Pulseras, camisetas, teléfonos móviles, relojes… El mundo de los ‘wearables’ en el campo de la salud no deja de crecer y con él sus funcionalidades. Las más conocidas convierten al dispositivo en una especie de entrenador que avisa de si se han dado los suficientes pasos o si se han quemado las calorías necesarias, pero hay mucho más.

En un país como España, en el que el aumento de la esperanza de vida ha coincidido con un descenso de los índices de natalidad, la gestión personal de la salud ha pasado de ser una moda a ser una necesidad. En este campo, los ‘wearables’ o dispositivos que se incorporan en alguna parte del cuerpo, interactuando con el usuario para monitorizar sus variables, se han generalizado como aliados de la salud personal.

Empresas saludables

Igual te interesa…

wearables

En este nuevo panorama todos los actores juegan un papel importante: las personas, los profesionales del sector y los emprendedores que lanzan al mercado productos tecnológicos que ayudan a cuidarse mejor con una acogida cada vez mayor del público. “El uso de aplicaciones de salud y ‘wearables’ por buena parte de la población es un hecho innegable. Nos preocupa nuestra salud y utilizamos tecnología que nos aporta muchos datos y nos ayuda a tomar decisiones que mejoran nuestro bienestar”, explica Juan Carlos Santamaría, uno de los responsables de Inithealth, empresa participante en BBVA Momentum 2014. “Las empresas tienen una oportunidad para jugar un papel activo en la promoción de la salud de las personas de su organización, sin que estas dejen de utilizar lo que ya están usando actualmente”.

Inithealth ha hecho su aportación en este mercado creciente creando una plataforma de gestión de la salud y bienestar ‘online’, que se puede integrar en diferentes dispositivos y aplicaciones y va dirigida a grandes colectivos, como las entidades aseguradoras o las corporaciones, que quieran promocionar un modo de vida saludable para clientes y empleados. “En nuestra plataforma, el usuario decide qué datos e informes introduce, así como los retos que quiera proponerse para mejorar su salud”, explica Juan Carlos Santamaría. “Todo está en la nube, cumpliendo con los requisitos de seguridad y disponibilidad, para que desde cualquier lugar y en cualquier momento, la información esté disponible”.

Chips corporales

El control tecnológico de la salud va mucho más allá de la conocida pulsera, que tienen la desventaja de que el usuario puede cansarse y dejar de controlar sus variables. Una de las empresas seleccionadas en BBVA Momentum 2017; Witooth, ha encontrado una solución diseñando un microchip que se pega en un diente o en una pequeña férula de plástico y permite medir el nivel de glucosa desde el interior de la boca para después transmitirlo al móvil. “Las ventajas son innumerables para las personas con diabetes porque no necesitan pincharse y se puede quitar y colocar en cualquier momento”, explica Salvador Albalat, CEO de la empresa.

Igual te interesa…

jóvenes, joven, reunión, emprendedor, plan, momentum

Apoyo del sector sanitario

Este nuevo panorama abre innumerables oportunidades para los emprendedores. Los propios centros médicos ya ven a los ‘wearables’ como aliados en su trabajo y están empezando a usarlos en ensayos clínicos.

Queda mucho por descubrir y por hacer en el campo del cuidado de la salud a través de la tecnología. De momento, los actores implicados están empezando a dar grandes pasos para generalizar los ‘wearables’ en la vida de los usuarios y las empresas juegan un papel importante en el desarrollo y la investigación de nuevos productos. El reto está servido.

Comunicación corporativa