Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Certificado LEED, un termómetro global para la construcción verde

BBVA-certificado-LEED-apertura-ciudad-sostenible-cuidado-entorno-medioambiente-urbanizacion-urbano-vegetacion-

Nació de la mano del US Green Building Council como hoja de ruta para desarrollar edificios sostenibles y con el tiempo se ha convertido en un certificado de referencia en casi todo el mundo. LEED, Plata, Oro o Platino, esa es la cuestión.

A finales de 2014, casi una década después de finalizada, el arquitecto británico Norman Foster regresaba a Hearst Tower, su primera e icónica obra en Nueva York. «Entrar y percibir ese sentido de comunidad me hace recordar los primeros estadios de su construcción, la idea de matrimonio entre lo antiguo y lo nuevo, la torre de oficinas más sostenible de su tiempo…», reflexionaba Foster, Premio Pritzker, en un video con abundantes tomas cenitales grabadas por drones.

Oro y Platino

Por aquel entonces, el cuartel general de Hearst Communications ya había merecido un certificado LEED Oro para proyectos de nueva construcción, otorgado en 2006, y un certificado LEED Platino para edificios existentes obtenido en 2012. «La calificación más alta posible en sostenibilidad, tanto en construcción como en mantenimiento», enfatizó en su momento esta multinacional de medios de comunicación.

Una afirmación así refleja que el certificado LEED ha logrado prestigio en la arquitectura y el urbanismo mucho más allá de su país de origen, Estados Unidos. El acrónimo de Leadership in Energy & Environmental Design se ha convertido en uno de los sistemas de certificación de edificios sostenibles más implementados en el mundo, y en la más popular de las certificaciones internacionales junto con su principal competidora, la británica BREEAM.

BBVA-certificado-LEED-sostenibilidad-termometro-temperatura-global-construccion-verde-ecologica

‘La Champions certificadora’

«BREEAM y LEED son como el Real Madrid y el Fútbol Club Barcelona de las certificaciones», bromea Artur García, director de proyectos de la consultoría energética Zero Consulting, en cuyo blog hace una comparativa: «La principal diferencia entre ellas estriba en que la británica hace adaptaciones locales mientras que la estadounidense, no», explica.

LEED incorpora los llamados créditos regionales, que valoran determinados parámetros dependiendo de las circunstancias de cada territorio. Por ejemplo, “los relacionados con el agua tienen más valor en un proyecto en España, un país más seco, que en un proyecto que se planee en Noruega», apunta García.

En abril de 1993, Rick Fedrizzi, David Gottfried y Mike Italiano lograron sentar a la mesa del Instituto Americano de Arquitectos a varias organizaciones sin ánimo de lucro y 60 firmas que representaban a toda la cadena de valor de la industria de la construcción. El objetivo de esa nutrida representación del sector era avanzar todos juntos en la edificación ecológica, y hacerlo mucho antes de que se popularizase el término ‘sostenibilidad’.

Acababa de nacer el Consejo de la Construcción Ecológica de Estados Unidos (US Green Building Council o, simplemente, USGBC), el primero de una red mundial que actualmente cuenta con 64 consejos similares bajo el paraguas del World Green Building Council.

Explosión verde

En 1998, USGBC comenzó a hacer pruebas piloto con una primera versión de LEED para nueva construcción, que finalmente fue lanzada en marzo de 2000. Ese mismo año abría el Hotel Kandalama en Sri Lanka, el primer establecimiento de ese tipo y además el primer proyecto internacional en certificarse.

Tres años después tenía lugar una «explosión de edificios verdes», como la califica la propia organización. En abril de ese año arrancaron las pruebas piloto de las certificaciones LEED para interiores comerciales y edificios ya construidos. En noviembre, el edificio de la National Geographic Society en Washington D.C se convirtió en el primero ya existente con certificación LEED. Y desde 2019 se aplica la versión 4.1. de la herramienta, lo que indica su carácter evolutivo.

«Creamos LEED para medir y definir lo que significaba la construcción ecológica, que proporciona una hoja de ruta al desarrollo de edificios sostenibles. Con esta herramienta establecimos una base, un sistema holístico acordado universalmente para reducir el impacto ambiental», expone el Green Building Council estadounidense.

Criterios de sostenibilidad

La certificación se basa es un sistema de puntos que el proyecto aspirante va sumando si cumplimenta los diferentes criterios: ubicación y transporte, emplazamiento sostenible, energía y atmósfera, uso eficiente del agua, calidad ambiental de su interior, innovación en el diseño, a los que se suman los citados créditos regionales. Si finalmente alcanza entre 40 y 49 puntos, logra un certificado LEED. Entre 50 y 59, Plata. De 60 a 79, Oro. Y cuando obtiene 80 o más puntos, merece el tope certificador, Platino.

Solo existe un camino para optar a ese podio: acudir a Green Business Certification Institute (GBCI), organismo externo establecido en 2008 para administrar, revisar y verificar el sistema de evaluación. «GBCI ha brindado acceso a los beneficios ambientales, sociales y de salud humana de LEED a proyectos de todos los tamaños, desde hoteles, hospitales, oficinas, escuelas, hogares o centros de convenciones hasta vecindarios, comunidades y ciudades enteras, en 181 países y territorios hasta el momento», subraya el GBCI. «Actualmente existen más de 104.000 proyectos comerciales LEED registrados y certificados, y casi dos millones de unidades residenciales registradas y certificadas en todo el mundo», añade.

BBVA-certificado-LEED-ciudad-entidad-vela-certificado-sostenible-leadership-energy-environmental-design

Ciudad BBVA, sello LEED Oro

El U.S. Green Building Council (USGBC) otorgó en 2016 la certificación LEED Oro a la Ciudad BBVA. La obtención de este sello reconocía ya entonces la apuesta de BBVA por la construcción de edificios respetuosos con el medioambiente y que brinden las mejores condiciones para las personas que trabajan en ellos. Además de esta certificación, el Grupo cuenta con 29 edificios más certificados bajo el sello LEED repartidos por los territorios en los que el banco tiene presencia. Destacan la Torre de BBVA en México y tres edificios más en Turquía, entre ellos la sede corporativa de Garanti BBVA en Estambul, que lucen sendos LEED Platino.

Otras historias interesantes