas, el suelo y el techo. También es recomendable conocer algunas características que deben tener los aislantes, como una velocidad de combustión baja y una alta resistencia térmica que ayude a conservar la temperatura. Algunos de los materiales aislantes más comunes son las fibras minerales, como los paneles de lana minera de arena y la lana de roca; o las espumas plásticas como la espuma de poliuretano, las planchas de poliestireno expandido o el poliestireno extruido.

Fotografía de colores, escala, letras, abecedario, madera, flechas, energía, eficiencia, etiquetas

Niveles de Certificación de la eficiencia energética de los edificios

Algunas veces se puede lograr un aislamiento a corto plazo y mediante soluciones económicas e incluso gratuitas que están al alcance de todos, como por ejemplo: sellar huecos y grietas de puertas y ventanas con burletes; colocar alfombras en el suelo durante los meses de temperaturas más bajas; cerrar la puerta de la cocina (pues por esta estancia se pierde buena parte del frío y el calor); o echar las persianas y correr las cortinas.

No obstante, la mayoría de las veces, mejorar el aislamiento térmico pasa por la rehabilitación de la vivienda, lo que, a pesar de que equivale a un mayor gasto, a largo plazo se traduce en ahorro. No solo reporta beneficios económicos y medioambientales, sino que supone una revalorización de la propio vivienda.

Certificaciones internacionales

En abril de 2013 el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó la entrada en vigor el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios. Este documento oficial permite detallar la información sobre el consumo energético de un inmueble y se lleva a cabo valorando los distintos niveles energéticos y determinando su consumo anual. Finalizado el informe se califica atribuyéndole una etiqueta de eficiencia energética que puede corresponder a siete niveles, desde el A, que representa la mejor evaluación, al G, que representa la peor. Una vez que el propietario elige al técnico competente para que emita dicho certificado, deberá presentarlo al órgano de la Comunidad Autónoma responsable para el registro de estas certificaciones, la Dirección General de Industria, Energía y Minas.

A pesar de que han transcurrido seis años desde su implantación, la mayoría de las viviendas de España siguen sin ser sostenibles. Según un informe realizado por el Grupo de Trabajo por la Rehabilitación, España no está asumiendo su compromiso de rehabilitación por la lucha contra el cambio climático. Este informe señala que cada año se deberían rehabilitar energéticamente en torno a 250.000 viviendas en el país, pero que la realidad es que apenas se llega a las 25.000.

Otra forma de certificar la sostenibilidad de los edificios es el sello LEED. Se trata de un proceso de clasificación estándar internacional y voluntario que se basa en el acuerdo de unos criterios y parámetros de la construcción y renovación de edificios sostenibles de alta eficiencia. LEED además de evaluar la eficiencia energética, también evalúa la eficiencia del consumo de agua, las emisiones de CO2 y la calidad del aire interior.

BBVA cuenta con 27 edificios alrededor del mundo reconocidos con este sello que se encuentran en seis países diferentes: España cuenta con cinco, de entre los que destacan la Ciudad BBVA Madrid, en la que trabajan 6.000 profesionales, o el Centro de Procesamiento de Datos Tres Cantos, de 20.000 metros cuadrados; Turquía, que dispone de 3 de ellos; Estados Unidos, que es el que más alberga llegando a los 13, entre los que se encuentra el BBVA Compass Houston; Paraguay, únicamente con su Sede BBVA Paraguay; Argentina con Torre Catalinas Buenos Aires; y México con otros cuatro, entre los que figura Torre BBVA Bancomer, distinguida con el Premio a la Excelencia Internacional RIBA en 2018.

Otras historias interesantes