Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Finanzas personales 31 jul 2018

Decálogo para evitar los robos durante las vacaciones de verano

El verano es, lógicamente, el periodo del año en el que se disfrutan la mayoría de las vacaciones. Los viajes, las escapadas e, incluso, los largos veraneos se producen desde bien entrado junio hasta mediados de septiembre. Son muchas las personas que abandonan temporalmente su hogar y no siempre se toman las medidas necesarias para dificultar a los ladrones la comisión de delitos.

Según datos del Ministerio del Interior, durante el tercer trimestre (julio, agosto y septiembre) de 2017 se produjeron en España 77.398 robos con fuerza en domicilios, lo que supuso un descenso del 9,7% respecto al año anterior durante las mismas fechas, pero que sigue siendo una cifra muy considerable al tratarse de 841 delitos de este tipo al día.

Nadie puede sentirse del todo seguro cuando abandona el hogar unos días para irse de vacaciones pero hay una serie de sencillas recomendaciones que ayudan a disuadir las acciones de los amigos de lo ajeno, permitiendo a su vez salir de casa en busca del merecido descanso con una mayor tranquilidad.

Consejos

  • No contar los planes

El relato sobre dónde y cuándo se van a disfrutar las vacaciones ha de hacerse siempre a la vuelta de las mismas. Se recomienda no hablar de los planes de descanso en los comercios habituales ni en conversaciones en la calle. No revelar la duración de las vacaciones ni las fechas en las que se van a disfrutar. Durante el verano los ladrones agudizan el oído en los lugares públicos y pueden realizar seguimientos a quienes hayan revelado información relevante para localizar su domicilio.

Asimismo, se desaconseja contar en las redes sociales los planes vacacionales por el mismo motivo, y es que nunca se sabe quién está leyendo los mensajes y hacerlo puede resultar de gran ayuda para los delincuentes.

  • Simular que la casa está habitada

Hay varias posibilidades que combinadas son efectivas para transmitir la sensación de que la vivienda continúa habitada durante las vacaciones. Como primera medida se aconseja no dejar algunas persianas y cortinas abiertas. 

Recurrir también a un sistema de automatización de la vivienda es altamente efectivo, de hecho la domótica es una realidad del mercado desde hace unos años y está accesible a precios muy competitivos. Así, por un precio ajustado se puede conseguir programar el encendido y apagado de determinadas luces de la casa o el televisor, incluso pudiendo controlarlo en remoto desde el destino vacacional a través de una ‘app’ desde el móvil.

Si se dispone de un familiar o un vecino de confianza, que se pasen frecuentemente por la vivienda es también una opción muy válida para simular que la casa está habitada.

  • Asegurar las entradas

La vivienda es el refugio diario de la familia y en él se acumulan objetos de valor, recuerdos y todo tipos de útiles para el día a día, por lo que asegurar las posibles entradas a la misma debería ser una prioridad para todo el año pero, sobre todo, para preservar las ausencias. Una buena puerta –blindada a ser posible– y cerraduras de seguridad añaden una importante protección al hogar. En este sentido, se recomienda la instalación de cerraduras ‘antibumping’, que impiden a los ladrones realizar el ‘bumping’, un método para romper la cerradura por medio de una llave manipulada y con un objeto que la golpea. Estas cerraduras pueden encontrarse en el mercado por un precio de alrededor de los 100 euros.

Tampoco hay que descartar tomar medidas en las ventanas, tanto exteriores como interiores, si estas se encuentran al alcance de posibles intrusos, ya sea mediante rejas u otros dispositivos de seguridad. Para poder asegurar mejor las entradas conviene ponerse en manos de profesionales expertos.

  • Instalar una alarma

Los sistemas de alarmas no solo han avanzado tecnológicamente en los últimos años, sino que la contratación de sus servicios a empresas especializadas son cada vez más asequibles para el bolsillo. Son muy eficaces tanto para detectar la intrusión en el hogar como para disuadir a quien pueda pretender la comisión de un robo.

  • Ofrecer aspecto de seguridad

En el caso de que no se pueda acceder a dotar a la vivienda de las medidas de seguridad anteriormente descritas, nunca está de más dar la sensación de que existen elementos que hacen más complicada la entrada. La instalación de varias cerraduras y la colocación de adhesivos simulando la existencia de una alarma pueden ser opciones válidas.

  • El buzón

Tener el buzón permanente lleno se convierte en una de las pistas que más buscan los delincuentes porque muestra claramente la ausencia prolongada del hogar. Para evitarlo, es recomendable que un familiar, un amigo o un vecino de confianza se encargue de recoger el correo cada dos o tres días y así no levantar sospechas.

  • Sin objetos de valor

Una buena planificación de las vacaciones debería incluir un plan para realojar durante las mismas los objetos de más valor con los que se cuente habitualmente en el hogar. Se recomienda que el dinero, las joyas, los dispositivos electrónicos, documentos relevantes y otros elementos de valor se pongan a buen recaudo temporalmente en el domicilio de personas de confianza cuyas vacaciones no se solapen con las propias o en otros lugares seguros como cajas de seguridad privadas.

dinero caja monedas RECURSO

Una buena planificación de las vacaciones debería incluir un plan para realojar durante las mismas los objetos de más valor con los que se cuente habitualmente en el hogar.

  • Vigilar las posibles señales

A menudo, los ladrones marcan las puertas de los domicilios y sus zonas aledañas con símbolos que indican a sus colaboradores datos como la facilidad de entrada en la vivienda, si está o no habitada, si sus ocupantes están de vacaciones, etc. Revisar los alrededores de la entrada de casa puede dar pistas para conocer si la casa ha sido vigilada y poder entonces comunicárselo a la policía.

  • Desvío de llamadas

Una de las pruebas que realizan los delincuentes antes de entrar a robar en una vivienda es la de llamar al teléfono fijo para ver si contesta alguien. Por eso, el desvío de la línea de casa al teléfono móvil permite dar respuesta a las llamadas que se reciban en el domicilio y persuadir así a los ladrones.

  • El seguro

Por muchas medidas que se tomen, nadie está desgraciadamente a salvo de sufrir un robo en su domicilio. Por eso es tan importante contratar un seguro del hogar que incluya una cobertura de robo realmente eficaz. No todas las pólizas son iguales en este sentido y conviene tomarse la molestia de revisar con un experto el texto y la letra pequeña de la misma para comprobar si el contrato protege de manera adecuada los objetos de valor que se quiera proteger.

Otras historias interesantes